Buscar
21:19h. Viernes, 22 de noviembre de 2019

Todo cambia nada es

La máxima del filósofo griego Heráclito que da título a este artículo debería actualizarse. Después de unas elecciones, da lo mismo el ámbito territorial al que correspondan, los distintos líderes o las diferentes fuerzas políticas, intentan vender provechosamente los resultados, si son buenos, aplaudiéndolos y si son malos, encubriéndolos. Se trata de amortiguar el golpe en un caso y sacar rédito en el otro. Los políticos, cuanto más experimentados y maduros en las contiendas electorales, aprovechan la ocasión para disfrazar la realidad según su conveniencia. Los noveles, sin experiencia, caen en el fácil triunfalismo, que raya en la ridiculez. Nadie quiere reconocer una derrota y todos se apuntan a una victoria, aunque sea virtual.

DESPUÉS DE LAS ELECCIONES TOCA GOBERNAR

La democracia española está fortaleciéndose, superando dificultades importantes, entre otras, el desafío independentista catalán o la permanente inestabilidad política.  La ciudadanía está teniendo un comportamiento ejemplar, sobre todo, demostrando una paciencia infinita. Entre los principales problemas que se detectan en todos los estudios demoscópicos, está la clase política, que no está dando la talla y crea más problemas de los que resuelve. Los personalismos egolátricos, la poca experiencia del acuerdo, el olvido del consenso o la banalización de la cosa pública, son los síntomas de una decadencia alarmante, que tiene que revertirse urgentemente. 

TENERIFE EN UNA TRANSICIÓN ECOLÓGICA AL ABISMO

Cuesta escribir en positivo cuando lo que se encuentra por delante es palabrearía hueca, demagogia repetida y discursos populistas. Un responsable público de alto nivel, como es un Consejero de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias, tiene la obligación de servicio público y eso significa gobernar para todos, porque sus opiniones en el cargo son institucionales, no personales.

LOS NUEVOS RICOS DE LA POLÍTICA CANARIA

Preocupa, por su incongruencia, la excesiva burocracia que soportamos ante cualquier iniciativa a presentar en las distintas administraciones. Es un mal endémico, con dificultad de extirpar. Parece ser, que no hay político con agallas suficientes para acometer los cambios estructurales y las decisiones valientes, que den solución a este grave problema, que paraliza la actividad económica y enturbia las relaciones entre administrado y administrador. Algunos de los actuales y flamantes dirigentes del Gobierno de Canarias, cabildos o ayuntamientos, han implantado una nueva moda, incómoda e inútil, que retrasa todo, burocratizando aún más, cualquier trámite a realizar. 

JUNTOS ES MEJOR

Por equipo se podría entender un grupo de personas, organizado, que se agrupa para obtener un objetivo concreto.  Conseguirlo, ya de por sí es complicado y que funcione, todavía más exigente. Se trata de aunar voluntades, incluso desde opiniones diversas, que son capaces de encontrar confluencias, que posibiliten la búsqueda de lo que se quiere en cada caso.

ÉRAMOS POCOS Y PARIÓ LA ABUELA

Si hay un asunto que preocupa, por su incongruencia, es la excesiva burocracia que tenemos que soportar, ante cualquier iniciativa en las distintas administraciones. Es un mal endémico y parece que difícil de extirpar. Los actuales  y flamantes dirigentes del gobierno de Canarias, cabildos o ayuntamientos, han implantado una nueva moda, incómoda e inútil, que retrasa todo, burocratizando aún más, la siempre complicada relación entre los administrados y los responsables públicos.

BUSCANDO LA SOCIEDAD DE LA CONFLUENCIA

Casi todo el mundo, se pasa el día disparando para todos lados y a cuantos más mejor.  No me refiero a una acción bélica, sino a una continua y además cansina, actitud de discordia. Estamos inmersos en una sociedad de la discrepancia, como principio supremo. No hay manera de sentarse a dialogar, ni buscar puntos de encuentro y menos de llegar a acuerdos. Cada cual busca escachar literalmente a quien no piensa igual que sus planteamientos o creencias. Es la sordera para oír y la difamación para hablar. Es el egoísmo puesto en acción, la vanagloria reinante y la soberbia enriquecida. Individualismo al máximo, donde impera la ley del más fuerte, del mejor colocado o del enchufismo agradecido.

