Buscar
11:10h. Lunes, 16 de diciembre de 2019

Las grandes empresas españolas que más ganan son las que menos impuestos pagan

La Agencia Tributaria publicó el martes 26 de noviembre un informe, según el cual 27 grandes empresas multinacionales españolas, que ganaron más de 25 mil millones de euros en 2016, tributaron sólo 65 millones, el 0,3% de los beneficios que obtuvieron. Ese mismo año, murieron en España 30 mil personas dependientes sin llegar a cobrar la prestación de dependencia que ya tenían reconocida.

¿Un futuro sin pensiones?

Imaginen... Llega la edad de jubilación, dejan de ingresarles la nómina y no hay ninguna pensión que cobrar al mes siguiente. Un escenario realmente desolador. 
La inmensa mayoría de quienes tenemos que trabajar para poder vivir, no tendríamos ahorros suficientes como para seguir viviendo de ellos el resto de nuestra vida. No tendríamos otra opción que seguir trabajando mientras nos quedase algo de fuerza y, a esa edad ¿quién nos iba a contratar? Solamente conseguiríamos trabajos mal pagados con los que comprar algo de comida y tomarnos un cortado de vez en cuando pero, desde luego, no para llegar a fin de mes.

¿Hay dinero para las pensiones?

Hace unos días me decía un pensionista que estaba de acuerdo con las reclamaciones de las plataformas de jubilados, pero que había que ser realista, que a ver de dónde se saca el dinero para financiar lo que pedimos.
El pensionista al que me refiero percibe algo más de 700 euros al mes, con los que apenas malvive, pero los numerosos artículos e intervenciones públicas de economistas, generalmente al servicio de fondos privados de pensiones, en los que se afirma que el sistema público es insostenible, así como las numerosas tertulias de radio y televisión que abundan en la misma idea, han influido en esta persona y en una parte significativa de la sociedad, hasta el punto de considerar una verdad incuestionable lo que no deja de ser una patraña interesada.

 

Por qué nos preocupan las pensiones

Las pensiones por jubilación se pagan, al menos desde el Pacto de Toledo, básicamente con cotizaciones sociales, es decir, con lo que aportan a la Seguridad Social empresas y trabajadores. En el año 2000 se creó un fondo de reserva, pensando sobre todo en los años 2040 y siguientes, en los que el número de personas jubiladas crecerá mucho como consecuencia de la alta natalidad de finales de los 70 y principios de los 80 del siglo pasado.