Buscar
02:16h. miércoles, 28 de octubre de 2020

Ya sabe que está más lejos ese sueño de querer ser "lo más de los más" en España, después de jurar y perjurar ( pues de este trabajo cobró) de que España sería un País "chavista, que tendría una buena entrada el Islam, y que de nuevo abrazaremos el comunismo", todo una fantasía de un ridículo orate para más señas. Todo esto tenía que ser España en cortísimo tiempo, para eso se les dio a toda esta caterva de, chavistas de parásitos antiespañoles, comunistas entre otras lindezas sus buenos dividendos para que arrastraran sus miserias por sus tristes vidas, la de Iglesias y toda su corte de inútiles que le aplauden (aunque cada vez menos).

Sánchez, se lo ha comido, como se come un bocadillo de cerdo. De toda esa camada de UP, la única que salva los muebles es Yolanda Díaz, que aboga por trabajar en su política laboral (se equivocó de Partido). Pero hay que ser tonto de baba para apostar por un perdedor como Iglesias, con innumerables problemas judiciales, y según la fiscalía indicios de que tiene nuevos delitos en las cuentas económicas de Unidas Podemos ¡¡Vaya Joyita!!, Tiene más cuentas abiertas que un rosario ese sátrapa, denuncia falsas por retener presuntamente seis meses un móvil de su compañera Dina, aparte de más historias que le van aflorando cada día a este"iluminátis".

A esos sueños fantásticos de este bárbaro político le falta mucho que aprender de su nula política que nos ha llevado a buscar resultados económicos que nos tiene a España acogotados por sus malos encauzamientos políticos que nos ha llevado a tener una mastodóntica industria de políticos, y que por lo que vemos cada día se agiganta más, y están consumiendo cerca de 25.000 millones de euros año. Razón de más para que empecemos a eliminar esta industria inútil que tenemos que es una total rémora para esta sociedad española medio embargada y con infinidad de grietas por culpa de esa gigantesca pérdida de dinero que gastamos en algo que solo nos da vergüenza por aceptarlo y en mermar pérdidas a las arcas públicas.

Todas las partes políticas de la oposición están pidiendo sin demora la dimisión de Pablo Iglesias de este Gobierno Frankenstein, Sánchez debe de ser equitativo y aplicar el mismo rasero que utilizó para exigirle a Felipe VI la salida de España del Rey emérito. Pues ya sabe Presidente el método a seguir con ese impresentable de Iglesias, no se debería de desdeñar un adelanto electoral, de esa forma las "costras" que tiene este Gobierno con sus coaliciones y socios, desaparecerán por bien de España.

Salvador Barnés