ENTRE TODOS LEVANTAREMOS TENERIFE

Cuando surgen dificultades, hay que afrontarlas, para vencerlas. Procrastinar es de perdedores o cuando menos de indolentes, siendo el esfuerzo garantía resolutiva y las ganas de aportar soluciones, comienzo del camino razonable. Junto al ímpetu operativo, merece destacarse, por su valor añadido, la unidad de acción o por lo menos, la colaboración, para bregar todos en objetivos comunes. No me canso de añorar el consenso de los primeros años de la Transición española. Tenemos que recuperarlo, incluso reinventándolo, si hace falta, poniéndolo al día con las exigencias que demanda la sociedad actual. El recordado Eduardo Punset decía que: "hasta las bacterias funcionan por consenso o no funcionan". Seamos inteligentes para aunar, coordinando todo lo posible, para que no haya vencedores y vencidos, sino ganadores. Tenerife necesita ese espíritu de entrega, que deje atrás y olvide, desavenencias particularistas, egolatrías personales o egoísmos interesados.

HASTA LA CORONILLA DE POLÍTICOS MEDIOCRES

La ciudadanía está mayoritariamente enfadada, con un desafecto explícito contra la clase política de este país, en todos sus ámbitos territoriales. Nos ha tocado convivir en el tiempo, con unos políticos, salvando alguna que otra excepción, mediocres, ineficientes y torpes, que no saben, no pueden o no quieren ejercer su función con diligencia o eficacia. No resuelven nada y estropean todo, agrandan los problemas sin encontrar soluciones, creando malestar generalizado. La verdad es que se echa de menos a aquellos dirigentes de la primera etapa de la Transición española, que incluso llegaron a ser referentes a nivel global, por su capacidad de acuerdo, recordemos el famoso consenso y sobre todo, por dejar atrás aspiraciones personales, estrategias partidistas e incluso propuestas ideológicas.

LA QUE SE AVECINA

Cuando creíamos que estaba superada la Crisis con mayúscula, que padecimos hace una década, empiezan a notarse síntomas de un enfriamiento económico global. Disputas comerciales entre Estados Unidos y China, inestabilidad política en muchos países, brexit, aumento de la insolvencia, repunte de los expedientes de regulación de empleo, desaceleración en el consumo, así como el calentamiento del sistema y otras variables más técnicas, auguran unos tiempos difíciles, cuando todavía no estábamos totalmente restablecidos de la ultima experiencia negativa, que tanto daño hizo a nivel empresarial, laboral y personal. Aunque la recuperación emprendida a partir del 2.014 se notaba más en la macroeconomía que en las economías familiares, no cabe duda, que estábamos esperanzados en ir remontando la dichosa crisis que destartaló el tejido empresarial y en el caso concreto de la construcción, casi lo aniquiló por completo. 

 

DÉJENSE DE TRENES, VALEN LAS CARRETERAS

La necesidad de los trenes en Tenerife es discutible, sobran, no se pueden defender con el argumento de que serían la solución a la falta de movilidad en la isla. Hay otras soluciones, más asequibles, rápidas y menos costosas. Primero deberíamos tener ejecutadas todas las obras de carreteras estructurales, que servirían para conseguir la ansiada fluidez del tráfico de personas y mercancías.

EL BIENVENIDO CAMBIO EMPRESARIAL

Hay que cambiar para mejorar, quedarse en lo de siempre, por costumbre o comodidad, conlleva atraso y servidumbre. En el siglo en que vivimos, donde las transformaciones son, no sólo diarias sino casi instantáneas, hay que apostar por la renovación continua, para conseguir los objetivos propuestos.  El tejido empresarial también necesita renovación, es saludable, porque permite la entrada de nuevos agentes, con energías poderosas, ideas transformadoras y propuestas innovadoras.

LOS MEDIOCRES ESTÁN CONVIRTIENDO LA POLÍTICA EN PURO TEATRO

En España y por supuesto en Canarias, la política se ha convertido en puro teatro, donde lo que vale son las fotos, las declaraciones y el figurear. En cuanto a la gestión diaria no se dice nada, porque se hace muy poco. La mínima fuerza que tienen los politicos, se les escapa en el postureo continuo, el narcisismo les puede y los engloba, da lo mismo el partido o la ideologia que se tenga, casi todos son iguales.

