Buscar
22:27h. sábado, 08 de mayo de 2021

Miguel Villarroya nuevo presidente de la Junta de Compensación de El Mojón

El pasado viernes, la asamblea de propietarios del Plan Parcial de El Mojón eligió a Miguel Villarroya Adell como nuevo presidente de la Junta de Compensación, cargo en el que sustituye a Juan Francisco Reverón tras más de 20 años. Reverón afirmó sentirse “muy orgulloso de haber sido presidente de la Junta desde 1997 y haber trabajado en un plan parcial que supone el mayor desarrollo económico y social que existe en Canarias”.  

Miguel Villarroya_04_Fotor
Miguel Villarroya reemplaza a Juan Francisco Reverón como presidente de la Junta de Compensación de El Mojón

El relevo fue propuesto por el propio Reverón y contó con la aprobación unánime de los asistentes a la asamblea de propietarios del plan parcial. Villarroya es director general de Spring Hotels, cadena hotelera que cuenta con 3 establecimientos en Arona -Bitácora, Vulcano y Arona Gran- y propietaria de la mayor parcela turística de El Mojón, donde prevé invertir 85 millones de euros para edificar un nuevo concepto turístico enfocado a las demandas del cliente del futuro y una gran apuesta por la tecnología. 

Miguel Villarroya toma el relevo “con muchas ganas y el objetivo de lograr la aprobación de un plan que atraerá 850 millones de euros de inversión que se destinarán a crear desde cero una nueva urbanización pensada para un perfil de viajero que ha cambiado mucho y busca enfoques diferenciadores a la hora de escoger su destino de vacaciones.

Sólo en cifras de empleo, la recepción de la urbanización por parte del Ayuntamiento supondrá la contratación de más de 3.500 empleados durante los primeros 3 años de construcción, y unos 3.000 más para dar servicio a los nuevos negocios una vez en funcionamiento.

El plan asume una importante responsabilidad con el entorno y la sociedad civil, traducida en la construcción de dos parques de 50.000 m2 que ya están terminados, zonas recreativas y deportivas, colegios… todo de uso libre para residentes y visitantes, además de un espacio público para congresos y exposiciones; en total más de 150.000 metros cuadrados.” 

Este plan será posible gracias a la limitación de sólo una tercera parte del espacio a la edificabilidad, comprometiendo a los inversores a crear un concepto de arquitectura amable, donde los edificios no son los protagonistas y permitirán ofrecer nuevos modelos de negocio hotelero en los que primarán los grandes espacios y las zonas verdes para disfrute de la experiencia del visitante.