Buscar
12:12h. martes, 20 de octubre de 2020

El incendio de La Palma ha afectado 1200 hectáreas

Así lo ha indicado el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, durante una comparecencia para informar de la evolución del fuego y de la situación actual que contó con la participación del consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, Julio Pérez, el presidente del Cabildo, Mariano Hernández Zapata, el director técnico de Extinción del Gobierno de Canarias, Jorge Parra; y el delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana.

Tres hidroaviones se dirigen a La Palma para ayudar en las labores de extinción
Tres hidroaviones se dirigen a La Palma para ayudar en las labores de extinción

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha afirmado que estamos ante un incendio de fuego roto, por las condiciones geográficas de la zona, con muchos brotes que dificultan el trabajo de extinción. 

"Estamos ante un incendio que se puede definir como de carácter topográfico. Es muy importante el viento pero aquí lo es más la condición orográfica, lo que dificulta decidir cuál es la cabeza y la cola del fuego, ya que según el viento es una u otra", afimó Torres. 

Así se ha pronunciado el presidente canario en una rueda de prensa en el puesto de mando ubicado en Puntagorda en relación al incendio que comenzó el viernes por la tarde en la zona de Catela, en el municipio de Garafía. Torres ha adelantado que se tiene localizado el lugar exacto donde comenzó el fuego y que hay una investigación abierta para conocer la causa del mismo. 

También precisó el presidente del Gobierno canario, que viajó esta mañana a la isla, que los trabajos se centran en contener el fuego y que este no supere la LP-1, lo que complicaría la situación, ya que se entraría en una zona de una importante masa forestal, por ello todos los esfuerzos están centrados en este punto antes de que llegue un aumento de la velocidad del viento, que se prevé para esta tarde, con rachas que pueden alcanzar los 40 o 50 kilómetros por hora. 

El perímetro del incendio es de unos 16 kilómetros y la zona afectada de unas 1.200 hectáreas, entre 300 o 400 de ellas quemadas por el fuego. En la actualidad en las labores de extinción trabajan ocho medios aéreos y unos 400 efectivos, a la espera de que los medios aumenten en la próximas horas. 

Ángel Víctor Torres precisó que a las dos horas de iniciarse el fuego ya había cinco medios aéreos atacando las llamas -dos helicópteros del Gobierno de Canarias y otros dos y un Kamov desde Tenerife- a los que se añadió otras aeronaves de Gran Canaria, La Gomera y del Ejecutivo regional, con lo que al final eran ocho descargando agua en el lugar.

Entre las 16:00 y las 17:30 horas de esta tarde está previsto que lleguen hidroaviones procedentes de Málaga, Salamanca y Torrejón de Ardoz que envía el Gobierno español, al que se ha pedido un segundo Kamov que se incorporará el lunes, pues debe pasar por Marruecos en función del protocolo anti-Covid.

Además, este domingo llegará a La Palma una brigada que envía el Ministerio de Transición Ecológica que se sumará a los 63 efectivos enviados por el Cabildo de Tenerife y los 57 de la Unidad Militar de Emergencias llegados desde Gran Canaria.

A primeras horas de este sábado se ha desalojado el Observatorio astronómico del Roque de los Muchachos y se ha dado preaviso a la población de Tijarafe y Puntagorda de una posible evacuación por la tarde en función de cómo evolucione el incendio.

Además se ha pedido a los vecinos de Santo Domingo que permanezcan confinados en sus viviendas, indicó Ángel Víctor Torres, quien aludió a la dificultad que supone la orografía de la zona, con barrancos que hacen difícil precisar "cuál es la cabeza y cuál la cola" del incendio.

Temor a que llegue a la Caldera

El director técnico de Extinción del Gobierno autonómico, Jorge Parra, explicó además que se trabaja en dos flancos bien definidos, el Lomo de las Palomas y la Cueva del Agua, y se concentran todos los esfuerzos en la LP-1 para que salte a la carretera "y se descontrole" si alcanza la Caldera.

Esta es la primera prioridad y la segunda, continuó, es que con el previsible cambio de viento a la tarde lo que ahora es flanco se convierta en cabeza del incendio y llegue al valle de Santo Domingo.

Su apreciación es que va a ser imposible dar por estabilizado el incendio esta noche porque las condiciones meteorológicas no lo van a permitir y aludió a trabajar para contenerlo hasta que el lunes o martes bajen las temperaturas.