Buscar
00:11h. Jueves, 02 de abril de 2020

¿En qué división jugamos para la EU?

Que toda esta confusión de Gobierno que tenemos y con los fracasos sabidos, son caldo de cultivo para alimentar a los extremistas y separatistas, esto es un innegable hecho. El modelo neo-liberalista asiste al capitalismo de acumulación, eso hace que esta crisis tenga tendencia a enturbiar más si cabe a las clases sociales, por ese gran desequilibrio globalizado que peinamos, que como vemos tiene toda una tendencia a robotizar la sociedad haciendo peligrar todo el sistema económico que nos asiste.

El capitalismo ha pasado y pasa por momentos de excesos. Socialmente se nota que hay menos responsabilidades, y si esto sigue así (casi seguro) sin ser prioritario, sin duda peligre la democracia y cualquier cosa se puede llegar a esperar de este resultado.

Esta crisis sanitaria que tenemos y después de ver las partes oscuras que son las que nos han metido en este caos, nos puede llegar a conducir a una descomposición de la democracia que tenemos, por mor del desequilibrio político que se tiene.

Todo viene orquestado por deficiencias de no haber tenido ni visión ni haber sabido reaccionar políticamente. España no reaccionó a tiempo en el momento que los neo-liberales tenían la batuta, ya que ellos eran los que tenían un capitalismo de acumulación, del cual hemos visto que pervirtió a esta sociedad que aspira a algo natural y con entrada para todos, esa es sin duda la democracia que tenemos en la cual apostamos para tener plenas oportunidades sociales y políticas, y no llevar a los asalariados a tener que depender de ellos mismos, tanto como autónomos o como PYMES, frente a esos gigantes de las Empresas que son las que hacen los "ajustes" a su medida y más en este Sur de Europa que vamos siempre a remolque de los diferentes modelos financieros y sociales por nuestros socios de la Unión Europea.

Estamos en un laberinto de "posicionalismos"  que no se encuentran, solo y a todo entender parece que prima el corporativismo brutal que existe y la acumulación del capital y del poder, que es en donde se ve el autentico embate para mejorar (no la sociedad), solo para las personas o núcleos que este sistema representa.

Este es el empujón que se da a la ciudadanía que cada día duda más del sistema. Muchos de ellos se echan a los brazos de ideologías, separatistas, independentistas y de otras ideas que estaban casi enterradas. Hoy estas posturas hacen que se busque algo nuevo, que les haga ser participes en el progreso que se vive.

Parece que solo se sirve a palabras que están en pleno uso como Globalización, pero sin embargo se está perdiendo algunas máximas que se nos dio al entrar España en la Unión Europea, ya que esta nos decía "Europa no es un mercado, es un proyecto". Con el tiempo que llevamos dentro tendrían que haber rasado a todos por igual en la UE, ya que nadie quiere ser europeo de segunda, y es lo que nos hacen sentir, menos a la hora de pagar que somos de primera.

Salvador Barnes