Buscar
07:16h. lunes, 28 de septiembre de 2020

Las genialidades de Sánchez nos pueden traerle toda clase de desdichas del mundo, ya que el ciudadano está más que harto de permitirle sus devaneos políticos y de que empuje al País a un paro exacerbado y una pobreza galopante por sus nulas planificaciones en la política social española, y más con esta pandemia que se sufre.

Pero todo se le apila, no hay nada de lo que expresa o hace que sea aplaudidle, aparte de sus palmeros puestos a dedo y que están en la obligación de hacer la "ola" al Presidente. Hay que ser muy despreciable y ver lo que ha sido lo más desagradable que se ha visto y que pasará a los anales de los ruines de la galería de los odiados. Llevamos casi 50.000 muertos por ese Covid 19 y con bastante a regañadientes por parte del Gobierno se pudo hacer un día de luto del Estado para esos fallecidos.

Y se suicida un asesino orate, criminal, una rata terrorista y Sánchez se pone distintivo de luto y pone cara compungida porque se suicidó un amigo de los que le dan el voto a él, o sea los proetarras de BILDU. Pero todos estos hacen falta para aprobar los presupuestos del 2021 que ya están ideando los recortes extremos que saldrán de las ideas de estos gobernantes "bufa" que tenemos. No se resignan al tsunami que nos ha traído el Covid 19, que ha dejado casi agonizante la economía de España. Sánchez nos va a dejar solo con el "casi" y nos dejará en la agonía pura a no ser que alguien diga BASTA ya a este Circo.

Así se hace esta política, se congratuló con sus socios-amos de Europa, que aunque nos meta a todos en este invento, piensa dejar un retén de buenos menesterosos que sean amables con la población por si lo suyo no tiene garantía. Si quiere recibir los 140.000 millones de euros del fondo europeo, tiene que acelerar todos sus recortes públicos, de esta forma sería la política de vestir un santo para dejar en pelotas a otros (al pueblo).

En el punto de mira tiene a las pensiones, subir impuestos (todos), bajado de salario a funcionarios. Pero sin embargo no soluciona las colas de hambre, el que no pague los ERTES y las inmigraciones que llegan con pateras incontroladas. Aparte de no saber dar la cara y pasar del todo con la industria turística que está rozando la quiebra, el Gobierno está viéndolas pasar y haciendo caso omiso a la hecatombe social que tiene ya España¡¡Y USTEDES LO SABEN!!

Salvador Barnés