Buscar
02:53h. miércoles, 28 de octubre de 2020

El palo a Podemos, del cual se tiene que resentir todo el Gobierno de Sánchez, es que en Europa le exigen que saque a "Iglesias" del Gobierno y a todos los socios comunistas. Los líderes de la UNIÓN no toleran, no quieren y se apoyan como una piña para estar en contra de este comunista ramplón (pero peligroso para la UE) que campea por España. Habría una generosidad por parte de este círculo hacia Sánchez, si estos comunistas salen del Gobierno de España

Pero a todo esto nos quedamos atónitos de ver como el Gobierno esta ausente de esta segunda "oleada de esta pandemia". Todo se suma en un perfecto desorden a ver quién pude fastidiar más al otro socio de este Gobierno, ya que cada uno arremete en diferentes direcciones, como Podemos esta obcecado contra la Monarquía, y no piensa aflojar por mucho que grite contra Sánchez y contra Calvo que es la que ha salido a la palestra en favor y defendiendo al Monarca emérito diciendo que "Juan Carlos no huye de nada".

La verdad es que el emérito no está imputado ni tiene ninguna medida cautelar por mucho que se diga Nacional e Internacionalmente haciendo campaña para que el emérito sea citado en breve por la Justicia. Toda la izquierda extremista se alza en clamor y pide que Juan Carlos devuelva el dinero(según dice Colau), ¿ qué dinero?, acaso querrá decir que cumpla como todo ciudadano con la Hacienda pública y declare el dinero conseguido en sus mediaciones y que no ha sido transparente lo que ha cobrado en comisiones, pero no de meter la mano en el "carrito", así que, de que pudiera apoderarse de dinero público '¡nada!, si hay que sentarlo en el banquillo (cosa que dudo) será por la poca transparencia y deslealtad a la Economía española, queriendo hacerle un regate a la Hacienda pública.

El ser Rey no es que te lo den en una tómbola, ni se consigue en las urnas. España lleva 1600 años de Monarquía y por nuestra historia han pasado toda clase de Monarcas que han llevado a España a la banca rota y otros a la grandeza de la Nación, pero nadie ha tenido el valor o la sapiencia de prescindir de las "testas" coronadas, y sin embargo hemos puesto regímenes (aparte de la democracia), Repúblicas, anarquías, comunismo, dictaduras blandas y duras como la de Franco que para todos estos sátrapas ha sido solo un pasar de glorias para ellos que llevaban las riendas, mientras el país pasaba guerras y todo clase de penurias, sin que el pueblo haya tenido la madurez como nuestros países vecinos de estudiar y acomodar un régimen que fuera con la idiosincrasia de su pueblo, ejemplos, cualquier país de Europa, que para eso han sido y son modélicos, mantienen sus monarquías que sin especulación tienen un sitio reservado en el país, aquí somos muy dados a los métodos de Torquemada, pero en estos momentos, el cante lo está dando el Gobierno de España, que en tres meses se han perdido la riqueza de 14 años y 3,5 millones de parados.

Nos lo tomamos a chufla todo lo que nos acontece, como que no queremos ver el despilfarro de sueldos de nuestros políticos que doblan en cargos a cualquier país de la UE, teniendo un 30% menos de población. Toda una ensoñación de mentiras y de querer ser lo que no somos, aunque nos guste ver a nuestros políticos en coches blindados, carrozas por Madrid al Palacio Real a la usanza de cuentos de hadas, esto nos gusta, pero más nos gusta sacarle punta a cosas que son totalmente romas.

¿Para cuándo esos referéndums que tanto pidén para la Monarquía, y por qué no para saber en que van a quedar los ERE, Puyol, todo ese clan de mafiosos, narcos y mantenedores de la prostitución, tampoco se ha acabado de saber de los Gobiernos de Rajoy, qué pasó con todo esto?. Y sin embargo es escándalo público y nos dedicamos sin demora a hablar del emérito de que se ha "perdido" y sube el pan, y dejan un camuflaje de tinta de escándalo que lleva el emérito, y no nos interesa saber que tenemos a toda una fauna, considerada la mayor de Europa de corruptos y delincuentes saboteadores del dinero público, y les hacemos la "ola", o todos moros o todos cristianos, ¡¡Aclárense!!.

Salvador Barnés