Buscar
02:21h. miércoles, 28 de octubre de 2020

No son soflamas de aburridos, porque podemos acabar todos haciendo cola en Cáritas. La máxima de la anacoreta es "Clamar en el Desierto". Esto viene a coalición por el motivo de que se ha llegado a estar hasta el hartazgo de que las Asociaciones de Hostelería, Asociaciones de Turismo, Asociaciones Empresariales y un buen plantel más de profesionales del turismo, están solicitando desde hace tiempo a las autoridades que se obligue a hacerse pruebas sobre el Covid 19, que se den pasaportes sanitarios, para dar entrada y anular el que alguien tenga el recelo de venir a Canarias.

Esto tiene que ser destino seguro, necesitamos como el oxígeno tener la actividad turística. Pero nos han hecho cargar en negativo la temporada de verano, por lo que deducimos que no les interesa implantar la seguridad que demanda el turista. Sin querer ser cansino repetimos que ¡¡Canarias, tiene que ser un destino seguro!!.

El que nos visita tiene que tener una plena confianza en nosotros, y para eso hay que ofrecerles la seguridad sanitaria en todos los puntos de entrada en Canarias, Puertos y Aeropuertos, no dejarse dormir a lo "banano" esperando a que alguien arregle esta situación. El acojono es mayúsculo, se habla con los altos mandos del Sanedrín Autonómico Canario, y están todos plegados, como loros temblorosos con Madrid.

¿Dónde se ha visto semejante tibieza política y orquestada por tan nefasto mando? pero sin ser catastrofista, aquí se va a pasar necesidades sociales con un paro creciente, en la economía y la debacle de todo esto será para Canarias, este hundimiento para ellos (Madrid) solo lo verán como una desgracia colateral que ha traído esta pandemia, Canarias tiene que defender a más de 2 millones de canarios, no a las políticas de otras Autonomías que en nada nos pueden importar, tenemos que buscarnos nuestros clientes para sobrevivir y tenemos que atajar al máximo de empeño en este contagio que ya está dejando lo que nadie podía pensar, que llegara a estas alturas la pobreza, miseria y desgracia, en donde se aplaudía el éxito y la industria turística bien elaborada por expertos profesionales

La temporada alta de invierno que para Canarias es el maná de la industria turística, está a punto de empezar, estamos en "capilla", pero mal se van a poner las cosas si no se aprieta el acelerador y se deja en punto muerto esa pleitesía y el" enjabonamiento" al poder central de Moncloa. El gran riesgo está llamando sin demora, y trae de la mano el caos que asoma para Canarias, si no ponemos los puntos sobre las íes y damos un timonazo de fuerza de lo que es Canarias para el concierto Europeo del Turismo. No queremos ni aceptamos" Viejas del Visillo".

El canario es audaz y resolutivo pero ya es el momento de decir ¡¡BASTA!!, hasta aquí hemos llegado, no más excusas ni mentiras políticas.

Salvador Barnés