Buscar
11:17h. Domingo, 24 de Septiembre de 2017

El paso atrás de los "valientes" del ERC

La verdad es que nunca de traidores ni cobardes se escribió la historia si no ha sido para despreciarlos y pisotear hasta el nombre que envilecieron en toda su trayectoria. El vicepresidente de la Generalitat, a si como el secesionista Joan Tarda, ya están perdiendo el "culo" pidiendo al Ejecutivo español que aunque falten dos semanas se podría tener alguna arreglo ante este Referéndum del 1-O.

Con lo cutre que es este elemento en política, y lo bisoño que se comporta ante su escaparte catalán independiente, que lo ve como un elemento sin nada que ofrecer a su población secesionista. A este lacayo habría que colocarle esa máxima de Churchill que le planto a una representación nazi diciéndoles" Entre la guerra y el deshonor. habéis elegido el deshonor, y tendréis la guerra". Viene esto a la palestra porque hay que ser tolete como es este payo que va blasonando ahora su democracia inamovible, después que ha visto que se ha suspendido la Ley  de Transitoriedad, que quería consumir la ruptura con España, y cuando ya sabe que el Trapero, jefe de los Mossos tiene que acatar las ordenes que marcan nuestros Jueces y Fiscales, ahora ya se siente mas españolista. Lo malo de todo esto es que la cosa no quedara solo en el marco catalán, se expandirá, y ese sera el gran problema que tendrá que resolver el Ejecutivo de Rajoy, porque ,el primer toque ya se lo han dado los vascos que le dicen que "según  se porte el Gobierno en Cataluña tendrán el voto para los próximos  Presupuestos del Estado del 2018"-

Todo un gran nido de extorsionistas, cobardes, farsantes, vividores, anarquistas, secesionistas, parásitos, gente sin sentido común ni ley que acaten, esto es lo que pulula por España, y volvemos a decirlo por enésima vez,  se están  dando palos de ciego, no se nos respeta, porque el maestro no impone respeto, el Gobierno de Rajoy no creo que de este comportamiento político suyo, tendrá a alguien  que escriba un tratado socio político de  su comportamiento frente a la burla y el escarnio que nos están haciendo el secesionismo catalán, sin que mueva ni un músculo para frenar ese atropello contra nuestra Constitución. 

Salvador Barnes