Buscar
21:08h. Martes, 12 de noviembre de 2019

El renovado Hotel Santa Catalina inauguró el nuevo mural de Fernando Álamo

Si las paredes del Hotel Santa Catalina pudieran hablar, contarían la historia de los huéspedes que durante más de un siglo han cruzado sus puertas. El imponente edificio ha sido desde 1890 un lugar emblemático de la vida cultural de Las Palmas de Gran Canaria, y su reapertura de la mano de Barceló Hotel Group trae de vuelta una leyenda a la isla.

El alcalde de la capital grancanaria Augusto Hidalgo visita el hotel Santa Catalina, en compañía del co-presidente del Grupo Barceló, Simón Pedro Barceló; la directora de Expansión de Canarias y Cabo Verde, Pilar Parejo; y el concejal de Turismo, Pedro Quevedo; así como del pintor Fernando Álamo.
El alcalde de la capital grancanaria Augusto Hidalgo visita el hotel Santa Catalina, en compañía del co-presidente del Grupo Barceló, Simón Pedro Barceló; la directora de Expansión de Canarias y Cabo Verde, Pilar Parejo; y el concejal de Turismo, Pedro Quevedo; así como del pintor Fernando Álamo.

A un paso de finalizar la reforma, el alcalde de la capital grancanaria Augusto Hidalgo ha realizado una visita al hotel Santa Catalina, en compañía del co-presidente del Grupo Barceló, Simón Pedro Barceló; la directora de Expansión de Canarias y Cabo Verde, Pilar Parejo; y el concejal de Turismo, Pedro Quevedo; así como del pintor Fernando Álamo.

De esta manera, Hidalgo ha disfrutado en primera persona de esta obra de arte inspirada en la naturaleza y en las diversas referencias poéticas que dan título al conjunto: Tulípero del Gabón, Amaryllis, la Caña de Indias. Paraísos lejanos, exóticos, un viaje de ida y vuelta… La maravillosa aventura de la vida.

Santa Catalina, a Royal Hideaway 5* GL ha apostado por el talento canario para crear dos obras de grandes dimensiones destinadas a decorar una de las zonas principales del histórico edificio. El encargo ha recaído sobre el artista canario Fernando Álamo, hijo adoptivo de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria y Premio Canarias de las Bellas Artes 2014. Su legado, procedente de una incansable pasión por la pintura, le ha convertido en uno de los representantes del arte canario contemporáneo. Entre sus innumerables intervenciones se encuentra la del conjunto de murales instalados en la sede de la Presidencia del Gobierno de Canarias (Santa Cruz de Tenerife). En esta ocasión, su aportación artística dota de color y viveza a una reforma que ha devuelto el esplendor a este emblemático hotel de Gran Canaria.

El hotel Santa Catalina se inauguró en 1890 y ha formado desde entonces parte de una larga tradición turística en Las Palmas de Gran Canaria. Gracias a su privilegiada ubicación en la ciudad y a su entorno de ensueño, se convirtió en una referencia del éxito turístico de Gran Canaria, especialmente a finales de los años 50 y los 60. El establecimiento fue adquirido por el Ayuntamiento en el año 1923 y, en el año 1951, se inauguró el nuevo edificio creado por Miguel Martín-Fernández de la Torre, cuya configuración se conserva hasta la fecha. Actualmente, es uno de los ejemplos más significativos del movimiento regionalista de la arquitectura de la ciudad del siglo XX.