Buscar
13:00h. Domingo, 26 de Mayo de 2019

1 de Diciembre: Día Internacional de la lucha contra el VIH

 Realidades específicas de las mujeres trans viviendo con VIH

En todo el mundo,las mujeres trans se ven afectadas por el VIH en mucha mayor medida que el restó de la ciudadanía. Se estima que la proporción de mujeres trans viviendo con VIH es 49 veces mayor que en la población adulta general.

Asociación Canaria TransGirls
Asociación Canaria TransGirls

Esto es cierto independientemente de si las mujeres trans viven en países de recursos bajos, medios o altos. En todo el mundo, la prevalencia del VIH entre las mujeres trans es de aproximadamente el 19 por ciento. Esto significa que 19 de cada 100 mujeres trans viven con VIH. En comparación, la estimación global de la prevalencia del VIH entre las trabajadoras del sexo es del 12 por ciento y la estimación para los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres es del 13 por ciento. La estimación global de la prevalencia del VIH es de un 0,8 por ciento.

Desde TransGirls Asociación Canaria de Mujeres Trans vemos la necesidad de visibilizar está realidad específica y qué pasa de puntillas para la ciudadanía en general en muchas ocasiones,aún siendo  a nivel mundial las más vulnerables al VIH.

A menudo, las necesidades de las mujeres trans se discuten en combinación con las de los hombres que tienen sexo con hombres (HSH), pero esto borra la identidad de las mujeres trans, que tienen necesidades únicas y experiencias muy diferentes. Los datos que se recogen deben reflejar estas disparidades y dirigirse específicamente a la población trans para informar mejor sobre las estrategias de salud y los programas de apoyo. 

TransGirls Canarias 0_FotorNuestra realidad es única y necesitamos más programas que sean trans-específicos, trans-inclusivos y trans-dirigidos.

No ser vistas ni recibir servicios:

A pesar de soportar  la pesada carga del VIH,históricamente se ha desatendido a las mujeres trans como parte de la respuesta a la pandemia del VIH.

Los sistemas de datos existentes no hacen las preguntas adecuadas sobre el sexo y el género de las personas y por lo tanto no cuentan a las personas trans dentro de su cartera de servicios. También puede ser un reto ‘ver’ a las mujeres trans ya que,debido a sus experiencias negativas en el pasado o al miedo a ser discriminadas,muchas mujeres trans optan por no identificarse como tal  cuando solicitan servicios o directamente no solicitan nada por ese miedo.

Si se las compara con las personas Cisgénero que viven con VIH, las personas trans con VIH consiguen atención médica con menor frecuencia. Es menos probable que las mujeres trans con VIH consigan tratamiento y, cuando se hallan en tratamiento, es poco probable que sean adherentes a éste [que tomen la medicación en tiempo y forma]. Los investigadores han demostrado que las mujeres trans son más propensas a reportar dificultades para integrar el tratamiento del VIH a sus vidas, y es menos probable que informen sobre experiencias positivas a sus proveedores para la asistencia médica debido a su identidad de sexual. De hecho, según la encuesta del NCTE, a casi una de cada cinco personas trans se les ha negado asistencia médica, y casi un tercio fue acosada en el consultorio del médico.

Otro factor que afecta la salud de las mujeres trans es el desconocimiento general entre los profesionales de la medicina con respecto al cuidado de la salud trans. Muchos de ellos simplemente ignoran cuáles son las hormonas utilizadas en la transición femenina,o las cirugías para la reasignación genital.

Son muchas las consecuencias negativas derivadas del pobre acceso a la asistencia sanitaria para las mujeres trans que viven con VIH. Posiblemente la más obvia es que muy pocas mujeres trans con VIH reciben y toman los medicamentos contra el VIH indispensables para que se mantengan saludables. Pero la escasez de sensibilización,formación y profesionales informados sobre la atención trans también lleva a las mujeres trans a vivir con está realidad de manera privada y sin recibir ningún tipo de ayuda o guía.

A pesar de los obstáculos muy reales del día a día que deben enfrentar las mujeres trans que viven con VIH, muchas han demostrado un grado sorprendente de resiliencia. Han sabido afrontar el acoso y la violencia con determinación y firmeza de carácter.

“Soy una mujer trans afro-americana que vive con VIH, y a veces debo elegir qué batalla pelear… Ser negra no es una gran hazaña. Me doy cuenta de todo tipo de privilegios sistemicos en mi trabajo, y me beneficio de todo lo que pueda por ser negra. Pero aunque trabaje duro, me siento subestimada y agobiada… enfrento al chovinismo y los avances sexuales indeseados a cada rato… Así, mientras me siento aquí pensando sobre las encrucijadas de mi vida, se pone de manifiesto cuán resiliente realmente soy. Estoy bien, sabiendo que soy una conquistadora.  ~ Tiommi Jenae Luckett: Podría estar quebrada pero no me han derrotado. 

Por estos motivos entre muchos otros desde TransGirls siendo la única Asociación Específica de Mujeres Trans en Canarias vemos la necesidad de visibilizar está realidad y más aún hablando de Canarias, ya qué por desgracia seguimos a la cola en materia de igualdad para el colectivo de personas trans,algo qué afecta doblemente a las mujeres trans. 

A día de hoy seguimos sin ser iguales en derechos y oportunidades y cuando se trata de salud es nuestra vida la que está en juego.

 

Alekai H.I. 

Secretario de la Asociación Canaria TransGirls de Mujeres Trans.