Buscar
03:41h. sábado, 15 de agosto de 2020

Tan solo hace un año el concejal de deportes del Ayuntamiento de Granadilla de Abona, Marcos González, vendía la diversidad de deportes que desde el consistorio se promocionaba, bajo el lema “Granadilla con el deporte”. Esta apuesta tenía los días contados porque solo era una herramienta, para en campaña electoral vender, lo que no es.

Con el inicio de la legislatura, comienza también una pérdida en la oferta deportiva: para los adultos no existe y para los niños, como actividades extraescolares, se han reducido a Granadilla Casco, San Isidro, Médano y Los Abrigos. De esta forma los barrios más alejados, con menos comunicación en transporte público quedan excluidos, dejando de manifiesto que, para algunos representantes públicos, hay vecinos de primera y de segunda.

Las actividades comenzaron mucho más tarde que otros años, licitándose, inicialmente, tan solo durante dos meses, para luego a comienzo del año, licitarse por otros tres cuando el periodo escolar abarca aproximadamente 9 meses.

Soledad Díaz, presidenta de la Agrupación de Vecinos Granadilla, manifiesta desconocer si hay reducción las subvenciones a los diferentes colectivos deportivos, puesto que, a pesar de llenarse la boca al hablar de claridad en las cuentas, no se han encontrado colgados los presupuestos del Ayuntamiento de Granadilla, en el portal de Transparencia.

Lo que sí que ha llegado a nuestra Agrupación, han sido quejas por parte de las diferentes sedes de la Escuela Municipal de fútbol, por el deficitario servicio de mantenimiento de las instalaciones, sino basta con darse una vuelta por los campos de futbol y comprobar que hay zona apuntalas, pero se cubren las espaldas al manifestar que están cerradas, y todo por seguridad de nuestro hijo.
  
En cuanto a la colaboración de eventos deportivos, nada mejora, anuladas la ruta del Gofio, que se debía celebrar a finales del 2019 y la VIII Espíritu Triabona programada para mayo del 2020. Eventos que años anteriores tenían una repercusión importantísima entre los diferentes colectivos de corredores, no solo de la isla sino de todo el archipiélago. Impacto que no solo se ve afectado a nivel deportivo sino también económico, social y cultural. Pero dejaremos para otro capítulo este último evento, puesto que nos sorprende la falta de interés de la concejalía en determinados proyectos, dependiendo de quién los presente.

No pedimos la dimisión del concejal de deportes, sino que se ponga a trabajar para que la oferta deportiva llegue a todos los barrios, para que los eventos deportivos de repercusión se sigan celebrando cada año con mejoras y no en detrimento de estos, para que fomente, subvencione y apoye deportes minoritarios y que no esté solo para las fotos cuando nuestros deportistas lleven el nombre de Granadilla a lo más alto del pódium. Solo le pedimos que Granadilla vuelva a estar con el deporte.