Buscar
08:32h. miércoles, 25 de noviembre de 2020

Esta crisis sanitaria también nos está enseñando que hay dos actitudes a la hora de afrontarla. Los que piensan en el bien común y se quedan en casa y solo salen para lo estrictamente necesario, tienen iniciativas para entretener a sus vecinos o atender a los están en riesgo, incluso fabricando materiales de protección. Y los que solo piensan en sí mismos que salen a su antojo, a su segunda residencia o a hacer su deporte, porque esto no va con ellos. Pues lo mismo pasa también con la clase política.

 

Realmente a las derechas les de igual lo que haga el Gobierno, les da igual que se trate de una pandemia mundial, les da igual el esfuerzo que hacen las personas que están en primera línea en hospitales y centros de salud, les da igual los que velan por nuestra seguridad como Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Policías Autonómicas, Locales o Protección Civil, les da igual los que limpian, distribuyen o atienden en los supermercados, les da igual.

Lo único que le importa a las derechas es acabar con el Gobierno, da igual cómo. Si para acabar con un gobierno legítimo tienen que difundir y hasta crear bulos, ahí están las derechas. Si hay que manipular fotos y llenar la Gran Vía de féretros, ahí está la ultraderecha. Les da igual que las familias que tengan a alguien en la UCI lo estén pasando mal. Les da igual el dolor de aquellos que han perdido un ser querido y ni siquiera se han podido despedir de ellos. Les da igual que las familias sientan miedo, que tengan la incertidumbre de no saber si serán capaces de afrontar la dura situación económica que vendrá como consecuencia de la parálisis de la economía.

El mundo se enfrentaba a un virus desconocido que ha dejado desconcertados a los expertos. La comunidad científica ha tenido que estudiar sobre la marcha este nuevo agente infeccioso, cómo se propaga y cómo se puede tratar y todo a contrareloj. Pero la pandemia no espera a que conozcamos al 100% a este enemigo invisible, hay que tomar medidas y se han tomado y se seguirán tomando. Por eso los expertos han ido adelantando datos y pautas a medida que iban avanzando en sus investigaciones. Ni siquiera las indicaciones de la Organización Mundial de la salud recomendaron medidas más drásticas inicialmente. Ante esta situación de incertidumbre global, ¿podemos exigir al Gobierno que tome medidas precisas y definitivas desde el principio de esta crisis? 

Es evidente que esto es imposible y las medidas tendrán que basarse y actualizarse con la información que nos aporte cada día la comunidad científica. No, el Gobierno no está improvisando como dice la derecha, está actuando de la manera más rápida posible por proteger la salud de los españoles y también proteger su futuro ante la crisis económica que se avecina. A cambio sigue sufriendo un brutal ataque a diario de aquellos que se dicen patriotas. Olvidando que los patriotas son aquellos que quieren a su patria y hacen lo posible por hacer el bien por ella. 

¿Qué tipo de políticos son? Pero sobre todo ¿qué tipo de personas son? Si, como dicen, ellos sabían que iba a pasar, ¿por qué las comunidades autónomas gobernadas por las derechas no compraron material sanitario antes de la declaración del Estado de Alarma el día 14 de marzo? Sencillo, no lo hicieron porque no esperaban el impacto de este coronavirus causante del síndrome respiratorio agudo COVID-19.

Los inmunólogos dicen que se desconoce como evolucionará el virus porque esta evolución dependerá en gran medida de la respuesta inmune comunitaria y de la propia evolución del virus. Más de 2 millones personas de más de 180 países han sido ya diagnósticadas, y más de 130.000 han perdido la vida. ¿Esta situación no requeriría que los partidos políticos también de las derechas arrimaran el hombro?

Hay que tener presente que quedan semanas difíciles pero vamos por buen camino. Hay que mantener la guardia, hay que ser muy prudentes. Aún estamos en confinamiento y hay un camino por recorrer. Este confinamiento necesario para acabar con los contagios hace que la tasa de crecimiento de contagios baje, mientras, la economía sigue cayendo cada día de confinamiento. El Gobierno por responsabilidad ha adoptado estas medidas tan restrictivas y lo hizo antes que otros países

Ahora toca luchar juntos. Porque el Gobierno está poniendo en marcha medidas para proteger a las familias, para garanizar ayudas que sirvan de escudo a autónomos, personas paradas que no tenían derecho a prestación, a las empresas y trabajadores, escudos con el que afrontar esta etapa de confinamiento. A nadie se le escapa que la recuperación económica dependerá de muchísimas cosas y no será igual en todos los sectores, como así me lo trasladan todas las personas con las que a lo largo de estos días he podido conversar ya sea por mensajería o llamadas, y creánme que han sido muchísimas.

¿Ante este panorama merecen las españolas y españoles política en mayúsculas? Sin lugar a dudas, si un lider político y un partido no es capaz de ponerse en el lugar de las familias que necesitan cubrir sus necesidades básicas simplemente debería marcharse porque no es momento de acabar con ningún gobierno. El momento de cambiar los gobiernos es el de las elecciones y entonces la gente votará, ahora toca respeto y alturas de mira no por el Gobierno sino por la ciudadanía.

Olivia Delgado Oval
Senadora por Tenerife
Presidenta de la Comisión de Juventud del Senado y Portavoz de Transformación Digital