Buscar
05:57h. Martes, 16 de julio de 2019

PROYECTANDO EL FUTURO DE CANARIAS

El sector de la construcción no deja a nadie indiferente, hay quien lo aprecia, porque sabe valorar lo que aporta a las personas o a la sociedad y también, quien lo denigra, desde posiciones manifiestamente ideológicas, unido a un desconocimiento de su intrínseca realidad. Es básico en cualquier sistema económico, fundamental para vertebrar y desarrollar el territorio, imprescindible para la generación de actividad económica y clave en la creación de empleo. Aporta mucho, generando sinergias en los otros sectores económicos, con una dinámica de buenos momentos, crisis coyunturales y periodos de estabilidad. Se debate entre lo mejor y lo peor, el esplendor y el declive, pero siempre sale al final reforzado, porque sencillamente es necesario. El argentino Leopoldo Marechal lo dice poéticamente: “cuando sueñas, la construcción del mundo es una risa de albañiles”. 

 

ENGOLOSINADOS CON LAS PROCESIONES

Entramos en la temporada de las procesiones, definidas como una marcha de personas que caminan ordenadamente y de forma solemne por la calle con un motivo ceremonioso, especialmente de la fe católica. Desde mediados de junio con el Corpus Christi, a mediados de septiembre con la festividad del Cristo en La Laguna, se suceden en todos los pueblos fiestas patronales, memoria de santos o santas, así como solemnidades enmarcadas en la religiosidad popular.

QUE SE MANDEN A MUDAR

Después de las últimas elecciones, todos los partidos políticos crearon sus respectivas comisiones de negociación para intentar conformar aquellos pactos posibles, en los distintos ámbitos territoriales, que hicieran factible la gobernabilidad en las instituciones. Pasado el tiempo, se ha comprobado la nefasta gestión de algunas y algunos, que han propiciado su pase a la oposición, quedándose sin tocar poder, debido, por un lado, a la falta de experiencia, soberbia ciega y muda o rampante bisoñez de esos negociadores o negociadoras y por otro, los que se pasaron de frenada, yendo de listillos, con experiencia acumulada de embarullar y engañar a todos. Al final, torpemente, han llevado a sus partidos a la suplencia fría y desgastadora.

 

ENCUENTROS EN LA TERCERA FASE

Aquella película del año 1977 del director Steven Spielberg, que mejor ha imaginado el primer contacto con extraterrestres, con un poco de fantasía y poniendo ingenio, se puede hacer realidad en Canarias, a la hora de conformar los distintos equipos directivos en las diferentes áreas de gobierno, tanto del ejecutivo autonómico, como en cabildos y ayuntamientos. Ahora toca la fase de la colocación, todo dicho sin mala intención, es decir, de poner cada peón o peona en el sitio que le corresponda.

EL CACHANCHÁN AL ACECHO PARA MEDRAR

Es el momento de escoger lo mejor, lo que sirve, lo que pueda dar fruto abundante. A partir de ahora se van a conformar los gobiernos en ayuntamientos, cabildos y autonomía. Lo ideal sería que cada puesto fuera ocupado por la persona adecuada, en cuanto a formación, preparación o aptitud de gestión.

LOS PACTOS DE CANARIAS SE DECIDEN EN MADRID

Estamos inmersos en plena vorágine de negociaciones de pactos en los distintos espacios territoriales, ayuntamientos, cabildos y autonomía. Vuelve a producirse un error mayúsculo, los políticos y partidos de ámbito estatal en Canarias, no tienen la suficiente autonomía, como para decidir por cuenta propia las alianzas o con quien llegar a gobernar, todo lo tienen que consultar y esperar órdenes, nada pueden aprobar desde sus órganos isleños, son la inutilidad al servicio incondicional de los que mandan desde la sede central, que miran más por los objetivos del partido de turno, a nivel nacional, que por los intereses concretos de nuestras islas, que les importan un pito. 

