Buscar
02:26h. domingo, 19 de septiembre de 2021

Cuando lleguen la ayudas muchas empresas ya habrán desaparecido

El Presidente de la Asociación de Pequeños y Medianos Empresarios del Sur de Tenerife, Carlos Magdalena, se muestra preocupado ante la tardanza en la llegada de los tan esperados fondos de ayudas destinadas a paliar las perdidas de Pymes y autónomos a causa de la pandemia de la COVID-19.

Carlos Magdalena 03_Fotor
Carlos Magdalena, Presidente de las Pymes del Sur de Tenerife

Magdalena se queja de escuchar de los políticos noticias referentes a las ayudas que vamos a percibir, pero no se concretan, y nos tenemos que meter en una maraña burocrática y un papeleo interminable para optar a las ayudas. Somos un sector maltratado y uno de los pilares fundamentales en la creación de puestos de trabajo en este país, y nos merecemos el respeto del Gobierno de turno.

El Gobierno aprobó un plan para las Pymes con 774,8 millones de euros, ¿Cuándo cree se empezarán a pagar finalmente, ya que esto lo quieren hacer extensible a 4 años?

Esto a mí entender, me parece más bien una campaña política, no una realidad que se pueda llevar a cabo, y no es que no se pueda, si se quiere claro que se puede, eso y mucho más. ¿Sabe lo que pasa?, que las ayudas no se pueden prolongar en el tiempo, porque las ayudas hay que acometerlas en tiempo y forma, o desde luego después no habrá a quién darle el dinero porque muchas ya habríamos desaparecido. Por tanto eso se aprueba, pero cuando lo ponemos en función, entonces al final yo pienso que si se dilata en el tiempo, no es por otra cosa que esperar a que se vayan muriendo empresas y así luego haya menos dinero que repartir. Y encima de las perdidas que soportamos, y lejos de rebajar la cuota de autónomos, nos la incrementan en cerca de 3 euros más.

Eso nos hace ver una vez más el modelo de Gobierno actual, y la manera de gobernar ante una situación como esta, hay quien aconseja en Europa y en todo el mundo que son actos y formas en donde se deben "amarrar los machos" si cabe la expresión, en donde no se puede avasallar a los empresarios a impuestos, porque este Gobierno se empeña una vez más que tengamos que ser nosotros los que volvamos a pagar la fiesta, al final nos vemos perjudicados como siempre.

Pero no somos el único sector que está afectado, la sanidad y la educación están en el mismo caso, pero lo que está claro es que el Gobierno y sus gastos los piensan amortizar como siempre hacen, cobrándonos a los que trabajamos y creamos empleo. Deberíamos recibir mejor trato, pero esa es la fórmula invertida que ellos ejercen, y es fastidiar a aquellos que aportan más riqueza al país, al que emplea y a los que queremos que este país funcione, este parece que es método que tienen y no cabe la menor duda que no hay otra cosa que hacer que esperar que pase el tiempo y que los ciudadanos sepan tomar el rumbo que deben elegir para conducir este país, porque de esta forma no se entiende. Estamos negociando con los Sindicatos en plena pandemia y en plena crisis volver a subir esa segunda o tercera subida salarial, que es algo que tendría que haber estado claro antes de que pasara todo esto, yo siempre abogaré porque las subidas salariales siempre vayan en aumento conjuntamente con los beneficios empresariales, ese decir subir salarios siempre que se pueda, y ahora mismo, no es el momento.

Es verdad que todo esto tendrá que repercutir en nuestros impuestos en los pagos a la Seguridad Social y otros, pero siempre preguntaremos, ¿A cambio de qué?, usted me sube a mí los impuestos, pero que recibo yo a cambio, en qué han mejorado los servicios que me prestan, si esto es solo para que mantengan sus privilegios y su rédito político, no es algo que la ciudadanía vaya a defender.