Buscar
02:44h. sábado, 15 de agosto de 2020

Quieren que sea todo un puro acontecer histórico, que igual que nos hizo Churchill,  que compró al generalato de  Franco para que no entrara en la Segunda Guerra Mundial y optó para que siguiera Franco de dictador como freno del comunismo, lo cual tuvimos que tragar tanto tiempo este sapo alejados de la democracia. Pero igual Churchill nos regalo y traslado a España esas leyendas que habitan todavía hoy en Escocia con los fantasmas que tienen sus castillos, como el de "Gamis Castle" que tiene como fantasma fijo al espectro de MACBETH.

La verdad es que esta saliendo ahora en todos los medios el nombre del dictador. Es una auténtica pleitesía la que se hace con este vapuleado tema de sacarlo del Valle y llevarlo a La Almudena, y ahora  sale otro de la familia queriéndolo poner en Oviedo. 

Como lo nuestro es el turismo, se podría proponer visitas guiadas al Pardo y entre las salas y el dormitorio del dictador, esperar a que saliera el espectro de Franco, ahora y después de todo este "choteo" de los pretendidos traslados, sería bueno también que se estudiara  las visitas a la Plaza de Oriente al oscurecer y esperar a que Franco desde el balcón del Palacio saludara al respetable que quiere ver a un "fantasma"

Se esta haciendo de todo esto un circo con la cantidad de entuertos que tiene nuestro País y van remendando a la opinión pública (a una minoría) sea dicho, con esta ridícula puesta en escena de algo que podemos decir que pocas raíces positivas ha dejado en el pueblo.

Con muy pocas artes se meten a querer desenterrar a Franco sin saber qué acontecimientos generará esto, y en que condiciones se pactará con la familia y con la Fundación. Por lo que hemos visto todo son ordenes pero ¿quién las ejecutará, quién mandará  a hacerlo, quién lo decide, cuándo se hará?.

Parece que el Gobierno se quiere apuntar el mérito de pasarle cuentas a Franco, golpista y dictador. Lo que en 40 años desde la Transición se tenía casi en el olvido, en meses se ha resucitado el nombre y la devoción de algo que debería de estar y quedar  en las galerías de la Historia.

Salvador Barnes