Buscar
12:58h. Jueves, 14 de Diciembre de 2017

Infancia inicia un programa de acompañamiento a personas adoptadas que buscan sus orígenes

Con la aprobación de la Ley  de modificación del sistema de protección a la infancia y a la adolescencia se recoge el derecho de los niños y niñas que han sido tuteladas a acceder a su expediente y conocer los datos sobre sus orígenes o sobre sus  parientes biológicos

 

Comisión de la infancia
Comisión de la infancia

La Dirección General de Protección a la Infancia y Familia ha puesto en marcha un programa de acompañamiento a personas que fueron adoptadas y que han solicitado acceder a su expediente,  a las circunstancias que dieron lugar a su proceso de desamparo, datos de filiación o el de sus hermanos si los tuviera, o incluso todo su procedimiento de adopción,  al amparo de la la modificación del sistema de protección a la infancia y adolescencia, aprobado por la Ley de 26/2015, de 28 de julio que contempla este derecho al cumplir la mayoría de edad o siendo aún menores acompañados de sus representantes legales. 

La directora general de Protección de la Infancia y la Familia, Carmen Morales, apunta que “todas las personas adoptadas tienen derecho a la información sobre  su origen biológico, pero en muchas ocasiones el acceso a esos datos pueden producir o reproducir heridas tanto a la persona adoptada como a las familias  biológica o adoptante”. 

Los hoy adultos que fueron adoptados  pueden acceder a lo que se podría denominar su relato de vida.   En este camino y gracias al nuevo programa, estarán acompañados por profesionales ya que  en muchos casos  la información que se recibe puede producir secuelas emocionales en su  contenido o en la dificultad del  propio proceso, en el que se ven implicadas no solo su familia biológica o sus padres o madres adoptivos. 

El programa que  se pone en marcha busca que el relato de vida produzca el menor daño posible a la persona adoptada  por las situaciones vividas  que provocaron su entrada en el sistema de protección, pero también, en sus dos familias ya que según los profesionales cada vez más se demuestra que la intervención y la terapia en las unidades familiares debe tratarse como un todo para, por un lado,  ayudar a los adultos a entender y comprender el daño al menor  y también comprender sus propios comportamientos en su relación con los hijos .  

El objetivo es sanar o al menos mitigar las heridas de la persona adoptada como niño que tienen repercusión en su vida adulta desde el desarrollo sano de sus emociones en familia.

El programa incluye la búsqueda de datos  y si hay voluntad el contacto entre las partes, aunque estos procesos de mediación pueden durar meses, y no siempre se garantizan los resultados, ya que se trata de  procesos complejos y con mucha carga emocional”.

En la actualidad, en Canarias hay 30 procedimientos en marcha de personas adoptadas que buscan sus orígenes.