Buscar
10:14h. lunes, 30 de noviembre de 2020

Esto que estamos viendo es solo un adelanto de lo que en cadena puede resultar es que pase como lección, a tener en cuenta para todos aquellos que presumen de tener una tabla de salvamento para todos los males que se haya hecho en política, tanto la izquierda como la derecha. La máxima en estos momentos de confusión política es aprender de unos y de otros, esa es la mejor terapia social que podemos tener, ya que se tiene el mantra que dice que "quien se salga del entorno político no sobrevivirá".

Como hemos visto estos días de plenitud electoral Norteamericana la tarima de Trump ha cedido por su base, han sido demasiados enjuagues, despidos, personalismos, el republicanismo demasiado personalizado revestido de una prepotencia y desprecio a casi todo, y eso ha ido minando y carcomiendo las maderas de la gobernabilidad de Trump, viniendo todo el sistema abajo y dejando un mal sabor de boca y una forma barriobajera de perder unas elecciones al buscar rendijas en donde parece que no las hay.

Todo en donde gobierna la democracia más vieja del mundo moderno ha quedado un entredicho entre magnates y una derecha trasnochada que ha hecho un enorme estruendo en su derribo que ha sido histórico.

Pues un calco a esto le puede ocurrir a España. La mayoría de barones y afiliados al PSOE, no acaban de conectar con la política de Sánchez, que dista muy mucho de las bases socialistas, y lo que más les duele y les extraña es que Sánchez le ha entregado el poder al partido comunista liderado por Iglesias que sigue intentando poner patas arriba todo el Orden Constitucional, sin querer darse cuenta Sánchez a que esto arrastraría a la sociedad española a un estallido social del que nadie quiere.

El verdadero 'poder está en que el Presidente se sienta apoyado y aceptado por la mayoría de ciudadanos, ese es el que queremos para España, Creemos que siempre hay tiempo para enderezar el rumbo que ahora va perdido con estas posturas y actos extraños que hace Sánchez, que de seguir así de "sobrado" le pasará como a Trump, eso es lo que le están aventurando los analistas nacionales y de la UE, que sigue de corto el manipulado gobierno socio-comunista de Sánchez, y ya no aceptan esos inventos de los cuales tienen los europeos malas experiencias, y no es difícil entender que están proscritos los Partidos Comunistas y Nazis en toda Europa, pero aquí parece que esto no ha hecho mella y seguimos jugando a la ruleta rusa.