Buscar
20:33h. Lunes, 17 de Junio de 2019

VALLE - INCLÁN EN EL HEMICICLO

Si, porque era como ver al viejo dramaturgo en vida, al estar sentado en el sillón del presidente de Congreso, ya que el que estaba era un puro calco de D. Ramón. Pero en lo demás, en como se desarrolló la sesión tuvo mucho de una parte de la obra Luces de Bohemia. Todo fue en si un puro esperpento de sesión, desde el tumulto de señorías apelotonadas sin dejarse pasar a sus escaños, todos de "cháchara" como en un mercado de pueblo oyéndose decir por encima de tanto murmullo la voz del doble de D. Ramón decir que tuvieran orden y ocuparan sus sitios, así lo dijo tres veces, y una para llevarle la urna al escaño de Echenique para que votara, una apertura del Congreso al más puro estilo chabacano pueblerino, deformando la realidad que tenia el acto, haciendo una burla al sistema y a la democracia por mucho que se esfuercen en decir lo contrario.

Hemos llegado a lo que hace tiempo alguien ya dijo, "acabaremos ensalzando al sinvergüenza y al que roba al contribuyente". Esto ya lo estamos viendo, porque alguien tendrá que decir a la hora de impartir la enseñanza a nuestros jóvenes universitarios que estudian carreras jurídicas y políticas, como se tolera a golpistas, delincuentes al Estado de Derecho se les da la entrada a un Hemiciclo en donde solo campea por encima de todos la ley y nuestra Constitución, menos para estos sátrapas que se mofan, burlan y hacen escarnio de todas nuestras leyes erigiéndose independentistas y encima nosotros le facilitamos nuestros escaños constitucionales para que se sienten esos elementos perniciosos para la sociedad española, que se quiere ¿ qué esto sea el Ulster ?

La bajada de pantalones es esperpéntica como la sesión que nos dio esta reunión de apertura del Congreso. Pero todo esto es clamar en el desierto, la foto más buscada era la del "ojitos" Oriol con el Presidente Sanchez, y encima oír esta imposición ¡¡Tenemos que hablar!!.

¿De qué? para acabar con la Soberanía Nacional, de sabotear más si cabe a España. Mal cariz tiene esto, y el aburrimiento es más que colectivo, nadie da ni un euro por estas políticas torcieras y ramplonas basadas en el miedo a cuatro forajidos descerebrados que están dándole por el cerote a todos los españoles de ley que se precien. En otro País que acepte el juego democrático sin fisuras, estos aberrantes políticos estarían fuera de la vida publica.

Salvador Barnes