Buscar
14:52h. domingo, 24 de enero de 2021

La inutilidad de la mayoría de los Ministerios de este Gobierno Frankenstein para el fervor popular que les tiene la ciudadanía a la mayoría de ellos con algunos de estos cariñosos epítetos cuando hablan de ellos, como "superfluos, bufa, que son de escaparte, de pegote, que dan mal ejemplo, que no tienen metas sociales, y obedecen a la voz de su amo". Es sin duda el peor plantel de Ministros, desde Cánovas del Castillo, mucho peor que la mayoría de Ministros que tuvo todos los Gobiernos de Franco, que lo único que tenían que ser era leales al régimen (demostrado) para seguir cobrando y tener prebendas y estar a lo que dijera el "Pardo".

Pero estos que pululan por la Moncloa de este Gobierno arrastrando sus carteras, rayan en el esperpento más atroz y dañino para la democracia. El Ministerio de Garzón, ¿qué hace ese elemento en Consumo? (no sabe nada). El Ministro de Universidades, ¿ha traído algún modelo educacional a seguir de Oxford, Cambridge u otras prestigiosas Universidades? NO, demostrando así el Ministro su nula preparación y formación política. La Ministra de Política Territorial, es incapaz de enterarse que estamos en un régimen de Autonomías y no Federal, la señora Darías está desfasada, ni idea de lo que lleva esta Ministra de ocasión, cogida por Sánchez a lazo.

El Ministerio de Igualdad, ha estudiado la palabra y ha quedado en "IGUAL-DA", chapotea de continuo en un charco, en donde los únicos que se ahogan en él, es el contribuyente que paga los caprichos y excentricidades de la Ministra, y el de Interior, nos remitimos a las continuas algaradas callejeras que se suceden a diario para ver su nulidad ante atajar estos atropellos. Aprobamos con un cinco raspado a la Ministra Montero Hacienda, pero le falta mucha preparación para que llegue a entender ese Ministerio, también para Calviño al estar muy cerca de la cúpula europeísta está en un sitio adecuado para la función que cumple. Los demás cargos son muy poco interesantes con sus actuaciones, a veces poco dignas de un político, pasan con más pena que gloria ante esta sociedad expectante que no acaban de entender para qué están en el Gobierno

Solo se salva de esta"Falla" el mejor actor, el encantador de serpientes, embaucador de masas, el Capitán Araña, nuestro Presidente Sánchez, que es un nadador nato, y medalla olímpica en donde las haya, ya que llega a todos los charcos, y no se moja en ninguno

¡¡Chapo, Aló Presidente!!.

Salvador Barnés