Buscar
12:51h. martes, 20 de octubre de 2020

Expulsados del mar surfistas en Arona y Güímar por la confusión consistorial y policial

Tras 49 días de confinamiento domiciliario, ayer, por fin, pudieron salir a la calle y a las zonas públicas todas las personas que lo desearan, bien para pasear o bien para hacer deporte. Sin embargo, como se veía venir, en los deportes acuáticos reinó la confusión en torno a lo que se puede hacer o no: en municipios como Granadilla se practicaron deportes como el surf o el kitesurf sin problema, en otros como Adeje permanecieron cerradas todas las playas, en Arona fue expulsado del agua un nutrido grupo de surfistas y en Güímar otro, aunque en este caso el Ayuntamiento pidió disculpas y les animó a volver al agua. 

 

Surfistas en la playa de Palmeras durante la mañana de ayer sábado.
Surfistas en la playa de Palmeras durante la mañana de ayer sábado.

La orden ministerial que regula las condiciones en las que se puede realizar actividad física no profesional al aire libre durante la Fase 0 de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, concreta que entre las actividades deportivas permitidas desde ayer 2 de mayo, figuran los deportes acuáticos individuales siempre que se realicen en la franja horaria autorizada, guardando la distancia de seguridad, dentro del municipio de residencia y sin usar vehículos a motor ni transporte público para desplazarse. Eso incluye al surf, el kitesurf, el windsurf y, entre otros, la natación, siempre y cuando se respeten los citados requisitos.

 

Disparidad de criterios

Sin embargo, casi todos los ayuntamientos del Sur han mantenido cerradas sus playas, lo que en principio impediría que quienes practican deportes acuáticos, puedan llegar al mar. 

Delegación del Gobierno aclaró ayer a Sol del Sur que los deportes acuáticos individuales sí están permitidos "pero en aquellas playas que los ayuntamientos abran".

Por su parte, la Federación Canaria de Surf se apoya en un informe jurídico para asegurar que "es ilegal que algunos ayuntamientos limiten el acceso a las playas para la práctica deportiva o la franja horaria permitida". Ese informe, señalan, "demuestra de manera meridiana que los Ayuntamientos no pueden plantear restricción alguna sobre lo ya regulado en la Orden SND/380/2020, de 30 de abril por la que se regulan las condiciones en las que se puede realizar actividad física no profesional al aire libre durante la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19".

 

 

 

Güímar sí permitió el deporte acuático

El Ayuntamiento más claro y permisivo en ese sentido fue el de Güímar, que concretó que los deportes acuáticos están permitidos y que se permite pasar por las playas para entrar y salir del mar a quienes los practiquen.

Ayuntamiento guimar autoriza deportes acuaticos y uso playas entrar y salirSin embargo, a pesar de esa claridad consistorial, integrantes de la Guardia Civil hicieron una aplicación distinta de la norma y expulsaron a un grupo de surfistas del Puertito de Güímar. Desde el Ayuntamiento explicaron lo ocurrido en su página de Facebook, pidieron disculpas a los deportistas "damnificados" y les invitaron a volver al agua:

 

 

En el resto del Sur las playas siguen cerradas

En el litoral de Granadilla de Abona - El Médano, como había informado la Policía Local durante la noche del viernes y como han confirmado varios surfistas, se pudo practicar deportes acuáticos sin problema (aunque formalmente sigue vigente el bando que mantiene cerradas todas las playas del municipio). 

Pero en Arona reinó el desconcierto. Hasta ayer por la mañana se había informado de que las playas estaban cerradas y de que por tanto no se permitían deportes acuáticos. Ayer por la mañana el Ayuntamiento dedicó en su página de Facebook un post específico sobre playas, deportes acuáticos y surf que, sin embargo, no logró despejar la confusión reinante: explica que deportes acuáticos como el surf sí están permitidos siempre y cuando quienes lo practiquen residan a máximo un kilómetro del agua (aunque esa limitación ha sido muy cuestionada), pero añadiendo al mismo tiempo que todas las playas del municipio permanecen cerradas y no se puede acceder a ellas, lo que imposibilita / dificulta bastante el acceso al mar para la práctica de deportes acuáticos.

Como pueden ver en este enlace, esa contradicción generó un intenso debate plagado de críticas, reproches y peticiones de claridad dirigidas al ayuntamiento.

 

 

Ante semejante panorama confuso, gran parte de los surfistas locales acordaron no meterse al agua para evitar problemas que demoren aún más su regreso definitivo a las olas. Pero a primera hora de ayer se lanzaron al mar en la playa de Palmeras (en Las Américas) numerosos surfistas, la mayoría de origen foráneo, y poco después de empezar a coger olas, la policía les ordenó por megáfono que salieran del agua.

 

 

El motivo de que se les prohibiera surfear fue, al parecer, la aglomeración. Aunque hay quienes aseguran que lo que primó fue la confusión generada por el cierre de las playas.

 

 

Por otra parte, Santiago del Teide había anunciado el viernes que abriría sus playas para la práctica deportiva y paseos por la arena (excluyendo el acceso al mar). Sin embargo, ayer por la mañana reculó y optó por mantenerlas cerradas, según explicaron desde el Ayuntamiento, "para evitar aglomeraciones".

Curiosamente, la Federación Española de Surfing emitió un comunicado en el que destaca que el regreso al agua de los surfistas españoles durante este sábado, estuvo caracterizado por la "normalidad".