Buscar
05:54h. martes, 20 de abril de 2021

Seis modelos a desfilar para la comunidad de Madrid

Después de hacer esta pequeña encuesta entre amigos, conocidos muchos militantes, colegas y militantes del "anterior PSOE" tienen en una común opinión de analizar el momento en que se encuentra Pedro Sánchez después de todos los avatares que ha tenido que soportar, en parte por su sabida arrogancia en demostrar lo que muchas veces no sabe, y decir y vaticinar hechos que ni por asomo están aceptados y sin embargo para él esto de acabar con el Estado de Alarma es cuestión de fechas.

Pero el culebrón del Gobierno de Coalición sigue a buen ritmo, ahora con ese "desplante" de Iglesias ante su Gobierno y darle el esquinazo a su Presidente, ya que el Vicepresidente Iglesias no se muerde la lengua al decir su postura política frente al Gobierno de Sánchez, con algunos encontronazos con sus Ministras que han tenido que soportar entre sus compañeros de Gobierno.

Pero todo ha estado como un satélite girando en torno a Sánchez, el escándalo de Barajas con su Ministro Ábalos, el enfrentamiento de Marlaska con mandos de la Guardia Civil, teniendo que salir el Presidente a la opinión pública para decir la "fe" ciega que tiene con su Ministro de Interior. Le sigue a Sánchez esta novela por entregas del folletín catalán, que sigue sin estar en activo su Gobierno, después de darles a estos lo que en sí no se puede dar por el Gobierno Español.

Estos disidentes independentistas de estas últimas elecciones catalanas que de seguir en esas posturas secesionistas empezarán a sangrar más a España en breve (según el criterio de analistas políticos). El enfrentamiento dialéctico político entre Sánchez y Casado, empieza a cansar al respetable, porque no se llega nunca a una cooperación eficiente, ambos, mucha sonrisa y luego abandono total de las posturas a realizar.

Todo ha sido una pecata minuta al lado del "boom" de la salida del comunista Iglesias para arrasar (según él) a la política fascista que lleva Ayuso en su presidencia comunitaria, así que para la ilusión de Iglesias es tratar de quitarle el mando en Madrid a Ayuso (todavía hay gente que cree en milagros).

Así que la campaña está servida, un serial político a cargo de unos líderes que avisan que la carrera será dura, larga y truculenta, todo esto orquestado por estos 6 maestros del descuido político que van a intervenir en una batalla marrullera según dicen algunos de ellos. Pero cada espada demostrará su clase para acabar siendo el único que hará el "paseíllo" hacia la "poltrona".

El 4M será sin duda el rejón de máximo castigo que tendrá Sánchez después de los malos momentos que le generaron Murcia y Castilla León con sus mociones "ñoñas" que no llegaron a prosperar, ninguna para apear al PP del mando, y ahora podría ser Madrid la culminación de esa sonada derrota.

De esta forma la credibilidad del Gobierno de Sánchez sigue estando en el alero, le han crecido los enanos, porque todos son "figuras" nadie quiere ser aprendiz, y encima sus mismos correligionarios de gobierno no le tienen como referente. Así que la situación tiende a que se tambaleé el "kiosko", y eso hace vislumbrar que no puedan estar muy lejos las Elecciones Generales.