AHORA TOCA CUMPLIR LO QUE SE PROMETIÓ

Por fin se han acabado las elecciones, primero las Generales en abril, después las Europeas, Autonómicas, Insulares y Locales en mayo; la verdad es que han sido dos meses con una saturación, que ha llevado al límite de lo soportable. Tampoco podemos olvidar que venimos arrastrando dos años con una inflación política abrumadora, que todo lo ocupaba y mediatizaba. Hay un hartazgo generalizado, porque alguna vez los políticos tendrán que ponerse a trabajar, dejando atrás las sonrisas forzadas, los maquillajes artificiales o los saludos por doquier. Ya están los resultados, lo que la ciudadanía ha escogido libremente, ahora es el momento del cumplimiento, de pasar de las palabras bonitas, edulcoradas y prometedoras, a la realidad tangible. Que no pase lo de siempre, lo que todos sabemos por experiencia y retrata el refranero: “que donde dije digo, digo Diego”. Ya lo plasmó Milton Friedman: “Uno de los más grandes errores es juzgar a los políticos y sus programas por sus intenciones, en vez que por sus resultados”.

 

VUELVA USTED MAÑANA, QUE SEGUIMOS IGUAL

Una administración pública que funcione, eficiente, rápida y solucionadora de los obstáculos que imposibilitan una economía fluida, es lo que necesitamos en Canarias.  Es el reclamo constante del tejido empresarial, que ve entorpecido su normal desenvolvimiento por el muro burocrático, cual gigante páralo todo, que frena cualquier actividad dinámica.

VOTANDO

Todo es mejorable, porque los humanos no somos perfectos, aunque algunos se lo creen. Votar en las elecciones es un derecho, pero también un deber, para ser partícipe del acontecer social. Es una responsabilidad primaria que se ejercita en libertad. Tenemos la oportunidad de escoger a personas y partidos políticos, por eso, se debe meditar concienzudamente el sentido del voto, no es conveniente tomarlo a la ligera.

CANTAMAÑANAS

Cantamañanas es aquel personaje que se compromete a hacer cosas que es incapaz de realizar, primo hermano del zascandil, aquel otro de poca formalidad, inquieto y enredador. Estos individuos sobran en cualquier actividad humana, porque empobrecen al conjunto, degradan la convivencia y son precursores de discordias. Que cada uno asuma las responsabilidades que libremente ha escogido, si se trata de desempeñar un cargo público, que lo haga con diligencia, ya que, para figurar, sobran los pretendientes.

LO QUE SE APLAZA NO SE EVITA

Parece un cuento de nunca acabar, no hay manera que haya diligencia en las distintas administraciones, para proyectar, licitar y adjudicar las distintas obras de infraestructuras, tanto de carreteras, como aeroportuarias o hidráulicas que Tenerife demanda, la economía exige y la sociedad espera, por cierto, con bastante resignación.

*QUERIDAS CARRETERAS*

Destacan por ser un factor primordial en la potencialidad económica, contribuyendo al impulso de la competitividad, favoreciendo el bienestar, la estabilidad, la cohesión territorial y social. Desatender nuevas carreteras o el mantenimiento y mejora de las ya existentes, compromete el desarrollo a corto plazo de cualquier territorio. Su ejecución aumenta la productividad empresarial, sin olvidarnos de su potencial efecto multiplicador, que su simple existencia proyecta, sobre la iniciativa privada y sobre el dinamismo económico. 

LOS TENTÁCULOS DEL PULPO ISLEÑO

Una sociedad subvencionada es una sociedad boba, sin inicativa, con falta de respuesta a los estímulos económicos. Mantiene las bocas calladas y los estómagos agradecidos. Sirviendo para que pululen los mediocres, vividores del cuento, que con el dinero público, es decir, de todos, sostienen a sus amiguetes.

PROPAGANDA ENGAÑOSA

Parece un cuento de nunca acabar, no hay manera que haya diligencia para proyectar, licitar, adjudicar y comenzar las distintas obras de infraestructuras, como son las de carreteras, aeroportuarias o hidráulicas. Mucha propaganda con autocomplacencia y poca efectividad. Un ejemplo es el famoso carril bus-VAO en la TF-5, no hay nada, no tienen ni el proyecto, un engaño más, salido de una ocurrencia como tantas otras, que tienen a Tenerife paralizada. 