EMPEZAR ES EL COMIENZO DEL ACABAR

Vivir en un Archipiélago en medio del Atlántico es un lujo. Tiene sus ventajas e inconvenientes, es una paradoja continúa, el mar nos une poéticamente y nos separa físicamente; la distancia a los dos continentes más cercanos nos aleja, dejándonos huérfanos en la soledad del océano; cada isla cuenta con su propia peculiaridad y en conjunto, se transforma en una armonía difícil, siempre compleja y esforzada. Parece que todo hay que apreciarlo desde enfoques opuestos y es que la variedad no significa desunión, sino riqueza, al asumir las particularidades de cada isla, como escribió Nicolás Estévanez: “Mi patria es una isla, mi patria es una roca, mi espíritu es isleño como los riscos donde vi la aurora”. Nuestra realidad natural nos condiciona, exigiendo a los isleños un plus de ahínco persistente, que se refleja en el combate diario por la mejora individual y colectiva.

LA VALENTÍA DE SER EMPRESARIO

En la sociedad actual, donde todo está mediatizado por ese pensamiento único, tremendamente ideologizado, ser empresario es una verdadera intrepidez. Están los obstáculos que podíamos llamar naturales, a saber, todas las trabas con las que se enfrenta cualquier actividad económica, que en principio son normales y se van solucionando a base de esfuerzo, constancia y mucha paciencia. Después nos encontramos con los impedimentos que podríamos llamar pejigueros, molestos en esencia y puntillosos por definición. 

LAS OPORTUNIDADES SE MULTIPLICAN A MEDIDA QUE SE APROVECHAN

Los nuevos gobiernos en los distintos ámbitos territoriales, que se han conformado después de las últimas elecciones autonómicas y locales, ya están empezando a tomar sus primeras decisiones. Ahora es el momento de establecer las prioridades, para después, poner todos los medios humanos y materiales que ejecuten verdaderamente lo previsto. La experiencia nos tiene acostumbrados a que la planificación, se queda sólo en los respectivos estudios, reuniones, ruedas de prensa, presentaciones y fuegos artificiales. Es decir, que no se pasaba de las palabras a los hechos. Así sobrevivíamos y así estamos. Hay que cambiar, siendo eficientes, eficaces y efectivos. Todo lo demás es pura pérdida de tiempo, que paraliza la actividad económica e impide un crecimiento sostenido. El economista Peter Ferdinand Drucker lo explicó muy bien: “Los planes son solamente buenas intenciones a menos que degeneren inmediatamente en trabajo duro”. Ser operativos significa funcionamiento en todos los órdenes, tener la mano más larga que la lengua y trabajar con resultados reales. 

Empresarios y empresarias con empuje

Decía un empresario de la construcción, refiriéndose a Tenerife, que "esto es chiquito y aquí nos conocemos todos, para bien o para mal". Es una verdad incuestionable, que a unos asusta y a otros enriquece. Después de la crisis padecida globalmente y que tan directamente afectó al sector de la construcción, dejando en su travesía a muchas empresas arruinadas, desaparecidas o tocadas, ha empezado a emerger, con un ímpetu sorprendente, un nuevo tipo de empresario o empresaria que ilusiona, porque tiene valores y perspectivas de negocio diferentes a lo acostumbrado.

CONSTRUYENDO BIENESTAR EN LA MODERNIDAD

La defensa del medio ambiente no es exclusiva de ningún iluminado, grupo, entidad o formación política-social determinada, ni puede basarse exclusivamente en fundamentos ideológicos, porque entonces la subjetividad supera la imparcialidad de los criterios expuestos. La obstinada actitud de quienes se creen investidos de una superioridad moral, haciendo del ecologismo una bandera frentista y guarnecida en cenáculos cerrados, en ciertos ambientes académicos y escogidos partidos políticos o movimientos sociales, no cabe duda que ha restado, en muchos casos, credibilidad. Pero a pesar de estas distorsiones, la conciencia ecológica ha avanzado en todo el mundo, de manera que hay un reconocimiento generalizado en cuanto a la urgencia en la toma de decisiones. 

