Buscar
14:13h. miércoles, 28 de octubre de 2020

Lo primero que se debería de investigar y llegar a conocer, es con quién del Gobierno de Sánchez casa el Vicepresidente Pablo Iglesias, que aparte que no tiene apoyos y simpatías en la mayoría de la gente del PSOE, es que hasta en la oposición tampoco se le tiene ni admiración, ni personal ni política. Solo ve amigos que él mismo ve y tiene este comunista de ocasión, que ha tratado y trata de inculcar el chavismo hacia España, pero debería de haberse dado cuenta que siempre en este País nos ha dado un ataque constante de risa mofa y befa todos esos regímenes bananeros recubiertos de dictadores vestidos con grandes bandas de colores en sus zafios uniformes genocidas para su propio pueblo, y a los representantes bufa como Iglesias que los han representado políticamente.

Pues a eso es a lo que aspira ese comunista ramplón de Iglesias, no es de extrañar que muchas de sus señorías del Congreso de Diputados le hacen "pedorretas" por delante y por detrás cuando asoma su decadente figura por el Hemiciclo.

Si Iglesias desafía a Sánchez votando contra el pacto que se pretende hacer con Cs (ciudadanos) para los pactos de los presupuestos del 2021, tiene el tiempo cortado, porque o Sánchez le da puerta a Iglesias y a sus ministros, o Sánchez tendrá que jugarse su presidencia al no poder sacar los presupuestos llamados también "el cadáver", por el tiempo que se tienen en vigencia y por venir de otra legislatura con otro Gobierno.

Pablo Iglesias juega a ser el redentor de la nueva política de España y el paladín destacado del chavismo en Europa. 

Se decanta a que sea ERC el que firmará los presupuestos, un partido como ERC que tiene más golpes que el "plato de una loca", ¿de qué presumen estos republicanos catalanes?, cuando su líder está en la cárcel por malversación y sedición, su secretaria general esta huida de la Justicia, y su vicepresidente de Aragón sigue ladrando diciendo que la Familia Real Española es una "organización criminal", vaya cartel de Partido y elementos deleznables que lo militan.

Todo esto se sigue viendo con lupa por la Unión Europea, la mayoría de socialistas y muchos mercados internacionales aceptan ese juego con España con ese ir y venir con los pactos con el comunista Iglesias y el reducto radical de jugar a los indultos soberanistas en el caso de ERC, los pactos con el comunista Iglesias y el reducto izquierdista radical, todo esto no está bien catalogado ni aceptado por nadie en la UE. El pacto de Sánchez con Cs es imprescindible, hay que abordar la crisis económica brutal que tenemos, y tener todo el apoyo de la Unión Europea.

Si no es así tendremos que ir a un acuerdo Nacional entre el PSOE, Cs y el PP, de esta forma se suman 220 escaños, con lo cual sería suficiente y aplaudido por la UE, y sin duda por la mayoría de españoles al ver y sentir que se abre una gran ventana y entre un aire diferente, poderoso y limpio de impurezas.

Salvador Barnés