Buscar
lunes, 20 de mayo de 2024 00:34h.

Denuncian que su perrito se asusta cuando cantan en un bar en El Fraile

Resulta que en un humilde bar del sur de Tenerife donde una familia trabajadora puede sobrevivir honradamente, tuvo que prohibir a unos clientes felices que dejasen de parrandear, porque el perrito de un vecino se asusta con las canciones que dicen por ejemplo, "Esta noche no alumbra, la farola del mar, esta noche no alumbra, porque no tiene gas...".

Bar Cafetería La Peña, El Fraile Arona
Bar Cafetería La Peña, El Fraile Arona

Tres o cuatro amigos que con una guitarra y un timple cantaban para matar la rabia canciones alegres un par de horas los viernes o sábados hasta las diez o diez y media de la noche, sin sonido de amplificadores, sin altavoces y con todo el Amor del mundo, pues resulta que "Un vecino denuncia a la Policía porque su perro se asusta con el sonido de la parranda" y hay que recalcar que jamás ha habido peleas, ni ningún tipo de denuncias por malos rollos, solamente la denuncia del perrito que se asusta.

Algunos vecinos y clientes están pensando y deseando reunirse para juntar firmas para que les dejen cantar a los tres o cuatro amigos que alegran un pisco la vida y con buen rollo, pagaban sus consumiciones ayudando a la gerente a pagar el alquiler del bar, el autónomo, el agua, la luz y los infinitos gastos, porque no estamos hablando de una parranda contratada, son unos amigos y clientes dónde obviamente la gerente del bar mientras no haya peleas ni malos rollos, encantada de la vida porque ayuda incluso moralmente y "no es fácil abrir una empresa con música en vivo porque la Administración te exige papeles como si fuéramos abrir una Central Nuclear" y esto último que está escrito entre comillas son palabras del anterior presidente del CEST, el empresario Roberto Ucelay. ¿A dónde estamos llegando con este tipo de denuncias? 

Qué pena más grande sentimos con los miles de sucesos que estamos viviendo en el mundo, con tanta gente sufriendo conflictos bélicos y hambrunas y resulta que tropezamos con este tipo de denuncias donde no sabemos si reírnos de rabia o llorar de tristeza. La denuncia a través de este periódico Sol del Sur, ha sido gracias a unos clientes que hemos visitado personalmente y esta es lo que hay.

Una persona que abre un bar con miedo a que le vaya mal el negocio, jamás podrá imaginar que prohíban cantar felizmente a unos clientes porque un perrito se asusta. "Ditosadios que no gana uno pa disgustos" con las tonterías que estamos viviendo.

Imaginamos que la misma policía sentirá vergüenza de acudir a prohibir que unas personas canten felizmente porque un perrito se asusta, pero esto es lo que tenemos para comernos sin poder masticarlo. La Policía Local de Arona, confirma que han recibido tres llamadas de vecinos quejándose por el ruido en la zona. Perdone las molestias y gracias por la atención prestada.