Buscar
15:20h. martes, 29 de septiembre de 2020

Yo creo que queda más "educada" la frase del comunista Iglesias cuando le dice al Presidente Sánchez y a su elefantica corte, de que estoy "hasta el moño" de tus devaneos. Por eso se ha recogido esa coleta obsoleta y de aspecto mugriento, y se ha plantado un "moño" a lo Gengis Kan ( pero con menos atributos que el Kan). Suena mejor esto que lo que decía este elemento antes al decir "estoy hasta la coleta", sonaba absurdo y barriobajero. Hay un fervor popular en saber en que pasa el tiempo este Faro de la Sabiduría comunista, demócrata de pastel, comisario de checa, que se ha erigido por la gracia de Sánchez en Vicepresidente de nada, de un Gobierno bufa, del cual la mayoría de ellos son tiburones entre cortinas, porque no tienen la sapiencia suficiente para gobernar un país soberano como España.

Este engendro de comunista por lo que vemos pretende enseñar a todos desde los diferentes púlpitos que él mangonea en la televisión ahora que ha metido a la mayoría de podemitas en la dirección de Televisión Española, la otra televisión, la guarra de la 6ª (la sexta). Vive solo para hacer trampas, conjuras, traiciones y extorsionar a los que puede (a Sánchez en general), así pasa en parte su tiempo en especular el poder que le han dado por saber conspirar y enrollar a mediocres como Sánchez. Iglesias no traga a nadie que no esté en su apestada onda chavista.

Es algo contra natura, algo amorfo que hará todo lo posible por reventar estos presupuestos que se presentaran del 2021, nos ha tocado a este pueblo nuestro tan entregado una desgracia con dos patas y un moño, que tiene el apercibimiento de que somos todos unos borregos y que nos va a acojonar algo más en cuanto pueda tener algo más de poder.

No se puede tolerar que este tiburón de la democracia, le plante cara al Presidente del Gobierno (igual a este le pone). Va de matón, de perdona vida, se jacta de haber avasallado a su Presidente, obligándole a que Sánchez le pidiera perdón a este aprendiz de político, chanchullero y traidor, ¿quién es el presidente, Sánchez o la "moños"?, una necesaria pregunta que se hace el pueblo después de ver estas asonadas ramplonas que se quiere dar "la moños". Antes de los albores de la democracia, cuando todavía se olía a cuartel y el orden era el plato del día, a estos elementos, ignorantes, arribistas zafios, intolerantes y especuladores de opiniones siempre hechas a la sombra del poder establecido, se les llamaba "paseantes en Cortes" otro de los miles de oficios inútiles que los españoles creamos.

Pero algo bueno se ha hecho, y ha sido no dejar salir al comunista con esa pinta actual a representar a España ni a representar nada fuera de nuestras fronteras (las tenemos todavía), porque de este engendro nada vale, ni su figura ni su política sirven para nada.

Salvador Barnes