Buscar
00:53h. lunes, 18 de enero de 2021

¡¡EL FUTURO ES UNA GRAN INCÓGNITA!!

El gran bache es a tener que eludir si se puede de momento es el turismo, que está dando unos quebraderos de cabeza en lo social, en lo económico y en lo laboral, al entrar en la base de todo este desastre, hay que culpar al coronavirus que es el que ha dado de nuevo el estado de gente que se está de nuevo contaminando. Se tuvo el convencimiento de que el verano se salvaría a duras penas (cosa que era normal), pero hemos visto y nos han hecho ver que no es así de ninguna manera, e incluso está peligrando que la temporada fuerte como es la de invierno la tengamos también en cuarentena.

Francisco Alcaraz, es sin duda una autoridad en el sector turístico
Francisco Alcaraz, es sin duda una autoridad en el sector turístico

D.Francisco Alcaraz, es sin duda una autoridad en el sector turístico, Ejecutivo prestigioso en Dirección de hoteles. Director General que fue mucho tiempo de uno de los mejores hoteles de Europa, el Bahía del Duque, profesional y ampliamente conocedor de todo el sector y experto en promociones turísticas. Nos deja en este medio sus opiniones de algunos puntos que le preguntamos.

No ha tenido buen cariz esta negativa del Reino Unido con su implantación de la cuarentena hacia el turismo que quiera venir a España, aunque hay analistas políticos que atañen el problema que se tiene con Gibraltar, entre otras cosas.

No creo que debamos ceñirnos a este caso de Gibraltar, no soy capaz de puntualizar hasta que punto esto haya podido haber sido o no un hecho estudiado para no tener relaciones con Inglaterra. Indudablemente políticos tenemos pero tienen que estar haciendo gestiones y rectificando donde proceda, y si se equivocan que asuman las consecuencias. Pero dicho esto, pienso muchas veces que hablar de estos asuntos que ya forman parte de la Geo política, del reparto del poder y de las influencias alrededor del mundo, se nos va de las manos, cuando vemos como esta Estados Unidos con China, como esta China con Rusia, Rusia con la India, todo este maremágnum de influencias de pedazos de poder que cada uno no quiere perder o quiere agrandar el suyo, en esto es en donde nos perdemos, se nos va de las manos.

El tener un mando único con el Covid 19, se dio como un acierto. Pero ahora con dieciséis puntos de mando se ha incrementado de nuevo esta contaminación, que está llevando a un caos profundo al país.

El caso por supuesto que lo asumo, el mando único en su momento tuvo sentido, otra cosa es si tenía los conocimientos y las herramientas apropiadas para gestionarlo todo adecuadamente, pero creo que ha sido aceptable, después algunas Comunidades lo han hecho regular, otras mal y otras no han hecho nada, esto es lo que se ve desde fuera. Pero hay algo que si me preocupa, nos hemos acostumbrado a relativizarlo todo, hablamos por ejemplo al decir veinte mil sanitarios se contaminaron durante esta pandemia (que murieron muchos de ellos), y como se relativiza este dato, pues se dice que un quince o un veinte por cien del total de nuestro sanitarios se habrán contagiado, con una frialdad absoluta se ha relativizado esta situación, así es todo, nuestra sociedad se está adaptando a esa situación, relativizando problemas que nos conducen a un estrepitoso caos, no se puede pedir normalidad cuando no la tenemos, nuestras sociedades no deberían de aceptarlo, pero ya vemos que lo está aceptando, y eso en verdad real es lo que me preocupa.

¿Para cuándo es previsible que se tenga una normalidad en el mercado del turismo en Canarias?

Fíjese, hace meses estábamos planteándonos el salvar el verano, luego nos cerraron Inglaterra, posteriormente estamos planteando salvar el invierno, yo veo hasta algo complicado incluso salvarlo el invierno. Hay una demanda brutal de nuestros empresarios para que se controlen con test en origen y destino a todos aquellos que se asomen o vengan a visitarnos, incluso los peninsulares, esta es una cuestión que no entiendo el porqué no se aborda de una manera directa ya, el peligro del invierno va a ser el rebote de septiembre, que puede ser muy serio porque se verán todas las tonterías que se han hecho y se hacen en este mes de agosto, porque si seguimos dando una imagen de contagio incontrolado en este país, y además en Canarias estamos luchando por descolgarnos del paquete de la península, si también no se toman las medidas adecuadas, también se puede ver el invierno en peligro.

Hay quien opina de la escasa política que se está haciendo hacia el empresario turístico, en restauración y el ocio, siendo así que el turismo es una de las columnas de desarrollo de Canarias.

"Cualquier mala situación es susceptible de ser empeorada", frase que oí y tiene su fuerza. Nosotros vamos consiguiendo poco a poco y vamos asumiendo que estas circunstancias que antes nos parecían malas malísimas, ahora nos parecen graves. Como se corta y revertir esta situación, indudablemente la primera cuestión es la sanitaria, no se puede hacer nada mientras tenemos encima la Espada de Damocles de los contagios. La ventaja única que tenemos es que eso es relativamente fácil de controlar en nuestra Isla, insisto que esto no será cuestión de uno, dos o tres meses, esto ha venido para quedarse, sí que habrá una vacuna para últimos de año y a primeros, pero eso ¿va a llevar la confianza a la tipología del cliente que tenemos en nuestra Isla en invierno de más de cincuenta años en adelante? ojo es normal que tomen sus precauciones, por eso insistimos, los test son absolutamente necesarios.

Fíjese en la campañas que hicieron que teníamos que estar todos en casa, y lo hicimos, pero también debería de hacerse una campaña ahora para que se conciencie a nuestra sociedad de lo que se nos viene encima, todo este razonamiento tendremos que pensar que se tendrá que pagar, las vacaciones estas tan tremendas, sin trabajo de algún lado se nos cobraran con impuestos, la sociedad de alguna manera ya no está preparada para vivir de un subsidio más o menos asequible a la baja, eso solo da para los gastos de la casa, eso es sencillamente pobreza severa y eso es lo que más me llama la atención, a la gente no se le ve triste, por que ese país no es una nación de tristes, pero es que tampoco veo preocupación en la gente y eso en verdad me asusta

Salvador Barnés