Buscar
08:00h. jueves, 22 de octubre de 2020

Los niños de hasta 14 años podrán pasear, correr y jugar al aire libre una hora al día

Después de varios cambios de criterio en torno a las excepciones anunciadas por el Gobierno de España para las niñas y niños durante el estado de alarma, por fin se han clarificado las medidas que entrarán en vigor a partir del domingo: Los menores de hasta 14 años podrán salir a la calle a pasear, a correr y a jugar durante una hora al día, siempre en compañía de un adulto.

Las medidas que repercutirán sobre las condiciones del confinamiento de 6,8 menores ya han sido confirmadas por los ministros de Sanidad y Derechos sociales, Salvador Illa y Pablo Iglesias, respectivamente (parece que esta vez de forma definitiva, aunque el BOE nos sacará de dudas este sábado).

Los niños de hasta 14 años “podrán correr, saltar y hacer ejercicio" entre las 9 de la mañana y las 9 de la noche, cada menor durante un máximo de una hora al día, alejándose hasta un kilómetro desde sus viviendas y siempre respetando las condiciones de distancia física. Podrán llevar juguetes, por ejemplo, una pelota o un patinete. Pero no podrán usar las zonas de juego de los parques.

Y no solo podrán salir a la calle, sino que en entornos rurales también podrán pasear por el campo y por el bosque/monte respetando las medidas de seguridad.

Durante esos ratos al aire libre, los menores podrán ir acompañados de un adulto responsable que conviva con ellos, que podría ser también un hermano mayor. Cada adulto deberá llevar un máximo de tres niños, intentando evitar las horas puntas. Están autorizados los carritos y las sillas de bebé.

Esas salidas infantiles deben realizarse “con la máxima prudencia” y teniendo en cuenta las tres prioridades que deben mantenerse para combatir al coronavirus: guardar la distancia física de un metro y medio a dos metros, lavado frecuente de manos y mantener una higiene muy estricta en el uso de los espacios físicos. Además, se recomienda el uso de mascarilla (no es obligatorio llevarla), pero su uso no exime del cumplimiento de las otras medidas preventivas.

Ahora, además, los menores podrán permanecer en las zonas comunes de las urbanizaciones si así lo acuerda la comunidad de vecinos, aunque no podrán compartir juguetes, usar los columpios ni las instalaciones en las que puedan montarse otros niños.

Seguirá sin permitirse la entrada en los parques infantiles públicos y los niños de distintas familias no podrán jugar entre ellos.

Ese desconfinamiento infantil solo estará permitido para niñas y niños que no tengan fiebre, que no presenten síntomas relacionados con el coronavirus y que no estén guardando cuarentena.

Estas medidas ponen fin al confinamiento infantil más estricto de toda Europa. A diferencia de otros países europeos como Francia, Italia o Alemania, donde los niños podían hacer pequeñas salidas cerca de casa, en España no han podido pisar la calle en 42 días, salvo para acompañar a sus padres en caso de quedarse solos en casa.

La Asociación Española de Pediatría y otros expertos en la materia venían recomendando desde hace semanas que se permitiera lo antes posible que los menores pudieran salir al aire libre. Parten de que estar encerrados durante tanto tiempo les estaba empezando a pasar factura en su salud física y mental.

Sobre cómo se va controlar el cumplimiento de las normas que definen esas salidas infantiles (que no salgan más de una hora, no se alejen de casa más de un kilómetro, que no salgan si tienen fiebre o síntomas de haberse contagiado de coronavirus...), Iglesias ha indicado que "esto no depende de lo estrictos que seamos en vigilar; lo fundamental para que funcione el confinamiento es que la gente entienda que es para salvar vidas. No me cabe duda de que va a funcionar no tanto por lo que vigilemos, sino por el sentido común, también el de los niños y las niñas"

Parece que estas medidas son definitivas. El pasado 27 de abril el presidente Pedro Sánchez anunció que los niños podrían empezar a salir a la calle y estar al aire libre "un rato al día". Dos días después la portavoz del Gobierno María Jesús Montero, desmintió que se les fuera a permitir pasear, correr o jugar por la calle, y que solo podrían salir para acompañar a alguno de sus progenitores a hacer la compra, ir a la farmacia, ir al médico, el banco o el quiosco, algo que en realidad ya podían hacer muchos menores (para no quedarse solos en casa).