Buscar
00:26h. lunes, 18 de enero de 2021

Somos unos verdaderos corredores con mucho fondo, porque estamos en pleno maremágnum, huracán o ciclón, o dicho como sea, somos la verdadera ""Alegría de la Huerta Nacional", nadie sabe a qué atenerse y menos en donde está. Pero nos preguntamos algo parvulario ¿Con qué cara o gesto de felicidad puede salir de su casa el españolito de a pie cada mañana a la calle?  Esa es la gran incógnita social que se tiene por la razón de que estamos viendo la gran avalancha de impotencia cívica y moral que se tiene, del bandolerismo colectivo que se soporta, en el cual nos tenemos que codear (nos guste o no). 

Todo esto es lo que arrastramos después de ver los diferentes actos devastadores que nos hacen algunos elementos facinerosos, indeseables que todavía muy ufanamente quieren liderar la opinión pública, buscando el aplauso del respetable hacia su persona, para que la ciudadanía vea y sepa los resultados que hacen de su política, no dándose cuenta los muy necios que son un pésimo ejemplo para los más de la mitad de habitantes de este País, que ve con mucha reserva lo que está pasando ya que todos en plan melé piden las más diversas Investigaciones de los altos y más altos personajes publicos, como al Rey Emérito Juan Carlos, a Pablo Iglesias, y altos cargos de la política, toda una manada de detractores a esa política piden a gritos "TRIBUNALES" para encauzar todas estas desviaciones de cauce que está llevando la interpretación de la democracia a niveles personales de gente que quieren estar fuera de nuestra Constitución, aunque hipócritamente digan que creen en ella.

Pues a todo esto el mismo Partido del PSOE se enfrenta a el mismo ya que es a una parte de personajes del Gobierno a los que se les quiere investigar. Todo viene orquestado por esa palabra maldita llamada poder, así de esa guisa grupos políticos como Compromis, Podemos, ERC, Más País y otros de esa cuerda son los que quieren poner en Jaque Mate a la Monarquía, pero se olvidan que tenemos un Estado de Derecho y una Constitución en plena vigencia, cosa que para estos lideres de la política española parece que olvidan a diario.

El órdago está servido, solo falta hacer la jugada ¿convocará Sánchez nuevas Elecciones si no cuaja el plan de diálogo que quiere la Moncloa?, o acaso ¿dimitirá el Presidente?, ya que como su investidura fue rápida y apurada, igual de apresurada puede ser su dimisión, porque la política que se está haciendo actualmente en España, no pasa de ser un "Brindis al Sol".

Salvador Barnes