Buscar
15:01h. domingo, 24 de enero de 2021

Son tiempos muy extraños en política y que han derivado en lo social. Ya no hace el votante o simpatizante de un Partido una piña con su líder, hoy todo esto está lleno de agujetas y es el mismo Presidente del Partido, el primero que no goza de la comunicación con sus afiliados y simpatizantes, sin contar con el mismo núcleo del Partido que declara su enojo a la mínima que se mueva el Presidente para decirle en el error que comete con demasiada frecuencia, y lo lejos que está de la Baronía socialista.

Lo estamos viendo a diario en el PSOE, que ya dicen los del viejo Sanedrín socialista, que el Partido hoy tiene propietario y no es otro que Pedro Sánchez, ya que se aparta de la ideología centenaria del PSOE, él solo se reviste de su "sancta sanctórum" para no ser menos en el ámbito político y no querer sumar la frase del "Tú más".

En este momento parece que están en alza los Presidentes de los diferentes Partidos políticos, traemos ahora a Pablo Casado, líder de lo que queda de la derecha, tradicionalista, moderada, poseedora de que España es "un destino en lo Universal" Presidente de un Partido como el Popular (PP), pues él parece ser el artífice de la espantada general que está teniendo muchos afiliados que se están dando de baja.

Un Partido como este, pilar que ha sido en tantos años de ese "Bipartidismo", del cual el PP ha estado mandando en España desde la Transición muchos años con el PSOE, hoy vemos que se empieza a bostezar, tiene ya muchos detractores en sus filas y nadie aporta soluciones, y menos aportan nombres para darle bola a Casado, porque ven esa altanería pija de Génova en la que se ha convertido la cúpula del PP. Hay poco ya que rascar,  después de algunos acontecimientos ocasionados para pensar que se puede volver a gobernar en España. Ya no le hacen la "ola", más bien le hacen "pedorretas" a razón de su excesiva actuación que hizo en el Hemiciclo en su discurso de censura, que era para el Gobierno de Sánchez y Casado lo confundió y la hizo en contra de Abascal.

En estos momentos pintan bastos para Casado, ha traicionado el apoyo que Abascal en las Comunidades en donde el PP gobierna con el beneplácito de Vox. Pues va Casado y se lo carga a lo Cayetana.

Se arrepienten muchos del apoyo que se le dio a Casado frente a Soraya, aunque es un Presidente algo "bufa", porque el que mueve los hilos de su conducta y política es Aznar. Este bofetón de Casado a Abascal lo han catalogado de cobarde y de traidor, y el electorado ya está castigando al PP dándose de baja de ese Partido y engrosando a Vox.

Eso fue un golpe estúpido de una política rocambolesca y fatua donde las haya, ahora vea en donde pide ayuda y consejo a sus mentores que algo habrán visto en Casado que tanto lo han exaltado para ahora despeñarlo. Le van a pasar tantas facturas del Partido que le va a ser imposible atenderlas a todas y menos pagarlas al precio que se presentan, porque sus amigos, ahora ya no están para esto, ni se les espera.

Salvador Barnés