LA CONSTRUCCIÓN ES LA SOLUCIÓN

Nunca nos cansaremos de repetir e insistir que la construcción es una actividad, no sólo económica, sino social, fundamental en cualquier territorio que quiera tener un crecimiento sostenido, acompañado del ansiado desarrollo sostenible. Es clave en la creación de empleo, agilizando y alegrando a los demás sectores económicos, dándoles la potencialidad que necesitan para trabajar con rentabilidad. Es una realidad, por mucho que, injustamente y algunas veces interesadamente, se le intente demonizar y culpabilizar de todos los males. Crea más rendimientos que perjuicios, porque es la base estructural sobre la que asienta un sistema económico ganador, en beneficio del conjunto societario.

TENERIFE NECESITA UN MENEO

La verdadera realidad de Tenerife no es la publicada o publicitaria de los responsables públicos isleños, acostumbrados al buen vivir del erario, pensando que los demás están en las mismas condiciones. Todo lo contrario, hay mucha precariedad, acompañada de incertidumbre y malestar. La verdad es que nos encontramos con una isla atascada, estancada e inmovilizada y no sólo por las colas en nuestras carreteras, sino porque no hay liderazgo suficiente que impulse la actividad económica que se resiente de esta pasividad. Está todo por hacer, porque no se ha comenzado casi nada. Necesitamos fortaleza que ilusione, más que promesas repetidas o gastadas.  El poeta latino Horacio ya lo advertía al decir que: “Las muchas promesas disminuyen la confianza”.

PROYECTANDO EL FUTURO DE CANARIAS

El sector de la construcción no deja a nadie indiferente, hay quien lo aprecia, porque sabe valorar lo que aporta a las personas o a la sociedad y también, quien lo denigra, desde posiciones manifiestamente ideológicas, unido a un desconocimiento de su intrínseca realidad. Es básico en cualquier sistema económico, fundamental para vertebrar y desarrollar el territorio, imprescindible para la generación de actividad económica y clave en la creación de empleo. Aporta mucho, generando sinergias en los otros sectores económicos, con una dinámica de buenos momentos, crisis coyunturales y periodos de estabilidad. Se debate entre lo mejor y lo peor, el esplendor y el declive, pero siempre sale al final reforzado, porque sencillamente es necesario. El argentino Leopoldo Marechal lo dice poéticamente: “cuando sueñas, la construcción del mundo es una risa de albañiles”. 

 

ENGOLOSINADOS CON LAS PROCESIONES

Entramos en la temporada de las procesiones, definidas como una marcha de personas que caminan ordenadamente y de forma solemne por la calle con un motivo ceremonioso, especialmente de la fe católica. Desde mediados de junio con el Corpus Christi, a mediados de septiembre con la festividad del Cristo en La Laguna, se suceden en todos los pueblos fiestas patronales, memoria de santos o santas, así como solemnidades enmarcadas en la religiosidad popular.

QUE SE MANDEN A MUDAR

Después de las últimas elecciones, todos los partidos políticos crearon sus respectivas comisiones de negociación para intentar conformar aquellos pactos posibles, en los distintos ámbitos territoriales, que hicieran factible la gobernabilidad en las instituciones. Pasado el tiempo, se ha comprobado la nefasta gestión de algunas y algunos, que han propiciado su pase a la oposición, quedándose sin tocar poder, debido, por un lado, a la falta de experiencia, soberbia ciega y muda o rampante bisoñez de esos negociadores o negociadoras y por otro, los que se pasaron de frenada, yendo de listillos, con experiencia acumulada de embarullar y engañar a todos. Al final, torpemente, han llevado a sus partidos a la suplencia fría y desgastadora.

 

ENCUENTROS EN LA TERCERA FASE

Aquella película del año 1977 del director Steven Spielberg, que mejor ha imaginado el primer contacto con extraterrestres, con un poco de fantasía y poniendo ingenio, se puede hacer realidad en Canarias, a la hora de conformar los distintos equipos directivos en las diferentes áreas de gobierno, tanto del ejecutivo autonómico, como en cabildos y ayuntamientos. Ahora toca la fase de la colocación, todo dicho sin mala intención, es decir, de poner cada peón o peona en el sitio que le corresponda.

EL CACHANCHÁN AL ACECHO PARA MEDRAR

Es el momento de escoger lo mejor, lo que sirve, lo que pueda dar fruto abundante. A partir de ahora se van a conformar los gobiernos en ayuntamientos, cabildos y autonomía. Lo ideal sería que cada puesto fuera ocupado por la persona adecuada, en cuanto a formación, preparación o aptitud de gestión.