Buscar
11:55h. sábado, 23 de enero de 2021

Ashotel aplaude que “por fin” se exija por ley aplicar la condición de residente para la venta de los billetes

La Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro, Ashotel, se ha mostrado satisfecha con que finalmente el Estado obligue por ley a las aerolíneas y a las compañías de transporte marítimo de pasajeros a solicitar la condición de residente en el último paso de la venta de billetes.

La patronal hotelera advirtió hace dos años y medio de la picaresca que podían cometer algunas aerolíneas y el aumento de precios, que acabó por reconocer el Ministerio de Fomento
La patronal hotelera advirtió hace dos años y medio de la picaresca que podían cometer algunas aerolíneas y el aumento de precios, que acabó por reconocer el Ministerio de Fomento

Hasta ahora, y como venía denunciando hace años la patronal hotelera tinerfeña, a la hora de comprar un billete de avión, mayoritariamente, muchas compañías aéreas dan un precio diferente si se es residente (en Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla) o no, con lo que realmente la bonificación del 75% en la práctica no ha sido real.

La patronal hotelera había denunciado hace tiempo que cuando un residente canario compra un billete de avión a través de internet, lo primero que le preguntan es si es residente, en vez de ofrecerle el precio del billete y su disponibilidad, lo que podría conducir a la picaresca de que el precio final que paga el residente no sea realmente el 25% de lo que abona un peninsular, tras la aplicación de la bonificación correspondiente.
La constatación de esa mala praxis se agudizó cuando tras solicitar Ashotel la creación en las Islas de un Observatorio de Precios de la Conectividad Aérea, un mes antes de la entrada en vigor del 75% de la bonificación de residente en julio de 2018, el Ministerio de Fomento, dirigido entonces por el ministro José Luis Ábalos, confirmó un año después −septiembre de 2019− que los precios de los billetes aéreos entre la Península y Canarias habían subido entre un 20 y un 40% desde la entrada en vigor del descuento de residente del 75%.

El presidente de Ashotel, Jorge Marichal, denunció que esa práctica poco clara que podrían venir aplicando varias compañías se disparara tras la entrada en vigor de la bonificación del 75%, lo que confirmó finalmente Ábalos en una intervención en el Congreso. “Por ese motivo pedimos la creación de un Observatorio de Precios de Conectividad Aérea y un cambio del procedimiento de venta de billetes, para que solo al final del proceso de adquisición se preguntara la condición de residente y aplicar así la bonificación aérea en el momento del pago y no en el momento de la reserva”, explica.

Tras confirmarse esa alza de precios, Ashotel abogó por proceder de forma segura y estudiada a aplicar medidas correctoras que evitaran esa subida injustificada, revisando la fórmula de aplicación de esa bonificación del 75% a la que los residentes canarios tienen derecho y que llega ahora, tras la aprobación de la Ley 11/2020, de 30 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2021. La citada norma legal incorpora desde hace unos días esta exigencia en la venta de billetes y da dos meses (enero y febrero) para que las compañías aéreas y marítimas lo apliquen en sus plataformas de comercialización de billetes.

La patronal hotelera siempre ha considerado que la pregunta de entrada sobre la residencia constituye una discriminación previa que vulnera el derecho a la igualdad de todos los españoles, sin perjuicio de su residencia. La residencia en Canarias debe ser una subvención en el precio, pero no una condición que lo determine, como parece que se está aplicando hasta ahora.

Junto a esta realidad, que ahora el Estado obliga a corregir, está también otra práctica contraria a la libre competencia en la adquisición de billetes para los residentes canarios: la identificación geográfica de la dirección IP (Internet Protocol, por su sigla en inglés) del dispositivo electrónico (móvil, tableta, ordenador...) desde donde se realiza la búsqueda. Así, si el usuario se conecta a través de nodos ubicados en su área / zona geográfica, las compañías aéreas podrán averiguar dónde está ubicado, discriminar mediante algoritmo y aplicar mayores tarifas porque saben que solo pagará el 25% del billete.