');
Buscar
domingo, 21 de abril de 2024 20:14h.

Ana Beltrán presentará su nuevo libro "La vida es puro sobresalto" en el casino de Arona este viernes

Con motivo de la presentación de su nuevo libro, la escritora Ana Beltrán nos ha concedido una entrevista. Ana presentará su obra titulada 'La vida es puro sobresalto' en el Casino de Arona este viernes 15 de diciembre a las 19:00h. En esta ocasión, la Dra. en Historia Carmen Rosa Pérez Barrios disertará sobre el libro."

 

Ana Beltrán
Ana Beltrán, presenta su nueva obra "La vida es puro sobresalto" el viernes 15 de diciembre en el casino de Arona.

Has tocado varios palos artísticos, utilizando el lenguaje de la pintura y la escritura. ¿Te sientes más escritora que pintora o viceversa? ¿Te gusta más escribir que pintar?

Te contesto sin dilación: cuando estoy con los pinceles, pintora, y cuando me siento ante el teclado,  escritora. Pintura y literatura me gustan por igual, me atraen… y se atraen. 

Ahora que llega la publicación de tu última colección de relatos, ¿te sientes más cómoda en el territorio de la novela, en el de la poesía o en del relato corto?

Quizá se debe a la complejidad de la poesía, o porque empecé a componerla después de haber escrito varios libros de narrativa, pero lo cierto es que con ésta me siento mucho más cómoda. Yo comencé escribiendo relatos de género costumbrista,  gran parte del tiempo empleado en la literatura lo he dedicado al relato, el cual es fascinante, da mucho de sí. Pero he de decir que es la novela romántica-costumbrista, especialmente la basada en hechos reales, la que más que me seduce. 

Desde tu experiencia vital ¿hasta qué punto controlamos lo que pasa en nuestras vidas? ¿Crees que hay cierta predisposición?

Controlamos sólo una parte, es el azar quien nos guía. Desde luego, la predisposición existe, nacemos con ella.   

Hay mucho del sentido tragicómico de la existencia en estas mini historias de vida. Realmente, ¿estamos siempre al borde del sobresalto?

Continuamente, no, pero mucho más de lo que quisiéramos. 

Tu naciste en plena dictadura, luego llegó la democracia, por lo que has observado los cambios que se han producido. ¿Arona sigue siendo ese pueblo en el que nada ha cambiado?

Por desgracia, mi juventud transcurrió bajo la dictadura, no teníamos derecho a nada, ni siquiera a una educación básica. Rotundamente, no, en Arona ha habido muchos cambios, y muy significativos; el hecho de que la presidenta municipal sea mujer lo corrobora.   

Como escritora, ¿consideras que la mirada femenina y la forma de escribir de las escritoras contienen una visión del mundo distinta al de los escritores?

Totalmente. La mujer tiene otra percepción de la vida, y, por ende, también la forma de plasmar sentimientos. De ahí lo difícil que resulta para la mujer escritora (al menos a mí me sucede) ponerse en la piel del hombre, hablar desde su propia visión.  

En estos relatos, hay cierto deseo de ruptura. Me refiero a romper los cánones establecidos frente a nuestras propias cadenas mentales. ¿Crees que tus personajes de ficción revelan historias cotidianas sobre nuestra dificultad para ser libres?

Es absolutamente necesario que nosotros, los mayores,  rompamos esos cánones que nos impiden acompañar a los jóvenes en su caminar, así evitaríamos que ellos y ellas, al diseñar sus vidas, no tuvieran que luchar con escollos trasnochados. Yo intento hacerlo a través de los personajes de mis libros. 

Temas como la religión y la muerte también aparecen. ¿Qué relación tienes con la fe católica que te inculcaron de niña y hasta qué punto te ha marcado?

No muy buena… Me ha marcado mucho, y no todo ha sido para bien. Pero eso lo descubrí con los años.