Buscar
15:20h. Viernes, 22 de noviembre de 2019

La obra inclusiva ‘El último gran circo’ defiende la búsqueda del verdadero ser y las segundas oportunidades

La obra El último gran circo ha puesto el broche final a la segunda edición de Platea, con un espectáculo en defensa de la búsqueda del verdadero ser y las segundas oportunidades. 

El Paraninfo de la ULL fue el lugar escogido para esta representación, interpretada por nueve jóvenes con autismo y seis voluntarios, acompañados de profesionales de las artes escénicas y de la música
El Paraninfo de la ULL fue el lugar escogido para esta representación, interpretada por nueve jóvenes con autismo y seis voluntarios, acompañados de profesionales de las artes escénicas y de la música

El Paraninfo de la Universidad de La Laguna (ULL) fue el lugar escogido para la puesta en escena de esta representación, promovida por la Fundación DISA y las asociaciones APANATE y ASPERCAN. Todo lo recaudado de la venta de entradas se destinará a sufragar las actividades de estas dos entidades. 

Casi 300 personas disfrutaron de la experiencia de esta obra en la que participaron nueve personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) y seis voluntarios, acompañados de profesionales de las artes escénicas como el profesor de Danza Daniel San Ginés, el payaso y malabarista Gigolo Strato, el mago Félix y el grupo Raya (Jesús Raya y Francisco Lorenzo), con la música de un saxofonista profesional y alumnas de la Orquesta Filarmónica Miguel Jaubert. Todo ello dirigido por la directora artística Mónica Lorenzo. 

Asimismo, la técnico del Eje Cultural de la Fundación DISA, Andrea León, aportó su granito de arena con la interpretación de un personaje en diferentes momentos del espectáculo. 

Sobre El último gran circo

La obra El último gran circo está inspirada en la afamada película El gran showman, dirigida por Michael Gracey, y es fruto de una creación colectiva entre los nueve alumnos con TEA y su directora artística. Los textos y el guion han sido construidos con ideas, aportaciones, deseos y anhelos de cada uno de los alumnos del taller de teatro. De esta forma, una parte de los personajes muestra el alma de los propios actores. 

La historia se desarrolla dentro de un circo en decadencia. La empresaria y dueña del circo está a punto de caer en la ruina porque la gente ya no asiste a sus espectáculos. Las cuentas no cuadran y sabe que tendrá que cerrar, pero esa decisión le parte el corazón pues los artistas del circo son su familia. 

Una noche se llena de valor y les cuenta a todos que después de un par de funciones tendrán que cerrar. Todos los artistas la escuchan y se ponen tristes porque, además de perder su trabajo y medio de vida, perderán a su familia. 

Ante esta situación, una de sus integrantes les propone no rendirse, e intenta que cada uno de ellos encuentre en sí mismo su verdadero ser, despertar sus fortalezas, su magia, aquello que cada uno lleva dentro y que es capaz de conmover a cualquier público. 

Cada personaje empieza a revelarse en una nueva faceta que tenían oculta y se inspiran. También, reorganizan la parte financiera, hacen labores de promoción del circo, buscan ayuda en otros artistas y crean nuevos números, apoyándose unos a otros. 

El resultado es una hora de espectáculo en el que predomina la búsqueda del verdadero ser y las segundas oportunidades, con una gran dosis de intriga. 

Platea

Platea es una iniciativa pionera puesta en marcha por la Fundación DISA, en colaboración con APANATE y ASPERCAN, que emplea el teatro como herramienta para favorecer la integración de las personas con autismo. 

Esta segunda edición del proyecto ha tenido una duración de tres meses y medio de trabajo, distribuidas en 60 horas entre talleres y ensayos. Durante este tiempo, sus participantes han podido aprender recursos de dicción, memorización e interpretación. Todo ello les ha ayudado, además, a mejorar las relaciones sociales, el contacto visual y la empatía. 

La primera edición de esta iniciativa concluyó con la obra teatral El mago de Oz, que reivindicaba la normalización de las personas con autismo y que consiguió colgar el cartel de no hay entradas. 

Fundación DISA

La Fundación DISA nace en octubre de 2011 como expresión de la vocación del Grupo DISA de desarrollar su dimensión social mediante la ejecución de diferentes proyectos que contribuyan al desarrollo sostenible de las sociedades en las que opera. Fruto de este compromiso, lleva a cabo acciones concretas de carácter social; económico; cultural; deportivo; medioambiental; científico, educativo y de investigación, que se convierten en sus principales ejes de acción.

Este taller de teatro inclusivo se enmarca dentro del Área Cultural de la Fundación DISA, con el convencimiento de que la cultura y el arte son disciplinas fundamentales para el desarrollo de cualquier sociedad, además de ser un vehículo de integración social. 

APANATE

APANATE, fundada en 1995, tiene como misión prestar servicios y programas que traten de mejorar y potenciar habilidades en las personas con Trastornos del Espectro del Autismo (TEA) de Tenerife. 

ASPERCAN

Por su parte, ASPERCAN inició su actividad en 2005 con los objetivos de defender los derechos de las personas con síndrome de Asperger y de sus familias, así como promover y potenciar la mejora de la calidad de vida de las personas afectadas.