Buscar
15:09h. domingo, 24 de enero de 2021

Un año más el Ayuntamiento de Granadilla inicia la campaña de Reyes Magos, pero este año algo diferente de las anteriores. Cada año, enmarcado dentro de la magia que acompaña a la noche de Reyes, los niños escribían su carta, donde plasmaban lo bien que se han portado y los deseos para esa gran noche. Esta carta se entregaba a los padrinos, vecinos que, con el ánimo de colaborar, intentaban cumplir esos  deseos.  Todo ellos mediado por el equipo de Infancia y Familia de Servicios Sociales del Ayuntamiento. 

Pero este año cuando los padrinos se ponen en contacto para participar en la campaña, pensando en la que ya conocían, se llevan la sorpresa de que la campaña ha cambiado, debido, según argumentos del propio consistorio, a la pandemia en la que estamos sumergidos a nivel mundial. 

Argumentación que nos resulta, por un lado contradictoria con las recomendaciones de la OMS, y por otro, impositiva, económicamente hablando. Ya  no hay carta a los Reyes, ni ilusión del padrino por hacer realidad el sueño de un niño. 

Este año el padrino puede acudir a determinados comercios locales, asociados a la campaña, pero no a todos, y paga un importe único de 40 €, algo excesivo para los tiempos que andamos, teniendo en cuenta los que en otros años eran padrinos, este pueden ser  apadrinados.  

Posteriormente el establecimiento genera un vale por este importe, que recogen los miembros de la asamblea Local de Cruz Roja y que reparten entre las familias, en función del tipo de comercio, edad y sexo de los apadrinados. Esto supone un desplazamiento de los padrinos, de los miembros de Cruz Roja y de los padres por el comercio en cuestión, hecho que contradice las recomendaciones, de evitar desplazamientos innecesarios. 

 La Agrupación de Vecinos, atendiendo a lo incoherente de esta campaña; donde se promueve el desplazamiento personal, que tanto se quiere evitar por las autoridades sanitarias, donde el número de comercios participantes es limitado, y por lo tanto eso de “fomentar el consumo en el comercio local “ es un concepto ambiguo, donde se impone una cuota, que nos parece excesiva y donde la magia de escribir la carta de Reyes  y  la de hacer realidad los sueños de un niño, ya no tiene valor, ha decidido realizar su propia campaña, junto con la Asociación Virgen de la Esperanza. 

Soledad Díaz, presidenta de la Agrupación manifiesta la necesidad de mantener viva la ilusión, la magia de la noche de Reyes en estos tiempos en los que hemos quitado un poco de libertad a nuestros niños, donde no se pueden celebrar un cumpleaños con todos sus amigos o donde los parques infantiles están cerrados. Por ello, colaborar con la Asociación Virgen la Esperanza nos parece la mejor forma de aportar nuestro granito de arena en esta Nueva Navidad. 

Díaz, termina invitando a todos aquellos vecinos que quieren apadrinar a un niño a que se pongan en contacto con la Agrupación de Vecinos, a través de redes sociales, pasando por el local que está ubicado en la c/ San Francisco nº 21 en Granadilla.