Buscar
08:22h. Miércoles, 17 de Octubre de 2018

Turismo de Tenerife apoya las medidas que promuevan la calidad en la actividad de avistamiento de cetáceos

La Asociación de Cetáceos Sur de Tenerife, constituida recientemente y con un total de 17 miembros en la actualidad, solicita un mayor control por parte de las administraciones competentes de las embarcaciones que realizan la actividad de avistamiento en la Isla. El Cabildo, a través de Turismo de Tenerife —entidad sin competencias en materia de control e inspección—, apoya los objetivos del colectivo, que redundan en un servicio de calidad hacia los usuarios así como en una mayor protección hacia los animales y su hábitat.

El consejero insular de Turismo, Alberto Bernabé, junto al presidente de la Asociación de Cetáceos del Sur de Tenerife, Higinio Guerra, y el consejero delegado de Turismo de Tenerife, Vicente Dorta
El consejero insular de Turismo, Alberto Bernabé, junto al presidente de la Asociación de Cetáceos del Sur de Tenerife, Higinio Guerra, y el consejero delegado de Turismo de Tenerife, Vicente Dorta

El vicepresidente y consejero insular de Turismo, Alberto Bernabé, ha destacado que Turismo de Tenerife lleva años trabajando por la mejora del desarrollo de esta actividad, una de las preferidas por los turistas que pasan sus vacaciones en la Isla. “Actualmente la practican unos 600.000 usuarios, lo que da una idea de su importancia”, indica Bernabé, quien destaca que la actividad y que “reporta unos ingresos estimados anuales e 25 millones de euros (más de 400 millones si se considera el gasto conjunto de esos viajeros durante su estancia total en Tenerife)”.

Bernabé recordó que esta es una de las actividades “icónicas” de la Isla, genera un volumen de negocio importante y también empleo, pero debe realizarse con calidad, excelencia y, sobre todo, respeto a las condiciones de vida de los animales.

Por su parte, el presidente de la asociación, Higinio Guerra, ha reclamado que las autoridades competentes realicen controles sobre las embarcaciones “y que se haga un estudio de la capacidad de carga para evaluar si se concede o no la bandera azul -que acredita a las embarcaciones que realizan la actividad legalmente- y así no aumentar la masificación en el mar”.

El consejero delegado de Turismo de Tenerife, Vicente Dorta, se ha referido también a la importancia de esta actividad turística, “que debe ir unida irremediablemente a la sostenibilidad”.

Así, ha explicado que una de las acciones llevadas a cabo por la entidad dependiente es la puesta en marcha en 2010 de la Carta de Calidad del avistamiento de cetáceos. Un compromiso voluntario de las empresas basado en criterios de calidad y de protección del medioambiente. Contiene 15 puntos que se evalúan anualmente mediante cliente misterioso, y a ella se han sumado ya 14 empresas.

Igualmente, Turismo de Tenerife ha ejercido labores de coordinación con instituciones con competencias para el control de la actividad. Ha realizado además campañas de información y sensibilización, desde la colocación de carteles en los puertos desde los que parten las embarcaciones informando de la necesidad de llevar la Bandera Azul, a la edición de material divulgativo sobre las especies de cetáceos que se pueden avistar en aguas cercanas a la Isla.

Demandas de la asociación

La recién creada Asociación de Cetáceos Sur de Tenerife solicita que se realicen controles e inspecciones por parte de las  entidades competentes, como son el Gobierno de Canarias, Capitanía Marítima, Guardia Civil, Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.  Así, piden al Gobierno de Canarias la modificación del decreto que regula la actividad para reforzar los controles, y al Ministerio, más celeridad en la elaboración del borrador de orden para regular las actividades náutico-recreativas en las Zonas Especiales de Conservación competencia de la Administración General del Estado ubicadas en el archipiélago canario.

En la actualidad, 41 embarcaciones desarrollan legalmente la actividad de avistamiento de cetáceos en la Isla. Barcos que tienen base en alguno de los cuatro puertos desde los que las excursiones tienen origen, como son los de Marina del Sur en Las Galletas (San Miguel), Puerto de Los Cristianos (Arona), Puerto Colón (Adeje), Puerto de Los Gigantes (Santiago del Teide) y Playa San Juan (Guía de Isora).

El número de embarcaciones de empresas que realizan la actividad de manera irregular supera a las legales, a las que hay que añadir las de usuarios que, por su cuenta, se acercan a la zona donde habitan los cetáceos. El resultado de esta ausencia de control es un impacto negativo sobre las especies residentes en la Zona de Especial Conservación Franja Marina Teno-Rasca, como así aseguran numerosos informes técnicos y estudios científicos.

Entre los fines de la Asociación de Cetáceos Sur de Tenerife se encuentran la promoción del ejercicio sostenible de la observación turística de cetáceos y de medidas de conservación de los recursos marinos a fin de impedir prácticas que degraden el entorno natural, la unificación de criterios de actuación entre las distintas empresas o la colaboración con las administraciones competentes en la conservación del entorno y en la regulación de las empresas del sector.

En esa línea, ya han elevado denuncias sobre prácticas irregulares aunque el procedimiento de imposición de sanciones, que se prolonga excesivamente en el tiempo, impide una fluidez en las mismas y redunda, consecuentemente, en su escasa eficacia.