Buscar
07:06h. Miércoles, 20 de noviembre de 2019

Una máscara de oro de Tumaco expoliada en Colombia que iba a ser vendida en España por 200.000 euros

Agentes de la Policía Nacional, en una operación en colaboración con la policía colombiana, han intervenido en el Aeropuerto de Adolfo Suárez-Madrid Barajas una pieza prehispánica –máscara de oro de Tumaco-, de gran valor artístico y cultural, que iba a ser vendida en España por más de 200.000 euros.

La Policía Nacional interviene una máscara de oro de Tumaco expoliada en Colombia que iba a ser vendida en España por 200.000 euros
La Policía Nacional interviene una máscara de oro de Tumaco expoliada en Colombia que iba a ser vendida en España por 200.000 euros

Asimismo, detuvieron a los dos individuos que la portaban, quienes presuntamente se estarían dedicando al expolio de piezas de gran valor artístico e histórico en Colombia para su posterior introducción en mercados, galerías y marchantes de Europa.

En Colombia se realizaron varios registros simultáneos y se hallaron más de 240 piezas de época precolombina y valor incalculable, en disposición de ser enviadas a España, Rusia y China para su comercialización en el mercado negro, en la que supone la mayor intervención de piezas de este tipo en la historia de Colombia.

La investigación se inició el pasado día nueve de octubre cuando la Policía Nacional tuvo conocimiento, a través del Oficial de Enlace en Colombia, de la existencia de una red internacional dedicada al tráfico ilícito de objetos culturales de alto valor, principalmente de época prehispánica.

Sus integrantes se estarían dedicando, presuntamente, a expoliar piezas de gran valor artístico e histórico en Colombia para su posterior introducción en mercados, galerías y marchantes de Europa. Asimismo, las informaciones recibidas apuntaban a que el cabecilla –que contaba con la ayuda de sus dos hijos- podría llegar próximamente a nuestro país en posesión de una pieza prehispánica, hecha en oro y otros materiales preciosos, cuyo valor ascendería a más de 200.000 euros. Dicha pieza, además, vendría avalada por un informe del laboratorio Conservation and Technical Services Limited que certificaría su autenticidad como una máscara de oro de Tumaco, de las tierras de Pacífico Sur de América.

Detenidos en el Aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas con la máscara de Tumaco entre sus pertenencias

Las informaciones recibidas detallaban que el cabecilla podría llegar a Madrid, tras una tentativa de venta frustrada de la pieza en París. Tras varias gestiones de investigación, para localizar el posible vuelo en el que presuntamente llegarían los investigados, los agentes establecieron un dispositivo que finalizó con la localización y detención del cabecilla de la red criminal y de su hijo. Los agentes observaron que entre sus pertenencias portaban, además de la máscara de Tumaco intervenida, otras cuatro piezas de origen precolombino.

Tras varias gestiones de investigación y fruto del análisis de la documentación intervenida, los agentes descubrieron la existencia de una caja de seguridad que el principal investigado tenía alquilada en una empresa de Madrid. Cuando la policía accedió a ella, previo consentimiento de su titular, halló en su interior otras tres piezas prehispánicas.

Registros simultáneos en Colombia en los que se han intervenido 243 piezas de arte precolombino expoliadas

En Colombia se han realizado varios registros simultáneos en diferentes edificios, propiedad de los detenidos, en los que han hallado más de 240 piezas expoliadas de las regiones de Nariño, Cauca, Tairona y Tumaco, de época precolombina y valor incalculable. Además, dichas piezas estaban dispuestas para ser enviadas a España, Rusia y China para su comercialización en el mercado negro. Por otra parte, la documentación localizada en los registros ha permitido determinar que la máscara de Tumaco intervenida en España iba a ser vendida por más de 200.000 euros.

Los investigadores han concluido que las piezas requisadas eran adquiridas a través de cauces no formales para ser vendidas, posteriormente, en galerías de arte, subastas y mercados ilegales. Su aprehensión supone la mayor intervención de piezas de este tipo en la historia de Colombia.