Buscar
07:00h. viernes, 29 de mayo de 2020

LA MAYORÍA CONTRA EL PRESIDENTE, NO CONTRA EL PSOE

Algo a tener muy en cuenta, más que todo para todos aquellos que ven en una protesta un acto fascistoide y anormal, y como es lógico no es así. Una protesta que empezó en el barrio Salamanca, (dicho vulgarmente por ser pijo) el pasado lunes, se ha esparcido por casi toda España, incluso por aquellas Comunidades en donde el Partido Socialista tiene su gobernabilidad. Esto es algo que se tiene que tener en cuenta. Este fin de semana algunos de los más conocidos analistas políticos han derivado en sus opiniones que el Partido Socialista debe de tomar con mucha prontitud estos avisos poblacionales, y más en la situación caótica en la que vemos que esto va a deparar en breves fechas si el Gobierno de Moncloa no acelera su política y deja en el dique seco a sus socios que no están dando la imagen que el pueblo quiere y para muchos de aquellos que votaron esa política están en la fase del desaliento y de la equivocación por haber dado entrada y su voto a gente que han sido para la política española unos "trileros".

Nadie está pidiendo algaradas ni manifestaciones violentas, pero si se tiene que estar ya pensando en unas Elecciones Generales, rápidas y concisas, sin  triunfalismos baratos de posiciones a lo señorita "Pepis". La idea de esta solución pasa por dos posturas, o elecciones democráticas, o dar entrada a protestas que pueden estar controladas, pero que nunca se sabe como se acaban, estas manifestaciones que se presume que en el fondo de estas, está la desconfianza, la pobreza que se ve venir, el paro galopante, la misera economía y la gran penuria que tiene la ciudadanía con ese Gobierno de socio-comunistas.

Nos es contra el Partido Socialista Obrero Español las protestas actuales que vemos que está haciendo el pueblo, no vemos ninguna pancarta contra el PSOE, pero si contra Pedro Sánchez, de las mil y una forma, tanto a él, como a su nefasto socio, enemigo público para un altísimo porcentaje del pueblo español. No hay que dejarlo esto en aguas de borrajas, la situación está empezando a ser extrema, y todos queremos peinar y seguir teniendo una democracia sana y con todos los tintes de la mejor convivencia, ya que después de este "palo" que hemos recibido nos merecemos tener mejor visión y ver un horizonte limpio sin nubarrones de malos políticos que están hundiendo nuestra sociedad.

Salvador Barnés