Buscar
01:41h. Martes, 31 de marzo de 2020

El confinamiento reduce de forma drástica las actuaciones de los Bomberos

El confinamiento por la crisis del COVID-19 ha reducido de forma drástica las actuaciones de Bomberos de Tenerife, pasando de realizar una media de setenta intervenciones semanales a trece. La actividad se ha concentrado en mayor medida al final de la semana con más de la mitad de los servicios (siete).

El confinamiento reduce de forma drástica las actuaciones de Bomberos de Tenerife de 70 semanales a trece
El confinamiento reduce de forma drástica las actuaciones de Bomberos de Tenerife de 70 semanales a trece

Dentro de las intervenciones, destacan las llevadas a cabo por efectivos del Parque de Bomberos de La Orotava este pasado sábado, 21 de marzo, en dos accidentes de tráfico. La primera de ellas consistió en sofocar el fuego que afectó a un vehículo que colisionó contra un muro en la salida de La Victoria, en la TF-5. 

En la segunda, en cambio, se colaboró con el Equipo de Respuesta Inmediata en Emergencias de la Cruz Roja y con el SUC en la asistencia de un hombre que se había precipitado con su coche a una huerta tras salirse de la carretera en los altos de Icod. Una vez llegados al lugar, se procedió a ayudar a la grúa a la extracción del automóvil de la víctima, quien pudo salir por su propio pie.

Asimismo, durante la semana bomberos del Parque de Santa Cruz retiraron un cartel con riesgo de caída en Las Veredillas y extinguieron un fuego en rastrojos en Taco. De igual forma, el martes, 17 de marzo, efectuaron una apertura de puertas para que el SUC atendiera a un anciano con malestar en su domicilio de Acorán.

Junto a estas actuaciones, también es reseñable la recuperación el viernes del cuerpo de una señora fallecida en su casa de Charco del Pino, en Granadilla. Este servicio fue realizado por efectivos del Parque de San Miguel.

 

Incidentes por el viento

Por otra parte, durante la mañana de hoy lunes, 23 de marzo, el Parque de Bomberos de La Laguna realizó varios servicios por los efectos del viento. Así, se retiraron planchas desprendidas de una azotea con riesgo de caer a la calle, se saneó una fachada por la caída de cascotes y se apartó un árbol de la calzada.

Los servicios fueron gestionados a través de la Central de Coordinación de Bomberos en el 1-1-2.