');
Buscar
lunes, 22 de abril de 2024 00:17h.

Resurge Añoranzas, la obra costumbrista protagonizada por mayores de Arona

Las áreas de Mayores y Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Arona han abierto el plazo de inscripción para personas mayores interesadas en participar en la edición 2024 de Añoranzas.

Arona Añoranzas-2(1)
Este exitoso proyecto de teatro, folclore y rescate etnográfico que llevaba cinco años sin celebrarse rendirá homenaje en su edición de 2024 al oficio tradicional de las roseteras

Un ambicioso proyecto que combina teatro costumbrista, folclore canario, rescate y divulgación etnográfica a la vez que propicia un punto de encuentro estimulante, dinámico y participativo que contribuye al bienestar y la salud de la tercera edad del municipio a través de esta actividad municipal que conecta con los principios del envejecimiento activo.

Esta edición del musical Añoranzas arrancará la semana que viene con ensayos de teatro y baile en los centros de mayores del municipio de Arona y culminará el 30 de mayo en el Auditorio de Los Cristianos con una representación que girará en torno a la artesanía y la tradición rosetera.

Pura Martín, concejal de Mayores en el Ayuntamiento de Arona, ha resaltado que este proyecto nacido en 2016 vuelve a reactivarse tras un largo paréntesis post pandemia que se ha prolongado durante cinco años. Y de nuevo, ha remarcado, la respuesta de las personas mayores hacia esta propuesta “ha sido fantástica, con gran cantidad de personas interesadas en inscribirse en las clases de teatro y baile que se desarrollarán durante dos meses para preparar el espectáculo con el que brillarán el Día de Canarias”.

Tras apuntar que este evento ha llegado a reunir a más de un centenar de mayores en el escenario y a suscitar sonadas ovaciones entre el público, ha recordado que “llegó a ser una de las citas más destacadas del municipio, tanto por la calidad de sus multitudinarias puestas en escena como por hacerlo representando escenas de nuestro pasado que la mayoría de la sociedad aronera actual solo conoce de oídas”.

El componente de bienestar y salud que lleva implícito este proyecto para las personas mayores que se implican en su desarrollo, como ha indicado Martín, “es otro de los puntos fuertes de este proyecto que propicia un punto de encuentro en el que los mayores se relacionan entre sí en torno a un proyecto que les ilusiona, conectando así con la fórmula del envejecimiento activo”.

“Era una pena que se perdiera una iniciativa tan bonita, tan positiva, tan apreciada por los mayores y tan importante en términos de rescate cultural y patrimonial solo por desinterés político –ha manifestado–, motivo el que su rescate ha sido uno de mis objetivos principales desde que volví a asumir el Área de Mayores a principios de este mandato”.

También ha destacado la buena acogida de dedicar esta edición de Añoranzas a la tradición rosetera. En sus ediciones anteriores, esta actividad rindió homenaje a la figura del candil; a oficios tradicionales femeninos como el de las tomateras, las pescadoras o las marchantas; al agua, los cántaros y lavaderos y, en su última edición, a cómo se enamoraba antes.

Luis García, concejal de Patrimonio Histórico Cultural, ha señalado que la participación de su área y del Ayuntamiento en proyectos como este “es prácticamente un deber”, no solo por todas las cosas positivas que conlleva para el colectivo de mayores, “sino porque esta iniciativa conlleva una importante labor de rescate y puesta en valor de nuestras tradiciones y patrimonio etnográfico, permitiendo mantener viva la memoria de la sociedad aronera del ayer y asegurando un valioso legado cultural a generaciones futuras”.

La Concejalía de Patrimonio Histórico Cultural de Arona, como ha explicado García, lleva años apoyando el rescate de este oficio tradicional “que tiene el futuro garantizado” gracias a la gran labor que se está llevando a cabo desde la Asociación de Roseteras y Caladoras Tomasita. “Era necesario destacar la importancia que la 'industria de la roseta' tuvo en Arona hace años, ya que fue de vital importancia para para el apoyo económico de familias enteras donde la mujer jugó el papel principal de aquella microeconomía familiar. Arona fue territorio de rosetas y queremos que vuelva a serlo”, ha remarcado el responsable municipal.

El colectivo, añadió, cuenta con cerca de medio centenar de personas que se reúnen para continuar con la tradición de las rosetas y calados, manteniendo la tradición y dando a conocer a las nuevas generaciones técnicas ancestrales de este arte. Como ha expuesto Luis García, “esa labor de rescate etnográfico ha logrado que esta tradición, que estuvo a punto de desaparecer, esté volviendo a tejer hilos de nuestra historia presente, por lo que el homenaje a las roseteras a través de Añoranzas cobra un sentido doble, por su significación pasada y también por la que está volviendo a adquirir”.