Buscar
10:19h. Lunes, 27 de enero de 2020

CONSTRUIR UN HOSPITAL, 10 DIAS EN CHINA, 30 AÑOS EN TENERIFE

China construirá un hospital en diez días para contener el coronavirus. La noticia no ha pasado desapercibida en todo el mundo, pero especialmente en Tenerife ha ocasionado múltiples comentarios y chascarrillos, porque llevamos 30 años esperando la construcción de los hospitales del sur y del norte. Eternos, con dificultades inventadas, fracasos de gestión, incapacidad manifiesta, influencias varias y lo que es peor, con pocas ganas de concluirlos. Son dos maneras diferentes de gestionar la cosa pública, con rapidez para solucionar el problema o con lentitud para agrandarlo, dejando patente la medida del fracaso de la gestión política, durante las últimas tres décadas en la isla. Torpeza inducida, querida o provocada, pero, a fin de cuentas, inutilidad manifiesta, que la está pagando la ciudadanía, por carecer de los dos centros de referencia, que posibilitaría una atención sanitaria, cercana, moderna, eficiente y recuperadora.

URGENTE EQUILIBRAR TENERIFE

Tenerife se encuentra desvertebrada, con una preocupante falta de cohesión territorial y social. Está desequilibrada, con un expansivo crecimiento económico y poblacional en el sur, un estancamiento preocupante en el norte y un endogámico comportamiento del espacio metropolitano. Tres zonas, incomunicadas, por una deficiente red viaria, que provoca colas, atascos e inmovilidad continua, todos los días, a todas horas, en cualquier parte de la isla. 

LA BALANZA DE TENERIFE

La isla se encuentra no sólo atascada, colapsada e inmovilizada, sino también, desequilibrada y lo que es peor, desvertebrada. Tres zonas, norte, sur y metropolitana,  con diferentes ritmos de crecimiento económico,  que ahondan diferencias que pueden bloquear el desarrollo sostenible del conjunto.

TODOS CONTRA TODOS

Los que hemos tenido la oportunidad histórica de vivir plenamente la Transición Española, dicho con mayúsculas porque se lo merece, estamos perplejos ante el acontecer de nuestro país y la degradación asombrosa de los políticos que padecemos actualmente. Nada que ver, ninguna oportunidad de comparación entre unos y otros. Los dirigentes de la primera etapa fueron magnánimos, con sentido de estado, sabiendo que estaban participando en una etapa crucial en el devenir de España. 

LA INCERTIDUMBRE HA VENIDO PARA QUEDARSE

La falta de seguridad y consistencia política crea desconfianza, termina propiciando inquietud, quizás la mejor definición de lo que está pasando en nuestro país. Estamos viviendo unos momentos delicados, complicados y también confusos, hace falta sosiego, que implica serenidad. Un nuevo ejecutivo, siempre acarrea recelo, para bien o para mal, pero no deja a nadie indiferente.  

LA VERDAD DEL COMPROMISO DE AENA CON TENERIFE

Se ha escuchado con frecuencia que no hay nada más injusto que tratar a todos por igual o por decirlo de otra manera, tratar igual a los que son diferentes. No vamos a entrar en el debate, no resuelto, de si primero es la igualdad o la libertad, entre otros motivos, porque principalmente se dilucida desde la óptica ideológica y ahí el subjetivismo prima sobre cualquier otra consideración imparcial.

El cambio es la única cosa inmutable

El miedo al cambio es la cobardía personificada. La frase que da título al presente artículo es del filósofo Arthur Schopenhauer, que lo tenía claro, toda muda constantemente o debería ser así. Los que se retraen a la modernidad buscan dejar las cosas como están, por interés egoísta o por vértigo a lo novedoso. Es normal, aunque puede ser cuestionable, que aquellos que gozan de una situación privilegiada intenten por todos los medios mantenerla sin ningún contratiempo, imprevisto o previsto. Otra cosa es que esa situación sea lucrativa para todos o para unos pocos. 

