Buscar
14:50h. domingo, 24 de enero de 2021

Es verdad que el miedo que se le tiene a una censura por cualquier Gobierno que esté en el poder es el máximo peligro que estos tienen. Menos con esta censura que se le presentó a Sánchez y que ha resultado ser una traca solo sentida en el mismo barrio del que la explota. Es como si Bretón se hubiera ilustrado con una sesión como la que vimos, y hubiera compuesto por eso "La verbena de la Paloma", que es lo que vimos, un sainete, una reata de improperios y de insultos, perdiendo el Norte del porqué se estaba en el Hemiciclo, se olvidaron que la censura era contra Sánchez y su campanudo gobierno social-comunista, no, Casado arremetió contra Vox (amigos del alma), hasta ayer, porque ya hoy han pasado a ser enemigos irreconciliables, partiendo la derecha que según los analistas han pasado de ser la "derecha cobarde" a ser la derecha traidora, refiriéndose al liderazgo de Casado en el PP.

Todos vemos que está agotada la política y esta alternativa que está demasiado inmadura para que cuaje, aparte que ya no hay tiempo para nuevos inventos. Abascal sabía que las matemáticas electorales no podían ganar la moción de censura esta y las que se hagan, todo el elenco de comunistas, etarras, separatistas, republicanos, partidos minúsculos de izquierda aparte de la base que es socialista, todos juntos es algo en que no se podía ganar, pero encima se han sumado a esa izquierda que se pretendía anular en esta censura, los del PP y Ciudadanos que han sumado el apoyo a Sánchez y sus afines que han fragmentado muy peligrosamente a la derecha de 53 Diputados que tiene Vox en el Congreso de Diputados en esta legislatura.

Pero hay cosas que la ciudadanía está lejos de entender. Si la censura era para airear lo mal que lo está haciendo el Gobierno, darle un toque de atención, como que a diario vemos que Casado y Arrimadas ponen a caldo a Sánchez and company, y ahora cuando es la ocasión de recordarles que así no pueden seguir en esta legislatura (como le recuerda Vox), salen estas dos figuras que nadie del amplio espectro político español y que no entienden nada del comportamiento político que han hecho estos dos CAMALEONES de la política española, haciéndole la "ola" a Sánchez y sumándose a los palmeros de Sanedrín socio-comunista que nos Gobierna. Abascal aunque ha salido bastante tocado, ha demostrado que si quisiera Vox el PP dejaría de gobernar Murcia, Andalucía y Madrid, pues si gobiernan es por el apoyo de Vox, y estos no quieren romper el gobierno de estas Autonomías con la que Casado ha mordido la mano del que lo ha puesto en el poder, esto da pie a que se entiendan el porqué se dice que "amor de político agua en cesta".

No se puede decir a ciencia cierta que la actuación política de Casado haya sido para enmarcar en los libros políticos, ya que perdió las formas, fue de cacique venido a menos, aplaudió a la bancada azul, arremetió contra los que les molesta lo mismo que a él (eso creíamos) en la gobernabilidad de Sánchez, se ha querido erigir como el Pope de la derecha, y no acepta ser bicéfalo de nadie, dos cabezas no sirven para lo que Casado quiere, eso lo dejamos para la mitología trasnochada, la realidad es que, aunque tarde el PP ha querido erigirse en algo que para la ciudadanía y para muchos afiliados ha perdido, y es que no tienen confianza en este momento con ese líder, y su escasa credibilidad ante el electorado

Salvador Barnés