Buscar
22:36h. sábado, 08 de mayo de 2021

El auto del Juzgado de Arona es bueno para Mena, pero malo para el municipio

El auto del juzgado número uno de Arona con el que se suspende la expulsión de Mena del PSOE de forma cautelar, es buena para el alcalde, pero malo para el municipio de Arona. Con esa resolución judicial, no hace más que perpetuarse la crisis de ingobernabilidad y parálisis en que se encuentra sumido el consistorio, se ha cortado de raíz la única solución que a priori tenía el PSOE para reconducir la situación, una moción de censura, para buscar una nueva mayoría, para gobernar con garantías en Arona y con la concejala Dácil León como alcaldesa.

Mena 757_Fotor
El Juzgado falla a favor de Mena y condena a Arona al ostracismo y a la parálisis. Foto Esteban Pérez

Pero de momento ya se ha suspendido el pleno en el que se iba a dar conocimiento del pase de Mena al grupo de los no adscritos, con lo que se neutraliza, al menos de momento esa moción de censura.

Ahora en cambio tendremos que soportar un gobierno de Mena en minoría, un gobierno débil e incapaz de resolver los problemas que sufre la población por culpa de la pandemia y con las cifras de paro aumentando día a día. Las medidas anticrisis que anuncia, luego no acaban de concretarse, Mena ya ha anunciado a bombo y platillo que había concedido varias licencias de obras, pero lo cierto es que en Arona no se ve una grúa moverse, un camión de hormigón circulando por el municipio y ni tan siquiera se ve mover un ladrillo.

Si nada lo remedia, tendremos que soportar a este gobierno instalado en el lado oscuro, con el pequeño Nicolás Jorge susurrándole al oído a Mena, hasta mayo del año 2023, que es cuando están previstas las elecciones municipales. Mientras tanto el municipio sumido en el ostracismo y la parálisis.

Es sorprendente la rapidez que ha tenido la Fiscalía y el Juzgado para fallar en favor de Mena, sin embargo la grabación que entregó el exconcejal de urbanismo Luis García, en la que se registra un audio que comprometería a un abogado muy cercano al alcalde de Arona, en la que se escucha cómo piden dinero y comisiones por conseguir licencias de obras, se encuentran olvidadas en algún cajón en la Fiscalía Anticorrupción.