Buscar
23:22h. sábado, 23 de enero de 2021

Como cada 30 de noviembre desde el año 1988, ayer se celebraba el Día Internacional de la Seguridad en la Información, una iniciativa que surgió de la prestigiosa asociación internacional de profesionales, investigadores y formadores de informática ACM (Association for Computer Machinery), con el objetivo de realizar acciones conjuntas a nivel institucional, educativo y en las empresas y así  concienciar de la importancia de proteger la información a través de una serie de medidas de seguridad en los sistemas. 

El proceso de Transformación Digital abre enormes oportunidades al desarrollo socioeconómico, pero al mismo tiempo incorpora amenazas y riesgos relacionados con la seguridad digital. Las personas y las entidades, privadas y públicas, somos susceptibles de ser atacadas por internet. Todos somos posibles víctimas, y ya no solo cuando usamos Internet para transacciones económicas, sino también porque nuestros datos interesan, o por otras vías de ataque como los que usan el potencial de la Internet de las cosas, ya que conecta multitud de aparatos a nuestro alrededor.

Hemos visto recientemente cómo durante la crisis sanitaria el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) ha constatado el crecimiento de ciberataques. Dado que la ciberseguridad es la piedra angular de todos los servicios digitales es fundamental mitigar estos riesgo, y para ello es imprescindible el desarrollo de las capacidades de ciberseguridad de la ciudadanía, empresas y Administraciones Públicas, así también se generará confianza en la sociedad. 

Además, este aumento de los ataques conlleva el crecimiento de la demanda de profesionales especializados en ciberseguridad. Según el último informe del Consorcio Internacional de Certificación de Seguridad de Sistemas de Información (ISC), solo en Europa se necesitarán 350.000 especialistas en 2022. Y, a nivel mundial, la carencia alcanzará la cifra de 1,5 millones de vacantes para este mismo año. 

Soy muy consciente de la gran oportunidad que tiene nuestro país y de los esfuerzos del Gobierno de España para dotar los recursos econónicos que nos permitan aprovechar estas oportunidades, y esto se ha visto reflejado en los Presupuestos Generales del Estado como nunca antes se había visto. Además la ciberseguridad es uno de los diez ejes estratégicos en torno a los que se desarrolla la Agenda Digital 2025.

Es fundamental seguir poniendo en marcha Planes para el desarrollo de las capacidades en ciberseguridad de la ciudadanía, empresas y Administraciones públicas; fomentar las vocaciones científico-tecnológicas para incrementar las capacidades y dar respuesta al crecimiento del sector y la industria de la ciberseguridad y seguir apoyando al Centro Criptológico Nacional y al Instituto Nacional de Ciberseguridad.

Además, el Gobierno de España está impulsando junto a la Comunidad Autónoma de Castilla León y el Ayuntamiento de León,  la candidatura de la ciudad de León para acoger la sede del Centro Europeo de Competencia Industrial, Tecnológica y de Investigación en Ciberseguridad (European Cybersecurity Industrial, Technology and Research Competence Center), principal instrumento de la Unión Europea para poner en común las investigaciones en esta materia y fortalecer el mercado único.

La Transformación Digital está cambiando todo a nuestro alrededor y debemos movernos a la velocidad que se van dando estos cambios o nos quedaremos atrás y perderemos estas oportunidades para salir reforzados de esta crisis sanitaria, económica y social.
  

Olivia Delgado es portavoz de Transformación Digital del Grupo Parlamentario Socialista en el Senado.