Buscar
10:47h. lunes, 30 de noviembre de 2020

La guerra interna que vive el PSOE en Arona tiene nuevos protagonistas, las Juventudes del partido en el municipio sureño, que lejos de mantener la neutralidad requerida en estos casos, han optado por posicionarse con el bando de Mena, no se sabe si asesorado o aconsejados, probablemente por los mismos asesores que han llevado a su líder a un laberinto que de momento, no tiene salida. Unos asesores que solo velan por sus intereses personales, importándole poco, muy poco el presente y futuro del PSOE en Arona, porque ellos sí que son los verdaderos culpables de la división del partido, y saben lo que significa apoyar a un bando u otro, y también saben que, de salir Mena, ellos dejarán de “mamar de la teta del Ayuntamiento”.

Los Jóvenes Socialistas, que haciendo gala de su bisoñés política, han roto su neutralidad, deben saber que al ponerse al lado de Mena, han atado su futuro al de él. Cuando el Alcalde caiga, sus más acólitos le seguirán como piezas de dominó, y está por verse cuantos de los que ahora le apoyan le seguirán, u optarán por asegurarse su plato de lentejas, porque más vale pájaro en mano que efímeros partidos políticos volando.

Los que firmaron el manifiesto, y que lo hicieron desoyendo el consejo de la Gestora, no calcularon bien, tienen que saber que actualmente el PSOE gobierna en el Cabildo, Gobierno de Canarias y nada más y nada menos que en el Gobierno de la Nación, de posicionarse con alguien deberían haberse puesto a disposición de su partido.

Desde las Ejecutivas Insular y Regional del PSOE, se trabaja para reunificar el partido en Arona y decisiones como la tomada por las Juventudes lo que hacen es torpedear el trabajo realizado por la Gestora y Ejecutivas. Está claro que Mena no se va ni con agua caliente, tiene mucho que perder, pero la paciencia tiene un límite, y la suspensión cautelar de militancia se puede convertir en definitiva.

Evidentemente el partido maneja más información, sobre lo que ha llevado a Mena a esta situación, y si han tomado la decisión de pedir su cabeza será por algo. Por eso cuando todo esto acabe, porque acabará, habrá que refundarse, y lamentablemente de la cantera actual de Juventudes, poco habrá aprovechable, o por lo menos los firmantes del manifiesto, porque ellos también caerán como su líder. Tiempo al tiempo.