Buscar
19:54h. Miércoles, 26 de febrero de 2020

LOS "GOLFANTES" EN ESPAÑA

Gota a gota, como un tormento chino es en lo que nuestro Gobierno en funciones está haciendo a toda la ciudadanía española que está en una perfecta Torre de Babel, al no enterarse de las mil (movidas) que se tienen en su "petit comité", y pasa como el "cornudo" es el último que se entera en este caso el ciudadano no sabe lo que se cuece y en fin lo que se ha cocido.

Todo hace ver y esperar que se va a complicar las políticas torcieras que van en manada por los trepas que quieren gobernar a toda costa. En principio no se debe de consentir que se decreten indultos a golpistas y para nadie que haya atentado contra la unidad de España y con las vidas de muchos españoles (ETA), y encima tener que aguantar los desplantes y bravuconadas del Gobierno de Torra acompañado de la sombra draculiana de Puigdemont, que si se fuera honesto con estos desplantes que le hacen a España, debería ya de ser historia para no repetir por lo vomitiva que es, así que debemos con urgencia de retomar la buena política demócrata del bienestar, desarrollo y empleo, lo demás si se acepta se tendrá que lidiar con muchos problemas que eso ocasionará a la parroquia civil, o sea al pueblo que ya está hasta los mismísimos de callar y esperar a que esto escampe.

La opinión pública es severa y será contundente, porque ya no queda tiempo ni cuajos para tragar semejantes sapos que nos brinda el Gobierno a diario. Pero la idea de la política y en querer medrar rápidamente trae que no sepan ni quieran llegar a ser buenos servidores políticos y de airear sus programas que deben de respetar y cumplir a rajatabla, y no esperar a que el poder acabe con tener mafias políticas de pleno poder.

Pero vivimos un "golfismo" y no del deporte del golf en este país, donde esta rama se practica en demasía y se pasan por el forro el sacrificio de los votantes que le han dado su confianza con su voto. La meta de estos "Malandros" es hacerse ricos rápidamente, y ser intocables procurando ser aforados, para dar el pego a todos los acontecimientos que pudieran ser algo oscuros y les pudiera caer y acontecer judicialmente, pero lo peor de todo esto es que contaminan todo lo que tocan, las nuevas generaciones no van a entrar en esas políticas trepas, entienden la política como un servicio público vital para la buena marcha de una Nación, y por eso estos ejemplos de puro "bandarra" es una vergüenza que un país como España con un extraordinario pedigrí tenga que aceptar todavía a estas alturas a elementos perniciosos como los que toleramos.

Salvador Barnes