Buscar
15:15h. martes, 20 de octubre de 2020

Los vecinos de Guaza, consternados ante el triple asesinato a manos de un joven que ya ha confesado ser el autor de los hechos

Los vecinos de Guaza, en Arona, siguen consternados por el triple asesinato sucedido en la mañana de hoy  a manos de un joven de 23 años, hijo y nieto de los fallecidos. Eran entorno a las 08 de la mañana cuando los habitantes de ese barrio tranquilo y trabajador se despertaban con el ruido de ambulancias y sirenas policiales. Un ajetreo fuera de lo habitual y propio de lo que acabó en tragedia, como más tarde pudieron comprobar, pese a que nadie daba crédito a lo sucedido. 

 

Un guardia civil  monta guardia en la entrada de la finca donde se cometió el atroz parricidio.
Un guardia civil monta guardia en la entrada de la finca donde se cometió el atroz parricidio.

Los agentes de la Policía Local  de Arona, que acudieron al lugar de los hechos, tras la llamada efectuada por el presunto autor del crimen, que intentó distorsionar la realidad informando de un robo en la finca de plátanos en la que vivía su familia y varios perros; pusieron fin a su turno con el estómago revuelto. Desde luego,  con ganas de descansar, aunque sin poder hacerlo por el macabro hecho. Como tantas veces, la realidad superaba la ficción. 

Ahora, todos en el barrio se preguntan qué ha pasado por la mente de ese joven para llevar a cabo una atrocidad de tal magnitud que ha acabado con la vida de su madre adoptiva, una maestra jubilada de uno de los colegios más antiguos de la localidad costera de Los Cristianos -en el mismo término municipal que el del lugar de lo sucedido-, su padre; también adoptivo,  y su abuelo paterno, un empresario del sector del plátano. Todos de la isla de La Palma y residentes en el sur de Tenerife.

Dos de los tres cadáveres fueron encontrados degollados y uno de ellos, el del abuelo, apuñalado, según fuentes próximas a la Policía Local de Arona. El hijo del matrimonio, ya ha confesado ser el autor del homicidio, según ha informado el subdelegado del Gobierno, Guillermo Díaz Guerra.

La investigación del caso se encuentra en manos de la Guardia Civil, que ha  detenido y custodia en estos momentos al joven, recién llegado de la península, después de haber abandonado un centro de desintoxicación.

El relato de lo sucedido a los agentes de la Guardia Civil, por parte del autor de los hechos,  ha estado lleno de incongruencias, según las fuentes policiales que han manifestado, además, que el joven fue encontrado en un “estado de gran nerviosismo”.

Los cuerpos se encuentran en el Instituto Anatómico Forense, donde se les practicará la autopsia para determinar las causas de su muerte.