ESTAMOS A TIEMPO

Acaba de terminar en Madrid la Cumbre del Clima de la ONU, con unos resultados más bien decepcionantes, todavía hay mucho por hacer, tanto por cambiar y sobre todo, ganas de ponerlo por obra. El estilo de convivencia que nos hemos dado parece agotado y lo que es peor, caduco en sus consecuencias. Por lo tanto, es perentorio cambiar, para mejorar, recuperar lo que sea posible e implantar aquello que fuera necesario, para volver a una situación aceptable, tanto desde un punto de vista humano, como medio ambiental. Todos tenemos que aportar, porque es global la solución, las particularidades sobran en un tema de vital importancia para la supervivencia de todos, sin excepciones. Estamos a tiempo, todavía se puede revertir lo que parece terminal.

SEGUIMOS EN LA BREGA

Está terminando el año y no cejamos en nuestra opción reivindicativa, por valorizar el sector de la construcción, trabajando con entrega y luchando contra las dificultades, porque los obstáculos hay que quitarlos o vencerlos. Es cuestión de entusiasmo, unido a la ilusión por una mejora constante. La cobardía paraliza cualquier respuesta o acción a emprender, además, produce servidumbre. 

DIGNIDAD SINÓNIMO DE VIVIENDA

La vivienda, sanidad y educación son pilares fundamentales de cualquier sociedad y en el caso concreto que nos ocupa, no sólo porque sea un derecho constitucional, que ya es importante, sino, sobre todo, porque es una necesidad primaria de cualquier persona, donde encuentra seguridad y protección personal o familiar. Se necesita emprender acciones concretas en dos direcciones, a saber, una política pública de vivienda cuya finalidad principal sea el procurar la existencia de un mercado que funcione adecuadamente, en respuesta a esta necesidad básica de todos los ciudadanos, independiente de los ingresos económicos de los que disponga para ello.

IMPLANTAR DIÁLOGO PARA COSECHAR ACUERDOS

Parece que vivimos en una sociedad muy egoísta, caracterizada por el aislamiento personal, por ejemplo, lo observamos diariamente con la dependencia a los teléfonos móviles, en la calle, en casa o en el trabajo, donde nos encerramos en nuestro mundo, cada cual interesado en lo suyo, sin miras externas. No es un convivir unidos, sino un estar artificioso. Realidad que se traslada a todos los ámbitos, especialmente en las relaciones públicas, donde no se consigue tener tiempo para hablar, siendo un gran error, que se está pagando.

LOS NOISTAS QUE PARALIZAN TENERIFE

Los discursos antiguos continúan propagándose sin miramiento alguno, los llevan de aquí para allá los noistas, esos personajes retrógrados, disfrazados de ecologistas o progres, que no saben distinguir la realidad de su propia ideología que, por cierto, pretenden imponer en todo y a todos. Siguen intentando parar cualquier obra a ejecutar en Tenerife, aunque sea beneficiosa para el conjunto de la sociedad e imprescindible para la productividad empresarial y el crecimiento económico. 

LA REVOLUCIÓN SOSTENIBLE DE LA CONSTRUCCIÓN

La construcción es fortaleza que se enfrenta a los desafíos actuales y futuros del sector con ganas de vencerlos e ilusión por mejorar.  La primacía de la rehabilitación como actividad paradigmática de la economía circular, basándose en la premisa de construir sobre lo construido, para mejorar la calidad de vida, aumentar la seguridad personal e incrementar el valor patrimonial de los inmuebles, está implementándose con normalidad.

