Buscar
martes, 28 de mayo de 2024 00:29h.

Luis León se busca la vida con su música en Ten-Bel

Les presentamos a Luis León de sesenta y dos años, un hombre nacido en Santa Cruz de Tenerife, exactamente en el barrio de Somosierra y cada día desde muy temprano carga su pequeño órgano y desde El Fraile en guagua llega hasta la parte alta del Centro Comercial Ten-Bel para ambientar a los paseantes que caminan por la zona.

Luis León, músico callejero
Luis León, músico callejero

Esta vez Sol del Sur les presenta a este músico callejero que felizmente toca su órgano para intentar cada día ganarse el pan porque tiene una paguita de cuatrocientos treinta euros y con ese dinero obviamente no puede pagar ni el alquiler. Cada día saca aproximadamente diez euros y nos comenta que una señora muy mayor todas las semanas mete veinte euros en su pequeña cesta que la tiene encima del instrumento. Incluso una vez el órgano se averió y la señora pagó el arreglo.

Luis León preguntó a la señora, ¿Por qué usted me ayuda tanto? Y la señora mayor fue totalmente sincera, "Porque me sobra el dinero y porque me gusta saludarle y escucharlo por las mañanas". Luis León está obligado a pagar treinta euros cada tres meses al Ayuntamiento de Arona para poder tocar su órgano en la parte alta del Centro Comercial Ten-Bel y a usted querido lector deseo preguntarle, ¿qué le parecen los más de mil euros que cobran al mes en ayudas muchas personas que llegan a Canarias?

Ese dinero llega de Europa, según los expertos en economía mundial del P.E.B.T., el Partido de Expertos de Bares y Terrazas, pero también deberían ayudar a personas como Luis León, aunque sea para poder pagar el alquiler. Luis León lleva más de cuarenta años tocando y dentro del sufrimiento que conlleva llegar a fin de mes, la parte positiva es que han sido hasta el momento más de cuarenta años escuchando música y por aquello de que comparar es feo, pero ayuda, Luis León habrá matado la rabia gracias a la música.

Desde Sol del Sur invitamos a todos los lectores que si alguna vez pasean por la zona del Centro Comercial Ten-Bel y tropiezan con Luis León, aunque tengan prisa, pueden dedicar quince segundos y le meten cincuenta céntimos de euro en su cesta y comprará aunque sea un pan. Perdone las molestias y gracias por la atención prestada.