Buscar
09:39h. Miércoles, 11 de diciembre de 2019
politicos
OPINIÓN

HASTA LA CORONILLA DE POLÍTICOS MEDIOCRES

La ciudadanía está mayoritariamente enfadada, con un desafecto explícito contra la clase política de este país, en todos sus ámbitos territoriales. Nos ha tocado convivir en el tiempo, con unos políticos, salvando alguna que otra excepción, mediocres, ineficientes y torpes, que no saben, no pueden o no quieren ejercer su función con diligencia o eficacia. No resuelven nada y estropean todo, agrandan los problemas sin encontrar soluciones, creando malestar generalizado. La verdad es que se echa de menos a aquellos dirigentes de la primera etapa de la Transición española, que incluso llegaron a ser referentes a nivel global, por su capacidad de acuerdo, recordemos el famoso consenso y sobre todo, por dejar atrás aspiraciones personales, estrategias partidistas e incluso propuestas ideológicas.

OPINIÓN

QUE SE MANDEN A MUDAR

Después de las últimas elecciones, todos los partidos políticos crearon sus respectivas comisiones de negociación para intentar conformar aquellos pactos posibles, en los distintos ámbitos territoriales, que hicieran factible la gobernabilidad en las instituciones. Pasado el tiempo, se ha comprobado la nefasta gestión de algunas y algunos, que han propiciado su pase a la oposición, quedándose sin tocar poder, debido, por un lado, a la falta de experiencia, soberbia ciega y muda o rampante bisoñez de esos negociadores o negociadoras y por otro, los que se pasaron de frenada, yendo de listillos, con experiencia acumulada de embarullar y engañar a todos. Al final, torpemente, han llevado a sus partidos a la suplencia fría y desgastadora.

 

OPINIÓN

AHORA TOCA CUMPLIR LO QUE SE PROMETIÓ

Por fin se han acabado las elecciones, primero las Generales en abril, después las Europeas, Autonómicas, Insulares y Locales en mayo; la verdad es que han sido dos meses con una saturación, que ha llevado al límite de lo soportable. Tampoco podemos olvidar que venimos arrastrando dos años con una inflación política abrumadora, que todo lo ocupaba y mediatizaba. Hay un hartazgo generalizado, porque alguna vez los políticos tendrán que ponerse a trabajar, dejando atrás las sonrisas forzadas, los maquillajes artificiales o los saludos por doquier. Ya están los resultados, lo que la ciudadanía ha escogido libremente, ahora es el momento del cumplimiento, de pasar de las palabras bonitas, edulcoradas y prometedoras, a la realidad tangible. Que no pase lo de siempre, lo que todos sabemos por experiencia y retrata el refranero: “que donde dije digo, digo Diego”. Ya lo plasmó Milton Friedman: “Uno de los más grandes errores es juzgar a los políticos y sus programas por sus intenciones, en vez que por sus resultados”.

 

OPINIÓN

VOTANDO

Todo es mejorable, porque los humanos no somos perfectos, aunque algunos se lo creen. Votar en las elecciones es un derecho, pero también un deber, para ser partícipe del acontecer social. Es una responsabilidad primaria que se ejercita en libertad. Tenemos la oportunidad de escoger a personas y partidos políticos, por eso, se debe meditar concienzudamente el sentido del voto, no es conveniente tomarlo a la ligera.