Buscar
07:56h. miércoles, 25 de noviembre de 2020

Y ahora, más que nunca, necesita que se pongan en marcha ayudas e incentivos para sus profesionales.

Estas semanas de confinamiento, nos han hecho reflexionar y darnos cuenta de cosas que, por cotidianas y tradicionales, no le dábamos la importancia que tenía. El contacto con la familia,  tomar algo con nuestras amistades o simplemente dar un paseo. Y no debería de ser un decreto de Estado de Alarma el que nos tuviera que recordar que, para garantizar nuestra alimentación, el sector primario es esencial.

 

Recordarán que hace algunos meses salían a la calle con sus tractores para llamar la atención de la sociedad. El Gobierno los escuchó y ha dado respuestas a sus justas reivindicaciones. Hoy esos mismos tractores, atienden una urgencia mayor, y salen a limpiar las calles. Y además, cada día atienden  los cultivos y al ganado, o salen en sus barcos para que lleguen a nuestras casas estos productos frescos y de gran calidad. En definitiva, ellos y ellas con su esfuerzo, sacrificio y tenacidad están garantizando el suministro de productos en nuestros hogares. 

Es por ese motivo por lo que estoy convencida que la ciudadanía estará ahora más que nunca concienciada en proteger este sector, potenciarlo y darle el valor que merece. El sector primario sigue siendo fundamental en la estructura social y económica de nuestro país. Ayuda a mantener paisajes, la biodiversidad y la cultura.

Por su parte, el Gobierno seguirá trabajando para que tengan mejores condiciones en sus explotaciones y seguirá defendiendo en Bruselas  presupuestos fuertes en Política Agraria Común.

La crisis sanitaria generada por el COVID-19 ha tenido un gran impacto en la economía, muchos organismos apuntan a una intensa caída de la actividad en el 2020, como consecuencia de las fuertes medidas de contención adoptadas por el Gobierno para frenar la pandemia. Posteriormente se estima que haya un repunte a partir del cuarto trimestre y una recuperación importante en 2021, es decir una crisis intensa y corta. Todo ello dependerá de la evolución del coronavirus y los avances en el campo científico, por lo que aún sigue habiendo por delante alguna incertidumbre.

En Canarias, mi tierra, el impacto en la economía será mucho mayor debido a la fuerte dependencia del sector turístico que no se recuperará de la noche a la mañana. Y es ahí donde debemos mirar al sector primario, un sector que supone el 2,8% del PIB nacional pero que en Canarias está incluso por debajo del 2% del PIB y genera algo más 20.000 puestos de trabajo.

El sector primario tiene un gran potencial de crecimiento, por lo que es muy importante seguir poniendo en marcha ayudas e incentivos para profesionales y políticas que activen el relevo generacional y que incentive la incorporación de la mujer.  

También por el sector primario tenemos que ser capaces de hablar, de acordar, de poner en marcha un proyecto de reconstrucción social y económica de nuestro país, acuerdos en los que deben estar también las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos. Pero incluso para que todo esto tenga éxito, es necesario un Gran Plan de Reconstrucción de Europa, y por eso el Gobierno ha trabajado intensamente en defender ante los socios europeos la necesidad de salir de esta crisis todos juntos.

Por último, y no por ello menos importante, están las iniciativas que cada persona puede realizar a nivel particular. Como consumidor puedes apostar por los productos locales. Asistir a los mercados del agricultor de tu zona, solicitar a tu supermercado que tengan productos del país. Con ello también se ayuda a la economía de Canarias y, gracias a la calidad de los productos, también te ayudas tú.

 

Olivia Delgado Oval

Senadora por Tenerife

Presidenta de la Comisión de Juventud del Senado y portavoz de Transformación Digital  del Grupo Parlamentario Socialista