Buscar
14:54h. domingo, 24 de enero de 2021

Parece que ha entrado la ahora de desmelenarse, la faceta de acojonar al Parlamento (de momento), diciendo los "amos" del Sanedrín a las diferentes señorías del Hemiciclo que deben y tienen que ser "patriotas" y sin ninguna duda deben de apoyar los Presupuestos Generales de España, (PGE), porque si no lo aprueban, ¡¡OJO!! al acojono, no nos mandaran el dinero, la pasta, el kurdo, la marmaja, la propina o mejor dicho la limosna que Europa nos tiene asignada. Pero vamos a ser sinceros con lo que vemos, a estos les tiene sin cuidado y van ciegos a una postura que para ellos es inamovible, recibir la pasta. No vemos que importe mucha nada de lo que se pueda estar cociendo, les tiene sin cuidado. Parece que no es con ellos todo este pillaje callejero que se está teniendo por bandas incontroladas que están en contra de lo que el Gobierno ha ordenado que se haga, los disturbios catalogados de "terrorismo callejero" están ocurriendo en Barcelona, Logroño, Granada, Valencia, Santander, Zaragoza, Burgos, y pueblos limítrofes a estas capitales. 

Si se sabe a dónde pertenecen políticamente estas guerrillas callejeras, a qué esperan para frenar esto. Si esto es orquestado por la extrema izquierda sea "bulo" o no, son todos estos socios suyos señor Sánchez, a los que usted avala a cambio de esos votos que le dieron para que su EGOI llegara a Presidente, pero vemos que no se lo dieron para gobernar, ya que esta asignatura la tiene suspendida para la eternidad.

Ha convertido España en un Reino de Taifas, y usted para no desmerecer se ha convertido en el "Sultán Sánchez", amo y señor de la 17 taifas del Reino de la Moncloa, en donde cada taifa manda y hace lo que le da la gana a su voluntad, eso sí, si se pasan será el rigor del Sultán Sánchez el que le mande a un Ministro de avanzadilla, aunque el Sultán no aparezca por el Hemiciclo, Congreso de Diputados, donde debe oírse la voz de la Nación donde se dirimen los problemas del Gobierno, pues parece que solo sirve para calentar las posaderas de sus señorías en los escaños, trabajo infatigable que paga sin chistar el contribuyente.

Nos reímos hasta partirnos la mandíbula de lo que pueda resolver el "Sultán" en las Autonomías Españolas, nos entra la risa floja.