Todo cambia nada es

La máxima del filósofo griego Heráclito que da título a este artículo debería actualizarse. Después de unas elecciones, da lo mismo el ámbito territorial al que correspondan, los distintos líderes o las diferentes fuerzas políticas, intentan vender provechosamente los resultados, si son buenos, aplaudiéndolos y si son malos, encubriéndolos. Se trata de amortiguar el golpe en un caso y sacar rédito en el otro. Los políticos, cuanto más experimentados y maduros en las contiendas electorales, aprovechan la ocasión para disfrazar la realidad según su conveniencia. Los noveles, sin experiencia, caen en el fácil triunfalismo, que raya en la ridiculez. Nadie quiere reconocer una derrota y todos se apuntan a una victoria, aunque sea virtual.

DESPUÉS DE LAS ELECCIONES TOCA GOBERNAR

La democracia española está fortaleciéndose, superando dificultades importantes, entre otras, el desafío independentista catalán o la permanente inestabilidad política.  La ciudadanía está teniendo un comportamiento ejemplar, sobre todo, demostrando una paciencia infinita. Entre los principales problemas que se detectan en todos los estudios demoscópicos, está la clase política, que no está dando la talla y crea más problemas de los que resuelve. Los personalismos egolátricos, la poca experiencia del acuerdo, el olvido del consenso o la banalización de la cosa pública, son los síntomas de una decadencia alarmante, que tiene que revertirse urgentemente. 

TENERIFE EN UNA TRANSICIÓN ECOLÓGICA AL ABISMO

Cuesta escribir en positivo cuando lo que se encuentra por delante es palabrearía hueca, demagogia repetida y discursos populistas. Un responsable público de alto nivel, como es un Consejero de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias, tiene la obligación de servicio público y eso significa gobernar para todos, porque sus opiniones en el cargo son institucionales, no personales.

LOS NUEVOS RICOS DE LA POLÍTICA CANARIA

Preocupa, por su incongruencia, la excesiva burocracia que soportamos ante cualquier iniciativa a presentar en las distintas administraciones. Es un mal endémico, con dificultad de extirpar. Parece ser, que no hay político con agallas suficientes para acometer los cambios estructurales y las decisiones valientes, que den solución a este grave problema, que paraliza la actividad económica y enturbia las relaciones entre administrado y administrador. Algunos de los actuales y flamantes dirigentes del Gobierno de Canarias, cabildos o ayuntamientos, han implantado una nueva moda, incómoda e inútil, que retrasa todo, burocratizando aún más, cualquier trámite a realizar. 

JUNTOS ES MEJOR

Por equipo se podría entender un grupo de personas, organizado, que se agrupa para obtener un objetivo concreto.  Conseguirlo, ya de por sí es complicado y que funcione, todavía más exigente. Se trata de aunar voluntades, incluso desde opiniones diversas, que son capaces de encontrar confluencias, que posibiliten la búsqueda de lo que se quiere en cada caso.

ÉRAMOS POCOS Y PARIÓ LA ABUELA

Si hay un asunto que preocupa, por su incongruencia, es la excesiva burocracia que tenemos que soportar, ante cualquier iniciativa en las distintas administraciones. Es un mal endémico y parece que difícil de extirpar. Los actuales  y flamantes dirigentes del gobierno de Canarias, cabildos o ayuntamientos, han implantado una nueva moda, incómoda e inútil, que retrasa todo, burocratizando aún más, la siempre complicada relación entre los administrados y los responsables públicos.

BUSCANDO LA SOCIEDAD DE LA CONFLUENCIA

Casi todo el mundo, se pasa el día disparando para todos lados y a cuantos más mejor.  No me refiero a una acción bélica, sino a una continua y además cansina, actitud de discordia. Estamos inmersos en una sociedad de la discrepancia, como principio supremo. No hay manera de sentarse a dialogar, ni buscar puntos de encuentro y menos de llegar a acuerdos. Cada cual busca escachar literalmente a quien no piensa igual que sus planteamientos o creencias. Es la sordera para oír y la difamación para hablar. Es el egoísmo puesto en acción, la vanagloria reinante y la soberbia enriquecida. Individualismo al máximo, donde impera la ley del más fuerte, del mejor colocado o del enchufismo agradecido.

