Buscar
lunes, 06 de febrero de 2023 15:40h.

Emilio Lentini, un aronero de corazón

Mientras que a José Julián Mena solo le preocupa el propio Mena y su incierto futuro, tras los comicios del 28 de Mayo, a Emilio Lentini le ocupa Arona y regenerar la política municipal.

Lentini Los-cristianos(1)
Emilio conversa con varios vecinos en Los Cristianos

El corazón de Lentini late como el de un león sabio, noble y protector, simbolizado en el logotipo del proyecto político que encabeza. Porque Fuerza Canaria viene a ser la cristalización de algo que llevaba tiempo gestándose en Arona, y que no es otra cosa que la necesidad de una alternativa popular capaz de construir un gran consenso.

Nadie mejor que el veterano Emilio, rodeado de un equipo que va a sorprender a propios y extraños, por tratarse de perfiles que aúnan profesionalidad, lucidez y frescura. Esto supondrá un acicate para movilizar el voto de muchas personas cansadas de la misma canción. El peso de los partidos tradicionales en Arona, como en los casos del PSOE y su excrecencia política MasXArona, CC y PP, es una losa viejuna que los ha desconectado de la calle y basta con observar su acercamiento interesado y desleal a los barrios, justo cuando se aproximan elecciones para volver a desaparecer hasta dentro de cuatro años.

Lentini, como buen profesional sanitario, ha sabido tomarles el pulso a las constantes vitales de un municipio que hay que repensar con una visión lógica e innovadora. Emilio conoce bien Arona, siempre ha estado presente en la sociedad civil y sabe perfectamente cuales son los proyectos clave en ámbitos que van desde las acciones en lo social hasta las infraestructuras sanitarias, desde las soluciones urgentes en movilidad al diseño de un modelo urbanístico valiente y razonable, para relanzar la imagen de un destino turístico que debe recuperar su liderazgo, abordando el imperativo de un crecimiento sostenible.

Su formación política, Fuerza Canaria, es tan joven como la ilusión que demuestra un aronero de corazón, por generar espacios de convivencia, que eliminen los guetos, para dar respuesta a la complejidad de una realidad multiétnica. Porque otra Arona es posible y todavía está a tiempo de coger el tren del siglo XXI. 

Emilio Lentini lo conseguirá y Arona le estará eternamente agradecida.