QUIEREN CALLARME, PERO NACÍ GRITANDO

La quietud del que no molesta, del que no levanta polvo, porque no hace ni dice nada; aquel que no se sale del camino preestablecido y sigue puntualmente lo que marcan las normas, parece ser, que es el que se beneficia de las prebendas del poder político. Por cierto, que no hacen falta para vivir dignamente. El que mantiene la boca callada, a cambio de vaya usted a saber qué; goza de la predilección o cariño de los mediocres, que necesitan del silencio, para que no se sepa públicamente el desastre de gestión pública que protagonizan. Se trata entonces de amordazar al criterio crítico, al que es capaz de denunciar lo que no funciona, de decir y levantar la voz, clamando por lo que es necesario arreglar. No interesa que se le oiga, porque pone en peligro la credibilidad de los gestores públicos ineptos. En Tenerife estamos acostumbrados al “silencio sonoro”, vergonzante, de instituciones, organizaciones, entidades o personas con relevancia social o económica, que no son capaces o no pueden, cada cual sabrá el por qué, o peor, no le dejan, reclamar lo que la isla requiere, anteponiendo sus intereses particularistas y egoístas, al beneficio generalizado de toda la sociedad. Les viene bien la sentencia de Francisco de Quevedo “el valiente tiene miedo del contrario; el cobarde, de su propio temor.” 

 

LA REFLEXIÓN DEL VIERNES, "VENDIDOS Y COMPRADOS"

Amigos verdaderos me dicen, con muy buena intención, que necesidad tengo de estar continuamente demandando que se ejecuten las obras de carreteras en Tenerife o pidiendo que las administraciones funcionen eficazmente, como por otro lado, tendría que ser o solicitando a los políticos gestión y no sólo palabras huecas, llenas de humo, que se lleva el viento o escribiendo artículos que intentan ser acicate, en una sociedad enmudecida por el miedo.

SI NO VAS A VOTAR, DESPUÉS NO TE QUEJES DE LO QUE HAY

Estamos en campaña electoral y dentro de un mes volveremos a estar igual, es una agonía. Nos envuelve una actividad política frenética que influye en nuestra vida ordinaria. Ya sabemos que los políticos se han convertido en uno de los principales problemas para la ciudadanía de este país. Ya lo decía Ernest Benn: “la política es el arte de buscar problemas, encontrarlos en todas partes, diagnosticarlos erróneamente y aplicar las soluciones inadecuadas”. Es decir, más que solucionarlos, los crean, los agravan y los dejan en estado de putrefacción. 

EL SUELDÓLOGO AL BORDE DE UN ATAQUE DE NERVIOS

Estamos acostumbrados a que lo establecido como norma de comportamiento sea inamovible. Es la quietud de la comodidad, también del utilitarismo, de que nada se mueva para que todo siga igual. Esta situación le afecta sobremanera a los que gozan de posición privilegiada. Al fin y al cabo, están defendiendo sus intereses, bien guarnecidos por unas formas, estructuras o convenciones que les permiten sacar réditos particulares. Es lo de siempre, la élite, esa minoría selecta o rectora, que mueve todo, o también, que no deja que se mueva nada, para que sean ellos solos los que recojan los beneficios del sistema. 

TENERIFE TOCADA, PERO NO HUNDIDA

Tenerife no circula, no hay proyectos, ni obras, ni atisbo de que se comience algo con fundamento. Lo que está pasando actualmente es lo de siempre, no se planifica bien, ni se ejecuta con rapidez, sólo se habla de lo que hay que hacer, en una historia interminable de incumplimientos. Lo que no se ha empezado ahora se promete para después de las elecciones y como ya ha sucedido en otras ocasiones similares, después de las urnas ya nadie se acuerda de lo que dijo y todos seguiremos en las colas, más enfadados, otros cuatro años más. La situación es insostenible desde un punto de vista personal, porque está afectando psicosomáticamente a miles de ciudadanos, esa inmovilidad insana y desde el aspecto económico, produce pérdidas importantes en las empresas por el tiempo perdido y en su productividad. Las inversiones en Tenerife están paradas sobre el asfalto.

