Buscar
12:07h. martes, 04 de agosto de 2020

El semáforo volcánico de Tenerife se mantiene verde, sin riesgo para la población

El semáforo volcánico de Tenerife continúa verde, es decir, que no hay riesgo por actividad volcánica para la población de la isla y que, por tanto, "la ciudadanía puede desarrollar sus actividades normalmente". Los sismos registrados durante la última semana han sido leves y los demás parámetros sismo-volcánicos están dentro de la normalidad.

Aunque el estado de alarma vigente por la emergencia sanitaria que ha provocado el coronavirus implique que la normalidad sea muy relativa dado que la mayoría de la población tiene que vivir confinada en casa, al menos en términos volcánicos no hay ningún motivo de alarma en la isla. 

Este semáforo depende del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), que informa cada semana a través de su boletín informativo Guayota de la situación de los principales parámetros asociados a la actividad-sismo-volcánica tinerfeña. 

A través del boletín Guayota de esta semana, Involcan informa que durante la última semana se han registrado en la isla o en sus inmediaciones un total 36 terremotos con una magnitud máxima de 2,4 en la escala de Richter (actividad sísmica que entra dentro de la normalidad en este territorio volcánico).

El semáforo verde está relacionado con el resultado de la medición/monitoreo de varios parámetros que aparecen representados en la gráfica a través de histogramas y que, en particular, hacen referencia al flujo difuso de Dióxido de Carbono, a la energía sísmica liberada, a la variación de la temperatura del suelo y al desplazamiento en la componente vertical o deformaciones del terreno. También se representan y localizan en un mapa los sismos registrados.

De esos histogramas se desprende que la media de energía sísmica liberada en Tenerife durante la última semana es ligeramente superior a la media de los últimos 30 días y también durante los últimos tres meses. Por el contrario, esta semana otros dos parámetros tienen valores medios algo inferiores a los de los últimos 30 y 90 días: la emisión de Dióxido de Carbono y la variación de la temperatura. 

Ese boletín gráfico de clara vocación divulgativa resume la monitorización de la actividad volcánica desde el punto de vista de la protección civil, incidiendo en la sencillez de los datos que ofrece para que la población pueda interpretar su contenido con facilidad. El boletín se elabora en ocho idiomas (español, inglés, alemán, francés, iltaliano, portugués, holandés y polaco) y se enmarca en el proyecto TFresilencia que cofinancia el Programa Tenerife Innova del Cabildo de Tenerife.

En base a ese objetivo de facilidad de comprensión, el principal indicador del gráfico es el color del semáforo volcánico, un sistema de avisos forma parte del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por riesgo volcánico en la Comunidad Autónoma de Canarias (PEVOLCA).

El color verde indica que hay ausencia de riesgo volcánico o, como indica el citado plan especial, que "el riesgo es tan bajo para la población que no requiere tomar medidas de protección". De ahí que el bajo el color verde de ese semáforo aparezca el mensaje: "desarrolle sus actividades normalmente", así como una indicación preventiva que insta a la población a conocer su medio físico y a informarse sobre qué hacer en caso de actividad volcánica.

El color amarillo reflejaría que existen posibilidades de erupción e informaría a la población que debe estar atenta a las comunicaciones de las autoridades de protección civil. El color naranja implicaría ponerse a disposición de las autoridades por riesgo volcánico elevado y el rojo, que es el nivel máximo, informaría de la evacuación total de la población afectada.

Enlace del boletín Guayota: http://www.involcan.org/guayota-tenerife/