ENTRE TODOS LEVANTAREMOS TENERIFE

Cuando surgen dificultades, hay que afrontarlas, para vencerlas. Procrastinar es de perdedores o cuando menos de indolentes, siendo el esfuerzo garantía resolutiva y las ganas de aportar soluciones, comienzo del camino razonable. Junto al ímpetu operativo, merece destacarse, por su valor añadido, la unidad de acción o por lo menos, la colaboración, para bregar todos en objetivos comunes. No me canso de añorar el consenso de los primeros años de la Transición española. Tenemos que recuperarlo, incluso reinventándolo, si hace falta, poniéndolo al día con las exigencias que demanda la sociedad actual. El recordado Eduardo Punset decía que: "hasta las bacterias funcionan por consenso o no funcionan". Seamos inteligentes para aunar, coordinando todo lo posible, para que no haya vencedores y vencidos, sino ganadores. Tenerife necesita ese espíritu de entrega, que deje atrás y olvide, desavenencias particularistas, egolatrías personales o egoísmos interesados.

HASTA LA CORONILLA DE POLÍTICOS MEDIOCRES

La ciudadanía está mayoritariamente enfadada, con un desafecto explícito contra la clase política de este país, en todos sus ámbitos territoriales. Nos ha tocado convivir en el tiempo, con unos políticos, salvando alguna que otra excepción, mediocres, ineficientes y torpes, que no saben, no pueden o no quieren ejercer su función con diligencia o eficacia. No resuelven nada y estropean todo, agrandan los problemas sin encontrar soluciones, creando malestar generalizado. La verdad es que se echa de menos a aquellos dirigentes de la primera etapa de la Transición española, que incluso llegaron a ser referentes a nivel global, por su capacidad de acuerdo, recordemos el famoso consenso y sobre todo, por dejar atrás aspiraciones personales, estrategias partidistas e incluso propuestas ideológicas.

LA QUE SE AVECINA

Cuando creíamos que estaba superada la Crisis con mayúscula, que padecimos hace una década, empiezan a notarse síntomas de un enfriamiento económico global. Disputas comerciales entre Estados Unidos y China, inestabilidad política en muchos países, brexit, aumento de la insolvencia, repunte de los expedientes de regulación de empleo, desaceleración en el consumo, así como el calentamiento del sistema y otras variables más técnicas, auguran unos tiempos difíciles, cuando todavía no estábamos totalmente restablecidos de la ultima experiencia negativa, que tanto daño hizo a nivel empresarial, laboral y personal. Aunque la recuperación emprendida a partir del 2.014 se notaba más en la macroeconomía que en las economías familiares, no cabe duda, que estábamos esperanzados en ir remontando la dichosa crisis que destartaló el tejido empresarial y en el caso concreto de la construcción, casi lo aniquiló por completo. 

 

DÉJENSE DE TRENES, VALEN LAS CARRETERAS

La necesidad de los trenes en Tenerife es discutible, sobran, no se pueden defender con el argumento de que serían la solución a la falta de movilidad en la isla. Hay otras soluciones, más asequibles, rápidas y menos costosas. Primero deberíamos tener ejecutadas todas las obras de carreteras estructurales, que servirían para conseguir la ansiada fluidez del tráfico de personas y mercancías.

EL BIENVENIDO CAMBIO EMPRESARIAL

Hay que cambiar para mejorar, quedarse en lo de siempre, por costumbre o comodidad, conlleva atraso y servidumbre. En el siglo en que vivimos, donde las transformaciones son, no sólo diarias sino casi instantáneas, hay que apostar por la renovación continua, para conseguir los objetivos propuestos.  El tejido empresarial también necesita renovación, es saludable, porque permite la entrada de nuevos agentes, con energías poderosas, ideas transformadoras y propuestas innovadoras.