 

CUANDO LA META ES IMPORTANTE, LOS OBSTÁCULOS SE VUELVEN PEQUEÑOS

La construcción es básica para el desarrollo sostenible de Canarias, cuantitativa o cualitativa, directa e indirecta, en la economía, en el empleo, así como también, por su aporte a redes de comunicación, infraestructuras, equipamientos sociales. También para disfrutar de calidad de vida, cohesión territorial y social, sirviendo además para mejorar la competitividad del tejido productivo. Por su propia naturaleza, es una actividad en la cual intervienen numerosos agentes, traduciéndose en un alto volumen de actividad, empleo directo e indirecto. Por cada ocupación que crea la construcción, se generan tres empleos en otros sectores económicos. Es la locomotora del tren de la economía canaria.

 

DISFRAZADOS PARA ENGAÑAR O LA FALACIA PROGRESISTA

Denominarse progresista es tener ganada la aceptación mayoritaria de esa parte de la sociedad profundamente ideologizada; porque dan por bueno, dentro del pensamiento único y como consecuencia excluyente en el que están envueltos, que significa tener actitudes e ideas avanzadas. Incluso así lo define una acepción del Diccionario de la RAE.

Tiene esa carga positiva, con aureola romántica, que implica su conversión en defensores de causas perdidas, difíciles, preferentemente sociales o periféricas. Desde una legitimidad que se arrogan sin ninguna justificación ni racional, ni numérica, pasando por un buenismo infantiloide, sumado a una buena carga de soberbia, llegamos al arquetipo de progresista intocable, que está por encima del bien o del mal o de todo cuanto no sea su particular punto de vista.

Están convencidos que siempre tienen la razón, porque es imposible que se equivoquen, los demás son los que andan continuamente extraviados. Todo lo que no sea su manera de pensar, hay que ridiculizarlo, atacarlo peyorativamente, denigrarlo e incluso judicializarlo.

 

QUIEREN HUNDIR A TENERIFE. NO LO VAMOS A PERMITIR 

Oscar Izquierdo muestra su indignación:   "El nuevo retraso en la adjudicación del cierre del Anillo Insular, es la fotografía del fracaso de la gestión de las carreteras y la movilidad en Tenerife. Hay claramente  administraciones responsables y políticos culpables, con nombres y apellidos, del ocaso que está sufriendo nuestra isla. No vamos a permitir que terminen hundiéndola.

EL ORGULLO DE QUIENES NO PUEDEN EDIFICAR ES DESTRUIR

El título del artículo es una frase de Alejandro Dumas, magnífico escritor francés, que refleja la importancia de construir en todos los ámbitos de la vida. Porque la construcción da respuesta a las demandas personales primarias, para vivir con la dignidad exigible y requerida. Así, la vivienda es una necesidad preferente, un derecho fundamental, recogido en nuestra Constitución: “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos”.

TENERIFE, VÍCTIMA DE LA COBARDÍA POLÍTICA

Los políticos de Tenerife, históricamente y actualmente, da lo mismo la ideología o el partido político que representaban o representan, no han tenido ni valentía, ni arrojo, ni agallas para sacar adelante las obras de carreteras; se han plegado cobardemente a los noístas y  a los pone pegas profesionales que están incrustados  en todas las administraciones, que cobran sus buenos sueldos a final de mes, hagan o no hagan y que su misión es poner todo tipo de impedimentos, basados en sus ideologías y no en criterios profesionales,  para que no se ejecute nada en Tenerife. 

ES UNA BUENA NOTICIA, LA MEJOR

Hay que destacar la transcendencia del sector de la construcción en nuestra Comunidad Autónoma, puede entenderse como un argumento reiterativo y sin embrago, resulta casi forzoso, dado que no se ha acabado de percibir su función tan vital. Efectivamente, construir es adaptar la naturaleza física a las necesidades básicas de las personas y de la sociedad. Humaniza la geografía, al disponerla a un mejor servicio a sus residentes. Se construye para aumentar la calidad de vida y el bienestar social, siendo una actividad imprescindible para el desarrollo de las más variadas relaciones, desde las primarias, a través de la vivienda, a las de más contenido social como centros docentes o sanitarios.